Es usual que un equipo -a veces start-ups y otras veces empresas afianzadas con trayectoria- lance una aplicación móvil en la Aplicación Store o bien la Google Play Store. El enorme trabajo que hay detrás amedrentaría a más de un emprendedor a aventurarse. Las labores más obvias son la programación, diseño gráfico y experiencia de usuario (UX) y captación de usuarios. ¿Y los menos evidentes? Atención al usuario, creación del contenido y como es natural, la traducción de la aplicación.A continuación, ofrecemos unos consejos solamente sobre este último punto. Esto es lo que has de saber ya antes de traducir una app:

Consejo #1: No emplees Google Translate o bien una herramienta de traducción automática

Al traducir aplicaciones no solamente se debe tomar en consideración el componente de traducción de contenido, asimismo el trabajo de ubicación. ¿Qué es localización? La adaptación del contenido considerando los aspectos culturales del país y aspectos teóricos. Dicho de otra forma, lo esencial es que el usuario capte el mensaje, con lo que una traducción textual no es lo que se busca en estos casos.

Consejo #2: La restricción de caracteres es más esencial de lo que parece

Las pantallas del móvil están limitadas en espacio. Si al traducir un texto de 15 caracteres se transforma en 35 posiblemente el texto ya no encaje adecuadamente con la pantalla. Informar al traductor de la restricción de caracteres es más relevante de lo que semeja.Lo ideal es que, en la planificación del desarrollo, se tengan presente desde el principio las necesidades que tiene cada idioma, por servirnos de un ejemplo, que hay idiomas que se escriben de derecha a izquierda.

Consejo #3: El contexto del texto es información primordial

Cuando se traduce una aplicación es común percibir archivos que poseen cadenas de texto con variables sin concretar. Con lo que, al traducir, es relevante que se sepa donde se sitúa cada texto o bien cuál es su contexto, de esta forma al traducir, el resultado va a ser el conveniente.No os podéis imaginar el número de desarrolladores que olvidan poner algún mensaje que asista a comprender el contexto. En ocasiones ni tan siquiera se sabe a qué sección corresponde cierto texto y traducir se transforma en un trabajo de adivinos.

Consejo #4: Idiomas que se escriben de derecha a izquierda

El habitual fallo es planear el desarrollo de una aplicación sin proponerse que hay idiomas que no se escriben como en el idioma materno del programador. ¿Suena imbécil? Puesto que este punto es de los que ha traído más cefaleas a muchos equipos.Siempre merece la pena agregar a este punto, y es que, en hebreo, árabe y otros idiomas en los que se escribe de derecha a izquierda, es relevante que un traductor revise el contenido en la aplicación ya antes de su lanzamiento, por servirnos de un ejemplo, en una versión boceto. ¿Por qué razón? El segundo habitual fallo es pegar el contenido de forma incorrecta y que aparezca el texto invertido y por lo tanto ininteligible.

Consejo #5: Moneda, formato de datas, horarios, unidades de medida, imágenes, etc.

De nuevo charlamos de localización. Hay contenido que si se sostiene igual que en el idioma de origen (en el que se recibió el contenido a traducir), se puede estar mandando un mensaje equivocado o bien ininteligible al usuario o bien perder muchos clientes del servicio. Ciertos ejemplos:Ver costes en libras o bien en dólares estadounidenses en un país donde la moneda es el euro. Ocasionaría la supresión de la aplicación al momento.Un diálogo donde se discute si se va a cenar a las 18:30 o bien a las 19:30, cuando en España se cena entre las 20:30 y las 22:30.O una aplicación donde para adquirir solo se puede hacer en galones, mas no en litros.Y, por último, tomar en consideración las imágenes que se usan, que no sean ofensivas y estén culturalmente admitidas.

Consejo #5: Formato del fichero

Si el contenido está en XLIFF, que seguramente es el formato más habitual al traducir aplicaciones, la compañía de traducción deberá saberlo y si está en otro formato asimismo. No todas las compañías de traducción tienen la capacidad de traducir este género de ficheros pues no dominan textos mezclados con código, o bien al abrirlo (si lo logran) no comprenden a qué hace referencia cada línea de código.

Consejo #6: Retroalimentación constante

Es en especial complicado que un equipo prepare todos los detalles a estimar en una traducción, con lo que es muy aconsejable mantenerse abierto a preguntas por la parte del traductor y ofrecer el máximo retroalimentación posible para conseguir el resultado aguardado.

Consejo #7: Si las reviews importan, escoge bien a tu empresa de traducción

Si traducirás una aplicación sin darle relevancia a este tema, te invitamos a no traducirla. Dicho de otra forma, si deseas eludir creencias horribles sobre tu producto, asegúrate de escoger un equipo que comprenda de traducción de aplicaciones y que sepa preguntarte ya antes de mandar el mensaje equivocado a los usuarios.

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *