Consejos para aumentar el deseo sexual y disfrutar de tus relaciones si quieres quedarte embarazada

Cuando intentas quedar embarazada, de repente el sexo se convierte en mucho más que diversión y seguramente pienses más en el momento adecuado y cuál es la mejor posición para hacerlo que en disfrutar. Si quieres aumentar tu deseo sexual mientras quieres quedarte embarazada, te damos algunos consejos y respuestas a los problemas más usuales que se presentan en parejas que quieren concebir para que disfrutes plenamente de tus relaciones en pareja.

Si el sexo se ha vuelto monótono

Cuando las parejas están tratando de concebir, la espontaneidad del acto se esfuma. Del mismo modo, las parejas que han estado juntas durante mucho tiempo a menudo sienten que no hay nada nuevo que puedan experimentar.

El hecho de que tengas que hacerlo en determinados días no significa que tengas que hacerlo solo en determinados lugares. Sal del dormitorio y prueba hacerlo en el sofá de la sala de estar o incluso en el suelo de la cocina, prueba posiciones diferentes e intenta tener relaciones en diferentes momentos: en lugar de hacer el amor por la noche, hazlo por la mañana. Aprovecha la vista, el gusto, el oído, el tacto y el olfato para realzar la experiencia, dale de comer a tu pareja o haz que te masajee el cuerpo.

Al cambiar todas las variables de hacer el amor, te verás obligada a concentrarte en la experiencia en lugar de simplemente seguir una serie de pasos para concebir. Otra de las opciones es probar a incorporar juguetes sexuales, como los dildos y vibradores que tienen en su catálogo vive sexshop y que puedes elegir en función del color, zona a estimular, funciones, composición, textura y precio.

El deseo se ha desvanecido

El bajo deseo sexual es el problema sexual más común entre las mujeres. Y las que intentan concebir pueden sentirlo aún más. El sexo pasa de ser algo que queremos hacer a algo que tenemos que hacer.

Omite tus relaciones sexuales por completo durante tus días fértiles. Intenta no ceder y cuando llegue el momento adecuado disfrutarás del sexo más que nunca. En esos días intermedios puedes renunciar al sexo completo y concentrarte en los juegos previos.

Otra forma de avivar el fuego es probar en pareja la respiración tántrica: sentaros el uno frente al otro y respirad profundamente, haciendo coincidir vuestra respiración para inhalar y exhalar al mismo ritmo. Si sois constantes, en pocos minutos acabaréis en la cama disfrutando el uno del otro.

No llegas al orgasmo

Técnicamente, las mujeres no necesitan llegar al clímax para concebir. Las mujeres que intentan quedarse embarazadas suelen centrarse demasiado en su pareja para que llegue al orgasmo y los espermatozoides puedan llegar a su destino. Pero, ¿por qué debería divertirse solo él? Para llegar al orgasmo, no escatimes en los preliminares, la clave es que utilices el tiempo que necesites para excitarte y poder disfrutar de unas relaciones plenas.

Además, si te estás concentrando demasiado en concebir durante el acto, tu cerebro no registrará sensaciones ni liberará las sustancias químicas que te hacen sentir bien. Aunque pueda parecer imposible no pensar en quedarte embarazada cuando lo estás intentando, la mejor manera de lidiar con eso es encontrando la manera de dejar que el sentimiento fluya a través de ti en lugar de tratar de fingir que no existe.

Descubre qué te hace llegar al orgasmo a través de la masturbación y luego comparte lo que has aprendido con tu pareja. Intenta mencionarlo en un momento en el que estéis  juntos, solos y relajados … pero no en medio de los juegos previos o el coito. Hazlo de forma natural y usando frases en primera persona como: «Me gusta mucho cuando haces esto» o «déjame mostrarte cómo me gusta que me toquen».

Te falta lubricación

Si estás estresada, no estás de humor o te sientes agotada, tu vagina no lubricará de forma adecuada, lo que hace que las relaciones sexuales sean incómodas. Las hormonas también pueden influir: el estrógeno desciende a finales de los 30 y principios de los 40, lo que provoca sequedad vaginal. Otro posible culpable son los antihistamínicos, que suprimen la producción de líquido del cuerpo, tanto en la nariz como en la vagina.

La mejor manera de lubricar más es teniendo más sexo. Las mujeres de 40 años que tienen relaciones sexuales una o dos veces por semana tienen el doble de estrógeno que las mujeres que tienen relaciones sexuales esporádicas o ninguna. Si estás tomando antihistamínicos, consulta con tu médico para cambiar a otro medicamento cuyo efectos secundarios no reduzcan la lubricación natural.  Y si es necesario, utiliza un lubricante que te ayude a estar lubricada para disfrutar de tus relaciones sexuales en todo momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *