Que te dejen algo prestado puede tener sus inconvenientes, y más si se trata de un vehículo. Sin embargo, en ocasiones no queda más opción. Ponerte al volante de un vehículo al que no estás habituado puede resultar incómodo e inclusive peligroso, con lo que la prudencia y el los pies en el suelo habrán de ser tus mejores aliados al ponerte en marcha.
Probablemente, la persona que te ha dejado el vehículo cree en tu sentido de la responsabilidad, con lo que vamos a deber hacer lo máximo para devolver el vehículo como nos lo han dejado. Estos son ciertos consejos a fin de que tu paso por el vehículo pase inadvertido.

En el momento de adquirir un vehículo nuevo los españoles se fijan, sobre todo, en el coste
(Xesai / Getty)

Olores

Cada dueño tiene sus hábitos y manías, respetarlas va a ser tu trabajo. Si la persona que te ha prestado el vehículo no es fumadora, evita hacerlo en tanto que en espacios cerrados los olores, y más el del tabaco, se quedan de manera fácil empapados. Además de esto, las colillas no solamente se transformarán en suciedad sino en el peor caso pueden terminar generando alguna quemadura en la tapicería del vehículo.

Limpieza

Lo mejor es limpiar el coche a mano y con productos especiales

Lo mejor es adecentar el vehículo a mano y con productos singulares
(nattzkamol / Getty)

Si es preciso haz fotografías, mas es esencial que devuelvas el vehículo igual que te lo entregó el dueño. Y, en caso de que te lo diesen sucio, limpiarlo sería un buen acto de esplendidez. Comienza por el interior, recogiendo cualquier cosa que hayas dejado en el habitáculo y límpialo hasta dejarlo en su estado original. Procura eludir comer dentro en tanto que siempre y en toda circunstancia terminan cayendo restos de comida, y esto te va a dar más trabajo. Si la carrocería se ha manchado, no va a estar de más hacerlo un lavado exterior.

Atención a las medidas

Si bien no es de suma importancia, puede ser un detalle. Dejar el asiento y el volante en una situación semejante a la que lo hallamos ahorrará tener que hacer grandes maniobras anatómicos al dueño.

Conducción eficaz

No hace falta tener un accidente para dañar alguna pieza del vehículo. Una conducción eficaz te va a ayudar a resguardar el motor y el resto de los componentes del vehículo. De ahí que, procurar efectuar una conducción fluida, eludir dar acelerones y frenazos y sobre todo trata de conducir con marchas largas.

Aparcar

Atención al aparcar el vehículo pues aumentan las probabilidades de dar un golpe a la carrocería o bien que nos lo den. De ahí que, lo mejor es buscar parking extensos donde no haya riesgo, y si son en batería mejor.

Conducir en situaciones que limiten los movimientos al volante puede conllevar una multa de tráfico

Conducir en situaciones que limiten los movimientos al volante puede acarrear una multa de tráfico
(aijohn784 / Getty Images/iStockphoto)

Multas

Plegar la prudencia cuando se conduce un vehículo prestado es esencial, sobre todo pues nos ahorraremos dinero, puntos y asimismo el mal instante de tener que comunicárselo al dueño. No hace falta decir que lo razonable es que la multa la pague el conductor presente o bien culpable del percance.

Combustible

Si bien es una cosa que queda pactado entre las personas, siempre y en toda circunstancia es un detalle devolver el depósito de comburente al mismo nivel que lo dejó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *