Parece cosa del pasado, de una temporada ya recóndita en el tiempo, cuando en plena Guerra Civil y, después, en la posguerra de España era frecuente ejercer el oficio de estraperlista o bien de usurero. Entonces, se traficaba con cualquier artículo al alcance de la mano (tabaco, comida, ropa o bien objetos de aseo). Los usureros se aprovechaban de la desesperación extraña. A los que no podían adquirir al contado, les prestaban dinero o bien de forma directa les vendían el producto codiciado al doble del coste real. Si en la data indicada no les pagaban, aumentaba la deuda. De esta manera, se amasaron genuinas fortunas en este país.Un siglo después, esta escena semeja ciencia ficción. No obstante, la historia se repite prácticamente diariamente, si bien ahora de una forma más cómoda, simple, veloz y diligente al amparo de las nuevas tecnologías. Una muchedumbre de prestamistas bullen en internet al acecho de algún necesitado al que prestar pequeñas cantidades a desmesurados géneros de interés, que van desde el 20% hasta el tres.000% TAE, como Mykredit que financia 200 euros a 61 días, con un género de interés fijo de 402% anual y un TAE de dos.772%.Pero no es la única prestamista que ofrece dinero a cambio de exorbitantes tipos. Son numerosas las firmas que lo hacen, al calor de una legislación, la de España, en la que domina la libre competencia y que deja, por ende, a cualquier entidad prestar un capital al coste que desee fijar, algo que no ocurre entre nuestros vecinos de la Unión Europea, como Francia. En el país galo solo se deja entregar créditos a las entidades de financieras de depósitos.Estos desmesurados géneros de interés se aplican en un escenario de tasas que, prácticamente, han tocado suelo, con un euribor de menos 0,27% y en un instante en el que el Banco Central Europeo (BCE) sostiene el coste del dinero congelado en el cero por ciento desde 2016. Mientras que, las entidades tradicionales, que asimismo operan en internet, conceden créditos al consumo a una tasa media del ocho,34% y para otros fines, al cuatro,66% de media.

Sin requisitos

Los prestamistas captan por la red la atención de los más ahogados a nivel económico con anuncios atractivos. Prometen créditos veloces en 24 horas, aun en 15 minutos en casos de extrema emergencia, sin papeleo, nónima, aval, ni preguntas… Aun aceptan que el cliente del servicio figure en la lista de Asnef, acrónimo de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito. Asnef administra una base de datos de personas físicas o bien jurídicas deudoras.Otros prestamistas, en un intento de fidelizar al cliente del servicio, ofrecen el primer préstamo sin coste con un límite de 300 euros. Para lograr el crédito, solo hay que ser mayor de 18 años, presentar el documento de identidad y facilitar un número móvil y una cuenta de e-mail. La autoridad monetaria se remite a los jueces para solucionar la usura digital y la AEB solicita al Banco de España que regule las fintechsCuando no se puede encarar las mensualidades de la devolución en el tiempo acordado, la compañía prestamista acuerda una nueva data de pago, que aumenta la deuda con los intereses generados en los días que se amplía el plazo de la mensualidad.Con este procedimiento de captación de clientes del servicio, en las redes de estos prestamistas on line en los últimos 12 meses han caído 802.948 personas, conforme datos del INE. El perfil del usuario de estos minicréditos veloces y sin papeles acostumbra a ser varón incluido en los archivos de deudores, independientemente de su capacitación académica. De hecho, la mitad de los 800.000 clientes del servicio de estas financieras tiene estudios superiores y la enorme mayoría trabaja. De los que recurren a este género de financiación, 4 de cada diez están empleados, mientras que esta proporción desciende a uno de cada diez en situación de paro.

Regulación, en el aire

Los prestamistas on line acostumbran a pertenecer a lo que se llama fintech, si bien, obviamente, no todas y cada una de las fintech practican la usura. Estas empresas enlazan la innovación tecnológica aplicada a los servicios financieros, independientemente de la naturaleza o bien tamaño de la exactamente las mismas.En España, por el momento, la regulación de estas compañías no es limpia, al no someterse a las reglas de ningún regulador, como la banca tradicional, observada por el Banco de España. Es más, la autoridad monetaria insiste a La Razón en que en este país existe libre competencia para prestar dinero y fijar el coste al que se otorga por cualquier persona física o bien jurídica.Mientras, la patronal de la banca, AEB, se muestra contraria a que las fintechs no estén sostienes a idéntica regulación que la banca tradicional. Su portavoz, José Luis Martínez Campuzano, asegura en declaraciones a La Razón que los bancos ven en las fintechs “un aliado en su estrategia de transformación digital. Mas, por el bien del consumidor, las compañías que efectúan exactamente la misma actividad y, por ende, aceptan exactamente el mismo peligro, han de estar sostienes asimismo a exactamente la misma regulación”.A su juicio, “además, carece de sentido que los costos regulativos de los bancos y de los nuevos contendientes que ofrecen servicios financieros sean diferentes para actividades similares”, advierte.Mientras, el Banco de España deja a cargo de los jueces la lucha contra estos desmesurados géneros de interés que se cobran en la página web. La realidad es que los perjudicados no acostumbran a denunciar a estas entidades. Es casi imposible que una persona agobiada, que pide un préstamo de 300 euros para llegar a fin de mes vaya a empezar un litigio para denunciar unos intereses más propios de la usura.

El TS, contra la usura

En España la todavía actual Ley de la Usura de 1908, más famosa por Ley Azcárate, declara “nulo todo contrato de préstamo en que se establezca un interés notablemente superior al normal del dinero y descubiertamente desmedido con las circunstancias del caso o bien en condiciones semejantes que resulte aquel leonino, habiendo motivos para querer que ha sido admitido por el prestatario a raíz de su situación angustiosa, de su inexperiencia o bien de lo limitado de sus facultades mentales”, sentencia.Pese al escaso número de demandas, existen múltiples fallos contra ciertas entidades por practicar la usura. Uno de los últimos casos, en el mes de mayo pasado, el Juzgado de Primera Instancia y también Instrucción n.º cuatro de Castellón declaró la nulidad del contrato de una línea de crédito revolving de Cofidis, formalizado en 2011 por contener un interés usurario.En el instante de la contratación del mismo, las condiciones financieras superaban el 20% TAE, ascendiendo al 24,51% en un caso así, mientras que el género de interés medio de los préstamos al consumo se ubicaba en torno al nueve%.Además, existe jurisprudencia del Tribunal Supremo. El Alto Tribunal aplicó en 2015 la Ley contra la Usura y anuló un crédito al consumo que establecía un interés superior al 24%. El perjudicado firmó en 2001 un contrato de préstamo personal revolving, consistente en un crédito que le dejaba hacer disposiciones a través de llamadas telefónicas o bien el empleo de una tarjeta del banco hasta un límite de tres.000 euros.El interés fijado era el 24,6 por ciento TAE y el de demora, el resultante de acrecentar el remuneratorio de cuatro,5 puntos. El cliente del servicio dispuso de 25.634 euros del crédito concedido, que devengaron 18.568 euros de intereses, con lo que si bien había pagado al banco 31.932 euros se le demandaban otros 12.269.Conforme a la doctrina del TS, a fin de que la operación crediticia pueda ser considerada usuraria, es suficiente con que se den los requisitos previstos en la ley de 1908, esto es “que se establezca un interés de manera notable superior al normal del dinero y descubiertamente desmedido con las circunstancias del caso». Por consiguiente, conforme la jurisprudencia del Supremo, muchos prestamistas on line practican la usura digital.Fintech, empresa que emplea la innovación en las tecnologías de la información y comunicación para ofrecer nuevos productos y servicios financieros.Tipos de Fintech:1.- Servicios de crédito, depósitos y obtención de capital* Crowdfunding: plataformas que facilitan la obtención de financiación a empresas o bien particulares con aportaciones colectivas. Existen múltiples subgrupos:* Crowdfunding de recompensas: plataformas que facilitan la obtención de financiación de cara al desarrollo de proyectos de nueva creación. Esta financiación se consigue de particulares que reciben una recompensa como contraprestación a las aportaciones.* Crowdfunding de capital: plataformas que facilitan a empresas la obtención de financiación ofertando como recompensa a la aportación recibida una acción o bien participación de la compañía o bien un compromiso sobre beneficios de exactamente la misma.* Crowdfunding de préstamos: plataformas de financiación mediante las que un conjunto de inversores efectúa un préstamo colectivo a una compañía o bien individuo a cambio de una rentabilidad.* Crowdfunding de donaciones: herramientas on line que tienen como objetivo colectar fondos para financiar proyectos solidarios, sin contraprestación para los donantes.2.- Alternative Lending: empresas que prestan su dinero a empresas o bien particulares. A particulares:* Préstamos y créditos personales: plataformas mediante las que los particulares pueden pedir préstamos veloces.* Minicréditos: soluciones que ofrecen préstamos veloces a particulares con un monto máximo de 900 euros.* Servicios tecnológicos de aplazamiento de pago para clientes del servicio: plataformas que ofrecen crédito de forma instantánea a los clientes de tiendas en línea, permitiéndole abonar a plazos.A empresas:* Lending para empresas: plataformas que ofrecen líneas de crédito a empresas por un monto máximo de 100.000 euros con un plazo de devolución de hasta 12 meses.* Agregadores financieros: aplicaciones que dejan a los particulares supervisar sus finanzas al tener centralizadas sus cuentas y tarjetas en una misma aplicación y a las compañías les deja supervisar sus gastos en tiempo real y efectuar predicciones financieras en el corto y medio plazo.* Entidades de pago y cobros: aplicaciones que dejan efectuar pagos digitales mediante móviles y dispositivos móviles, tanto para las compras efectuadas en establecimientos, para las on line.3.- Servicios de inversión-Servicios de administración de inversiones * Hurto-advice (Asesoramiento financiero automatizado): soluciones que ofrecen asesoramiento financiero y administración de carteras de forma automatizada, basada en algoritmos.* Comunidades de inversores: redes sociales que dejan a sus usuarios, tanto particulares como profesionales, entrar en contacto entre ellos para valorar inversiones, solicitar consejo financiero, practicar con carteras simuladas, compartir carteras reales y acceder a la información con más detalles de acciones y fondos y cotizaciones en tiempo real.* Y también-Trading: plataformas de trading algorítmico.* Plataformas financieras para bancos: ofrecen soluciones tecnológicas a empresas del campo financiero, para el asesoramiento y administración de carteras, banca personal y banca privada.4.-. Otras actividades financieras* Comparadores: comparadores on line de productos financieros en los que el usuario puede hallar información sobre los préstamos, hipotecas, fondos, planes de inversión o bien tarjetas que se comercializan en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *