¿Cuándo debo cambiar las escobillas del limpiaparabrisas del coche?


Unas escobillas en mal estado afectan a la visibilidad en caso de lluvia y pueden provocar un accidente. Según diversos estudios, el riesgo de sufrir un accidente cuando llueve es un 70% más elevado que en seco; y es la reducción de la visibilidad, y no el asfalto mojado, la principal culpable de la siniestralidad en lluvia. Y según el estudio sociológico de la Fundación para la Seguridad Vial,
Fesvial
, ‘El parabrisas y su aportación a la seguridad vial’, el 75% de los conductores reconoce conducir, o haber conducido, con las escobillas en mal estado o con el parabrisas sucio; y más de un 70% no cambia las escobillas cuando toca hacerlo.

De hecho, hay tras grandes grupos de factores que explican cómo la lluvia afecta a la visibilidad en la conducción, según
Carglass
. En primer lugar, cuando llueve hay menos luz ambiental y las gotas de agua en el aire reducen la visibilidad horizontal. En segundo lugar, la lluvia modifica drásticamente el entorno visual de los conductores, especialmente de noche. Filtra parte de la luz de los faros y reduce las zonas iluminadas; cambia la luz que se refleja sobre la carretera, reduce las propiedades reflectantes de las marcas viales, disminuye el contraste entre objetos y fondo, y cambia la percepción visual de ciertas superficies.

Pero el efecto más importante es que afecta la capacidad del conductor para ver a través del parabrisas. La visibilidad reducida bajo condiciones de lluvia se debe principalmente a la perturbación visual en el parabrisas, más que al efecto atmosférico en sí. Las gotas de agua en el parabrisas distorsionan la luz y reducen el rendimiento visual del conductor. Incluso con los limpiaparabrisas en funcionamiento, la falta de uniformidad de la capa de agua sobre el cristal reduce de la visibilidad. Este efecto se multiplica si el parabrisas sufre desperfectos (impactos, grietas, arañazos…) y si las escobillas de los limpiaparabrisas están en mal estado y dejan surcos de agua en cada barrido.

Por ello, hay que revisar frecuentemente el estado del parabrisas y de las escobillas, que deben ser sustituidas, al menos, una vez al año; o incluso con mayor frecuencia si se realiza un elevado kilometraje. También se recomienda aplicar tratamiento antilluvia en el parabrisas ya que está demostrado por diversos estudios que los tratamientos hidrofóbicos mejoran la agudeza visual y son particularmente beneficiosos de noche.


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *