Con el nuevo curso escolar, muchos institutos, universidades y centros de F.P. se van a ver obligados a conjuntar la educación presencial y telemática, debido a la situación epidemiológica. A fin de que los enseñantes puedan sacar el máximo provecho a la educación en línea y a fin de que esta resulte lo más «cómoda, eficiente y segura posible». Entre otros muchos cambios, la complejidad de supervisar posibles brotes ha llevado a muchas comunidades a valorar la implantación de un modelo de educación mixta que combine la asistencia a clase con el estudio desde casa. Especialistas de Kaspersky y Entelgy ofrece ciertos consejos:

Apuesta por la formación digital
Los especialistas remarcan «la relevancia de conocer bien las herramientas» por el hecho de que es parte esencial para establecer las comunicaciones y efectuar las labores de clase en condiciones. Hay que sostener la actividad y utilizar con conocimiento los servicios como videoconferencias o bien las aplicaciones de correo. Mas con un matiz, narran desde Kaspersky: «Hay que leer las instrucciones, aprender la interfaz y buscar en Internet las guías de configuración. Aclare con el administrador la lista completa de recursos a los que puede acceder y utilizar para sus clases».

Establecer límites a las herramientas
Por si las moscas, hay que «capar» ciertas funciones de las herramientas usadas. Las herramientas informáticas elegidas para realizar las clases en recóndito deben resultar cómodas tanto para el maestro para los estudiantes. «Un mayor número de ellas no significa necesariamente una mejor experiencia, si bien el centro dé acceso a un elevado número de servicios, no quiere decir que se deban emplear todos», insisten los especialistas.

Administrar la dependencia tecnológica
Esta es una adicción poco a poco más presente. El empleo continuado de la tecnología entre los más jóvenes puede producir una adicción que tenga como resultado perturbaciones en los hábitos del sueño, de nutrición, en el comportamiento y también, aun, en el descalabro escolar o bien en diferentes trastornos.

«Ante este escenario, es esencial que los progenitores se cercioren de que sus hijos pasan solo las horas precisas con la tecnología y de que la compatibilizan con actividades deportivas y al aire libre», apuntan en un comunicado especialistas de la firma de seguridad Entelgy. Va a ser clave, además de esto, estar atentísimo ante posibles signos de alarma, como la obsesión por estar conectado, la pérdida de la noción del tiempo en línea o bien las reacciones «extremas» al dejar de utilizar una consola o bien otros dispositivos.

Establecer una clave de acceso única para cada servicio
Los especialistas lo tienen claro: es conveniente emplear una clave de acceso única para cada cuenta. Todas y cada una estas han de ser fuertes, suficientemente largas y no demasiado obvias. Asimismo es esencial eludir redactar las claves de acceso en un papel o bien guardarlas donde alguien pueda toparlas. Si resulta bastante difícil recordarlas, se puede emplear un gestor de claves de acceso. Y, como es obvio, hay que eludir compartir cuentas con múltiples personas. Cuantas más personas utilicen una cuenta, más frágil va a ser.

Desarrollar un código de conducta para las clases
Otra de las recomendaciones de los especialistas es hacer extensible el ambiente físico al planeta en línea. Y eso implica establecer un protocolo de comportamiento por la parte de todos. «Al igual que en un ambiente escolar tradicional es preciso un código de conducta en las salas virtuales. Su seguimiento facilita a los profesores la realización de la clase y ayuda a los estudiantes a aprender el material con menos distracciones», agregan desde Kaspersky.

Cuidar los datos personales
En general, cuando se descarga una aplicación debemos admitir una serie de requisitos que pueden afectar a nuestra privacidad y es esencial que los más pequeños sean siendo conscientes de qué datos ceden, a quién y a cambio de qué. «Esto no es fácil, en tanto que los Términos y Condiciones acostumbran a ser documentos muy extensos y de bastante difícil entendimiento, con lo que es fundamental acompañarlos y asistirlos a identificar los peligros», valoran desde Entelgy. Asimismo es esencial que los progenitores, muy frecuentemente tentados a compartir fotografías de sus hijos en las redes sociales, respeten la privacidad de la imagen de sus hijos mientras que sean menores y no tengan capacidad para decidir mismos.

Tener archivado y hacer copias de respaldo
Desde la perspectiva de la seguridad informática, es esencial tener copias de respaldo de los materiales colgados en la intranet o bien los exámenes completados. Aun los servicios más fiables fallan en ocasiones. Por tal razón, es preciso contar con un plan de contingencia. Para eludir tener que recobrar las clases, descubra por adelantado qué servicio empleará su clase si el predeterminado no marcha. «Si los pupilos no pueden arrancar Teams al principio de la clase, ¿deberían unirse a una llamada de Skype de manera inmediata o bien enterarse del nuevo plan por WhatsApp? La clave a fin de que ese plan funcione es saber por adelantado dónde reunirse», manifiestan.

Resguardar los dispositivos
Esto está de manera estrecha relacionado con el punto precedente. Mas asimismo los especialistas lo dejan meridianamente claro: “Es precisa una protección fiable en todos y cada dispositivo empleado para acceder a los recursos educativos, ordenadores, teléfonos inteligentes y tabletas. Ciertos programas maliciosos pueden procurar extenderse a los dispositivos de los estudiantes.

Cuidado con el ciberbullying
Si bien una gran parte del tiempo de las clases haya pasado al ambiente en línea, eso no quiere decir que las amenazas como el acoso o bien el ciberbullying hayan desaparecido. Como apuntan los datos del observatorio para España del Acoso escolar Sin Fronteras, entre 2017 y 2018 el número de casos de acoso escolar aumentó en un 22 %, algo que se genera tanto en el ambiente presencial como en el en línea. «El empleo de las redes sociales no deja de acrecentar y el anonimato que ofrecen en ocasiones y la posibilidad de encontrar a la víctima esté donde esté mediante su teléfono, hace que esta situación sea hoy día más peligrosa que nunca», agregan desde Entelgy, mientras que dicen: «Es esencial que los progenitores charlen claramente con sus hijos para normalizar las conversaciones en torno a estos temas y de esta manera poder adelantar las señales de alerta».

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *