Es el aparato electrónico del que no nos apartamos ni para ir al baño. El móvil ha alterado nuestra vida al completo. Y este año, además de esto, debido a la situación inusual experimentada por el confinamiento obligatorio, los españoles los han utilizado de media sus a lo largo de unas tres horas y media al día, conforme una investigación efectuado por la compañía asesora Smartme Analytics. Mas, claro, llega el verano y nos consideramos que lo aguantan todo. Puesto que no; hay que llevar un mantenimiento y cuidados auxiliares a fin de que estén en perfectas condiciones.

Cuidado con el calor
Las elevadas temperaturas afectan a ciertos aspectos rutinarios de la vida de las personas. Y los «smartphones», como todos y cada uno de los aparatos electrónicos, no están extentos. Asimismo padecen el calor, siendo este uno de los mayores oponentes para los dispositivos electrónicos. Si bien asimismo hay otros factores que estropean los teléfonos móviles en verano. Especialistas de Back Market, tienda experta en reacondicionado de productos electrónicos, aconsejan «evitar la exposición directa al sol». A su jucio, hay que «evitar que el terminal se caliente demasiado y que acabe marchando peor».

Mejor guardarlo a la sombra
Si está guardado en una mochila o bien bolso al sol, el efecto va a ser exactamente el mismo que si está expuesto al sol. De ahí que, los especialistas aconsejan que esté guardado en la sombra, e inclusive es conveniente tenerlo apagado. Lo que se logra con esto es que no se sobrecaliente, algo que puede afectar de manera directa a estado de la batería o bien a los componentes electrónicos. Afortunadamente, los modelos más avanzados incluyen sistemas de seguridad que cuando se excede una temperatura máxima se desconectan. Para esto, hay algunas aplicaciones destinadas a supervisar la temperatura del terminal, en tanto que informan al usuario de que esta es demasiado elevada.

Cuidado con el agua, y más si es salobre
En nuestros días, los teléfonos móviles cuentan con sistemas de protección bajo la certificación IPXX. Los más punteros son sumergibles a lo largo de un tiempo y resistentes a agua y polvo. Mas a menos que esté particularmente desarrollado para esto, la enorme mayoría de terminales no aguantan agua salobre, esto es, del mar. Puede afectar a los conectores y estropearse.

«La humedad, el agua, la arena de la playa o bien las cremas solares son otros de los riesgos más frecuentes a los que se exponen los móviles inteligentes en verano. Para evitarlos, es indispensable asegurarse de tener las manos completamente secas cuando tocamos el móvil, a fin de que el terminal no coja humedad, no se moje y no se manche de crema», agregan los especialistas.

Si se ensucia de arena, cuidado con rayarse
En caso de que el terminal tenga arena y eludir que raye la pantalla, una buena solución es soplar los granos de arena o bien darle unos golpes suavemente con lona, sin frotar. «Para que no dañe los componentes electrónicos interiores, es conveniente apagarlo y eliminar los granos soplando en las aperturas exteriores», agregan exactamente las mismas fuentes.

Si se cae al agua, apágalo y sécalo
Si el teléfono cae al agua, lo idóneo es apagarlo de manera inmediata y no procurar encenderlo para poder ver si marcha, en tanto que exactamente el mismo sistema de encendido puede dañarlo todavía más. Además de esto, es esencial extraer la batería, tarjeta SIM y tarjeta SD y secarlo lo máximo posible. Después, es conveniente sepultarlo en arroz o bien en bolsas de gel de silicio en una bolsa hermética a lo largo de 2 o bien 3 días. «Tras este proceso, es muy posible que el terminal prosiga en funcionamiento», aconsejan.

Cargar la batería cuando sea preciso
La batería se avería con mucha frecuencia. Las 3 primeras cargas se deberían efectuar con la batería absolutamente descargada y jamás se debe dejar la batería conectada al cargador tras llenar el proceso.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *