12 horas tras las elecciones autonómicas, municipales y europeas, Ciudadanos reunió el día de ayer a su Comité Ejecutivo para examinar los resultados de las urnas donde son definitivos, en la política de los acuerdos, en esenciales comunidades y municipios. La capacitación naranja se mostró entusiasta por los resultados conseguidos y aseguró que hay que equipararlos con los que sacaron en los comicios de 2015 y no con las elecciones generales. Por este motivo su cómputo es que «siempre que hay urnas Cs se afianza, crece», afirmó la portavoz del partido Inés Arrimadas. En Ciudadanos reconocen que existen muchos gobiernos «muy importantes» en juego, como es el de la Comunidad de la capital de España, donde aseguró Arrimadas que Ciudadanos «va a gobernar». La capacitación que lidera Albert Rivera ha creado para la política de los acuerdos un «comité nacional de negociación de gobiernos» que va a estar representado por el secretario general del partido José Manuel Villegas, José María Espéculo y vicesecretarios de comunicación y organización, entre otros muchos. «Vamos a enfrentar esta responsabilidad de regir con los pies en el suelo y una administración responsable», insistió. A este comité nacional remitió el día de ayer Arrimadas de manera continua cuando se le preguntó por si acaso vetarán o bien no al Partido Socialista o bien si van a hacer un «cordón sanitario» a Vox como aconseja Manuel Valls o bien como ocurrió en Andalucía. Mas el día de ayer solo solicitó «calma y serenidad» y aseguró que «vamos a hacer las cosas sensatas». «Entiendo la prisa y que somos claves para la gobernabilidad, mas a fin de que se forme un buen gobierno se precisan más de 12 horas» eso sí, garantizó que primará «el interés de los ciudadanos sobre nuestro partido». Y es que está en juego su verosimilitud. El Comité Ejecutivo de Cs aprobó ya antes de las elecciones generales el veto a Pedro Sánchez y al Partido Socialista con la resolución puesta en «construir nuevos gobiernos» con los socialistas «en la oposición». En la Comunidad de la capital de España, Aguado afirmó en campaña que no acordaría con socialistas y Villegas comunicó entonces que «ni con el Partido Socialista ni con Sánchez. Sánchez es el Partido Socialista y el Partido Socialista es Sánchez». Este punto, hasta el momento lo han cumplido en las Cortes generales, no obstante, a lo largo de la campaña de las elecciones autonómicas y municipales no descartaron la posibilidad de convenir con aquellos socialistas «disidentes» de Sánchez, mas estos han conseguido la mayor parte absoluta en sus comunidades. Incluso de esta forma, el día de ayer Arrimadas echó balones fuera y evitó precisar que hubiese ninguna instrucción de veto alguno y recordó las negociaciones de Andalucía. Cs asegura que va a negociar «caso a caso» si bien ciertas fuentes apuntan a que podría presentar un bulto de acuerdos a nivel nacional en el que incluirían Murcia, Aragón, Castilla y León y la capital de España. En la estrategia, los naranjas procurarían que Begoña Villacís fuera la regidora madrileña y a cambio podrían dar apoyos bien de gobierno o bien de investidura conforme exactamente en qué sitios a los populares. Piensan que al Partido Popular les costaría soltar sus bastiones territoriales , no obstante, la alcaldía de la capital de España, al llevar 4 años fuera de ella podría ser «negociable». Para Ciudadanos, poner a Villacís de regidora sería un triunfo tanto «psicológico» como «mediático». Si bien asimismo está por medio Vox, recuerdan. En Castilla y León, si fuera por su aspirante, Francisco Igea, que se encaró a Silvia Clemente y que siempre y en todo momento ha apostado por la «regeneración» y el «cambio» este se decantaría más del lado del Partido Socialista, que ganó las elecciones. Si bien siempre y en todo momento ha dejado claro que no depende de él, sino más bien de lo que decidan desde ese comité negociador a nivel nacional. En sitios como Aragón o bien Zaragoza los naranjas aspiran a regir. Si no, al haber ganado el Partido Socialista, les va a ser más difícil «justificar» sus apoyos al Partido Popular. Y es que, si bien haya un equipo negociador, hay quien recuerda que es Rivera quien tiene la última palabra. Eso sí, ven como poco probable que se mezclen estas negociaciones con la del Gobierno de España donde han mostrado su veto tajante a Sánchez. Sobre la rotura «definitiva» del ex- ministro francés, Manuel Valls, que ha advertido que si acuerdan con Vox, rompe con Cs, Arrimadas evitó charlar de la situación que van a fijar –aunque podría no influir en los pactos–. Tampoco desveló si los 6 concejales de Valls evitarán que rija ERC en Barna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *