Muchas de las prendas que vestimos diariamente están fabricadas con poliéster, un derivado del plástico común en todo género de camisetas, chaquetas o bien camisas. Los beneficios de este material son numerosas, mas asimismo son incuestionables sus deplorables efectos sobre el medioambiente en el momento de conseguirlo. Mas, ¿y si pudiésemos reciclar el plástico de otros objetos, como las botellas, para crear ropa?Esa es la idea básica que subyace en Minimalism Brand, una start-up creada hace un par de años por 2 emprendedores, Víctor Rodado y Pepe Martín. «Comenzamos vendiendo una cartera minimalista, de la que comercializamos más de 40.000 unidades. Desde ahí procuramos productos básicos que fuesen similares a la gente que le agrada viajar, que está mentalizada con el medioambiente. Y lo que todos tenemos en nuestro guardarropa es una camiseta», explican a INNOVADORES. Ese fue el primer éxito de  la compañía, que pronto amplió su catálogo a sudaderas y prendas de abrigo, producidas con materiales reciclados que promueven la economía circular y el consumo ético que tanto agradan a sus creadores. Por poner un ejemplo, su cortavientos de poliéster está fabricado con cerca de 8 botellas de plástico. El resto de los componentes de su ropa, como el algodón, lo consiguen de distribuidores de consumo responsable. «No podemos fabricar aún prendas 100% a base de plástico reciclado, la sudadera tiene en torno al 85% de algodón y 15% de plástico.  Mas la meta que tenemos es que podamos coger esos plásticos y darles una segunda vida, fabricar algo que sea útil», agregan estos emprendedores.Víctor y Pepe no solo han puesto sus miras en el empleo de materiales sustentables, sino más bien asimismo en asegurar la durabilidad de las prendas sobre la media del mercado para eludir compras superfluas de ropa. «Venimos del modelo de Inditex, que ha metido 25 estaciones en un año normal. Nuestro mensaje es ir a lo básico, la camiseta que te da lo mismo ponerte en el mes de febrero que en verano, que puedas lavar sin inconveniente y que no debas caminar mudando cada 2 por 3», denuncian. Asimismo están en plena ampliación de sus productos, con el fin de cubrir todas y cada una de las necesidades básicas de indumentaria de una persona, lo que les lleva en nuestros días cara la lencería. Además de esto, la apuesta diferencial por la responsabilidad de Minimalism Brand asimismo tiene su particular traducción en otro aspecto menos atendido por las compañías al empleo, especialmente entre las startups: la trasparencia. No charlamos de la trazabilidad de sus prendas, sino más bien de la claridad con que tratan sus cuentas: «En U.S.A. la gente está más abierta al tema de trasparencia que acá. Mas creemos que si esos números pueden aportar valor a otras personas, por qué razón no hacerlo», reconocen. Basándonos en esas cantidades, la marca se marcó una meta de facturación de 300.000 euros para el curso que terminamos de cerrar, duplicando mes a mes los ingresos del año precedente. Un despliegue comercial que tiene como canales de distribución no solo su tienda virtual, sino más bien asimismo múltiples puntos de venta en tiendas dirigidas a ese público mentalizado de la necesidad de dar una vuelta al consumo de la moda y, además de esto, en mercadillos y ferias.

MINIMALISM BRAND Esta start-up, residente en el Campus la villa de Madrid by Google, fundamenta su apuesta en prendas básicas, de consumo responsable, hechas esencialmente de materiales reciclados, como el plástico

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *