Consejos para elegir neumáticos de invierno o ‘All Season’


La bajada de las temperaturas y las llegadas de lluvias intensas e incluso nevadas hace que tengamos que aumentar las medidas de precaución en la carretera. Para aumentar la adherencia del coche, dos alternativas posibles son las de cambiar los tradicionales neumáticos de verano por los de invierno por los llamados ‘All Season’, e incluso por unos
neumáticos de invierno con los que afrontar las condiciones más duras.

Los All Season son aptos para cualquier circunstancia pero la máxima seguridad vendrá siempre de los específicos de invierno y de verano. Además, los neumáticos ‘todotiempo’ elevan el consumo de combustible y aguantan un poco peor un kilometraje elevado.

En los países con inviernos fríos es práctica habitual -y obligatoria en muchos casos- utilizar diferentes neumáticos en las estaciones frías y en las cálidas, neumáticos de invierno y de verano. En España hasta hace pocos años las ventas de neumáticos de invierno se reducían sólo a las zonas de montaña y los neumáticos de verano -los que conocemos como ‘normales’- se utilizaban durante todo el año en la mayor parte del país.

Los neumáticos All Season buscan un equilibrio en sus prestaciones ante las diferentes condiciones climáticas y nos permiten viajar a la costa en verano o a zonas de montaña en invierno sin necesidad de poner cadenas. Pero sus prestaciones son inferiores a las que ofrecen los neumáticos de verano con altas temperaturas (en seco y en mojado) y los de invierno cuando la calzada está fría y deslizante.

Sobre el papel los neumáticos All Season simplifican su uso respecto a
la utilización de diferentes juegos de neumáticos en función de la época del año. Pero los neumáticos cuatro estaciones tienen un agarre menor y necesitan más metros para detener el vehículo en caso de frenada de emergencia que los neumáticos de verano cuando la temperatura es superior a diez grados centígrados, ya sea con suelo seco o mojado.

Por debajo de esa temperatura se recomienda el uso de neumáticos de invierno, que demuestran unas prestaciones muy superiores sobre firmes deslizantes respecto a los neumáticos cuatro estaciones.

Además, el consumo de combustible es superior al de los neumáticos específicos de verano e invierno en condiciones de altas y bajas temperaturas respectivamente. A esto se suma un desgaste mayor, aproximadamente entre un 10 y un 15% más, por lo que económicamente tampoco compensan los neumáticos All Season a no ser que el kilometraje anual sea muy reducido.

Para a aquellos que hayan decidido cambiar los neumáticos por unos All Season, desde
Nokian Tyres
nos ofrecen los siguientes consejos:

· Comprobar el estado de sus neumáticos cuatro estaciones: observe si hay daños visibles tanto en el dibujo de la banda de rodadura como en las paredes laterales del neumático, los neumáticos que han sido almacenados de un modo inadecuado pueden presentar este tipo de defectos o de daños y pueden no resultar ya adecuados para su uso.

· Verificar la profundidad restante de los surcos: profundidad restante de los surcos de los neumáticos debe de ser de al menos de 4 mm, los neumáticos desgastados con una profundidad de surcos de menos de 4 milímetros pueden incrementar el riesgo de aquaplaning y tener un peor agarre y adherencia e incrementar la distancia de frenado.

· La familia de neumáticos Nokian Seasonproof cuenta con un indicador de seguridad en la conducción (DSI, en sus siglas en inglés) que permite realizar la comprobación del estado y de la seguridad del neumático muy rápidamente. Los números que aparecen en el indicador señalan la profundidad restante de los surcos del neumático en milímetros, y el símbolo de señalización se mantiene visible hasta que la profundidad de los surcos alcanza los 4mm.

· Constatar la antigüedad de sus neumáticos: en la pared lateral de los neumáticos hallará el código DOT. Los últimos cuatro dígitos del código indican la semana y el año de fabricación. Por ejemplo, si el código DOT es 1320, esto indica que el neumático fue fabricado en la semana 13 del 2020. Los neumáticos no deberían tener más de seis años de antigüedad, incluso aunque no se hayan utilizado.

· Seleccionar el tamaño adecuado: siempre se debe comprobar el tamaño de neumáticos recomendado por el fabricante del vehículo, o consultar en los comercios minoristas de neumáticos que ofrecen el asesoramiento personalizado de expertos

· Chequear regularmente la presión de los neumáticos: los neumáticos cuatro estaciones deberían tener una presión de 2,6 bares superior a la de los neumáticos de verano.


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *