Las ansias por consumar su entrada en la Administración regional de Madrid han llevado a Ciudadanos a saltarse el orden de los factores a pesar del riesgo de terminar alterando el producto. El líder de Ciudadanos y portavoz adjunto en el Congreso Edmundo Bal ha asegurado que su partido va a trabajar para ejecutar “sin ningún matiz” el programa pactado con el PP para el futuro Gobierno de alianza de la Comunidad de la capital de España y, mientras, que Vox afirme “lo que quiera”.

El desaire de Bal se ajusta a las últimas declaraciones del partido de extrema derecha. “Es un programa que acordamos con el Partido Popular y del que no hemos alterado totalmente nada”, ha dicho sobre el documento firmado el pasado ocho de julio. Vox, por su lado, “sigue quejándose” de que en ese acuerdo “están las políticas contra la violencia sexista y están las políticas LGTBI”, ha agregado. “No semeja que estén contentísimos con el acuerdo” del Partido Popular y Cs en la capital de España, “a diferencia de lo que sucede” en Navarra con EH Bildu, cuyo líder, Arnaldo Otegi, “estaba festejando con sus militantes” que “van a ser definitivos en el Gobierno de Navarra”. En la Comunidad de la capital de España, “ya puede decir Vox lo que quiera”: “El caso es que hemos llegado a este pacto con el Partido Popular y vamos a ejecutar las 155 medidas -ha subrayado-.

Bal ha equiparado esta situación con la de Andalucía, donde “por primera vez en la historia de la Junta hay una dirección LGTBI” -la Dirección General de Violencia de Género, Igualdad de Trato y Diversidad- y además de esto los presentes Presupuestos incluyen “una partida relevante para pelear contra la violencia machista”. Por ende, no hay “ninguna duda” de que Ciudadanos “sigue firme en sus ideas” y de que el pacto subscrito con el Partido Popular es “bueno” para los madrileños y es “perfectamente compatible con las promesas que le afirmamos en la campaña a nuestros electores”, ha protegido.
Las negociaciones en la capital de España para la investidura de la ‘popular’ Isabel Díaz Ayuso como presidente autonómica se desbloquearon cuando el portavoz de Cs en la Reunión de la capital de España, Ignacio Aguado, admitió el documento terminante que Vox había presentado a los 2 partidos, en el que el partido de la ciudad de Santiago Abascal reculaba en ciertas de sus intenciones.

La portavoz de Vox en la Reunión, Rocío Monasterio, ya ha advertido de que no aceptan las 155 medidas de Partido Popular y Cs y, frente al peligro de que estos 2 partidos no cuenten con la mayor parte parlamentaria precisa para sacar adelante su programa conjunto, Bal ha dicho que los de Abascal “tendrán que tomar sus resoluciones en ese instante conforme con lo que comprendan que le han prometido ellos a sus electores”. Cuando, por poner un ejemplo, llegue el instante de tener que aprobar los Presupuestos de la Comunidad de la capital de España, “Vox deberá tomar sus decisiones” y “explicarlas”, ha afirmado el miembro del Congreso de los Diputados, recordando que en Andalucía por último llegaron a un acuerdo, firmado por los 3 partidos, y Vox terminó apoyándolos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *