El Barómetro, realizado por American Express Entero Business Travel, es el estudio más longevo en el sector de los viajes de empresa. Esta vigésima octava publicación recoge lo más destacado de las tendencias emergentes en viajes corporativos en 2018 así como las perspectivas para la industria en 2019. Las conclusiones del estudio de este año muestran un crecimiento del desembolso en 2018 del 3,8%, frente al 3,4% previsto para este periodo en la investigación preparatorio. Por otra parte, el número de personas que viajan por trabajo ha aumentado un 3,6%. Elyes Mrad, Vicepresidente Senior y Director Normal de American Express GBT Internacional, dijo: “Resulta interesante observar que, posteriormente de un año de incertidumbre, provocado por factores geopolíticos y económicos y que ha afectado al PIB en la Eurozona, las empresas siguen decididas a alterar en viajes para construir relaciones comerciales y entregar el crecimiento de sus negocios.” En 2019, más de las dos terceras partes (68%) de las empresas encuestadas, independientemente de su tamaño, planean priorizar la inversión en viajes interiormente de Europa y domésticos, por encima de los viajes a otros continentes. Así, se prevé que el desembolso de viajes en Europa crecerá un 4,3% en 2019. Las previsiones sugieren que este crecimiento será aún veterano en España, con un 6,8%. El estudio muestra que existen diferentes planteamientos respecto de la responsabilidad pragmático del software de viajes interiormente de la empresa. Sólo el 23% de los encuestados cuentan con un área de viajes interiormente de su estructura. El 77% restante asignan la responsabilidad del software de viajes a Finanzas (28%), Compras (24%), Bienes Humanos (14%) y Otros (10%). La trámite del ámbito de viajes por diferentes departamentos está generando un importante cambio en las prioridades. De hecho, el control y trámite de costes ha subido al primer puesto en la serie de prioridades, seguido por la seguridad de la información (que entra en el ranking por primera vez este año). La seguridad y la satisfacción del viajero han pasado al tercer y cuarto extensión, respectivamente. Aunque la satisfacción del viajero ha quedado en cuarto extensión del ranking de prioridades, hoy el 71% de las empresas miden la satisfacción de sus viajeros, frente a sólo el 56% el año preparatorio. Las dos terceras partes (66%) de las empresas utilizan la satisfacción del viajero como utensilio para mejorar su compromiso. Todo esto está reflejado en un alejamiento de las políticas de delirio muy estrictas (que han disminuido un 16% entre 2016 y 2018) en dirección a modelos más flexibles. Mrad añadió: “El contienda para las empresas este año reside en percatar(se) el seguridad entre eficiencia de costes y productividad, logrando por un costado que los viajes aporten a los objetivos del negocio, y por otro, satisfacer las expectativas de sus empleados. Prevemos que crecerá la demanda de políticas de viajes flexibles y más inteligentes que puedan contestar rápidamente a las evacuación e información aportada por los viajeros de negocios.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *