El drama del Covid-19 ha alterado una buena parte de la economía de España. El trabajo a distancia se ha implantado como jamás ya antes se creyó que podía hacerse; las compañías se han reinventado para sobrevivir; y muchas compañías están usando la tecnología para sostener sus servicios. Este último caso es el del gremio de las compañías de seguros, que han dado luz verde muchas de ellas a la peritación a distancia, esto es, la videoperitación. Muchas de ellas se han sumado a esta opción alternativa frente a las renuencias del usuario o bien las contrariedades para el desplazamiento a lo largo del estado de alarma.

«El perito llama al usuario, le ofrece la posibilidad de hacer la visita y, si prefiere que no sea presencial, le plantea el la videoperitación. Entonces, llegado el instante, le manda un enlace al usuario -a su móvil- a fin de que este admita y el perito se pueda conectar a su teléfono y ver mediante la cámara», explica Antonio Gutiérrez, directivo de Prepersa (del conjunto Catalana Occidente). Un proceso sencillísimo que en esta empresa ha sido implantado últimamente para continuarse con la tramitación de los partes. En su caso, ya antes del coronavirus efectuaban todos y cada uno de los análisis en persona, mas el confinamiento le ha dado un vuelco al sistema. En los 2 primeros meses del estado de alarma, el 37% de las peritaciones del conjunto se han efectuado mediante videoperitación frente al 63% de forma presencial.

En AXA la situación es bastante afín. Si bien esta compañía aseguradora ya llevaba tiempo con este sistema implantado para sus clientes del servicio, ha sido en la etapa del Covid cuando la tendencia ha explotado, para bien. En los 5 primeros meses de 2019 la compañía empleó esta fórmula en 849 siniestros «no auto», en frente de las dos.724 videoperitaciones que ha llevado a cabo entre enero y mayo de 2020, esto es, un 220% más. Además, en general, no únicamente de «no auto», las videoperitaciones en AXA en todas y cada una de las ramas supusieron el año pasado el 16% del total de siniestros de hasta seis.000 euros, al paso que en este ejercicio ya suponen el 23%. 7 puntos más en términos interanuales, con al drama de la pandemia como acelerador primordial de esta tendencia.

Muchas compañías de seguros hab dado luz verde a la peritación a distancia, esto es, la videoperitación

«Es un medio y no un fin. Es una tecnología aplicada a que el profesional que debe valorar un daño lo pueda hacer de forma recóndita. Lo que realmente tiene gran valor acá es la tarea pericial, que se hace por un medio digital», apunta Arturo López-Linares, directivo de Siniestros de AXA España. Además de esto, este apunta que se deja, así, que el perito no deba desplazarse a cada sitio. En definitiva, mayor flexibilidad en una situación excepcional como es la del Covid-19, en tanto que permite hacer de forma recóndita todo el proceso de ir al domicilio, cerrar la cita, volver a la oficina, prepararlo…

A juicio de López-Linares, esta tendencia está llamada a proseguir medrando por la situación actual. «Superamos el estado de alarma mas la situación no estará absolutamente normalizada. En AXA lo vamos a proseguir impulsando por todas y cada una los beneficios que produce para el usuario. Y, asimismo, reduce el tiempo global de la indemnización en más de 10 días», apunta este especialista.

Antonio Gutiérrez, de Prepersa, coincide en que la videoperitación no se marcha a difuminar de un día para otro con la llamada «nueva normalidad». Todo lo opuesto, esta ya va a ser una más de la «familia» de las compañías de seguros. «Convivirán los dos géneros de peritaciones, mas siempre y en todo momento desde ese enfoque de incorporarle valor a la intervención del perito», señala. En todo caso, si un usuario prefiere la atención presencial, de este modo se va a hacer en todos y cada siniestro. Mas la experiencia de estos meses hace meditar a las empresas aseguradoras que poquito a poco va a ir ganando más peso esta activa.

Relación perito-reparador
Además, desde AXA resaltan que el empleo de la tecnología no supone solo una ventaja para el trato con el usuario, sino más bien asimismo para la relación entre el perito y el reparador del siniestro. «Los usos que podemos darle a una videoperitación no se restringen a cuando hay un daño; asimismo tiene usos bien interesantes entre perito y reparador, para saber qué materiales precisa, cuántos metros de cada material… Esto reduce mucho los tiempos para el cliente», explica López-Linares.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *