Una semana tras el trágico accidente que le costó la vida al comandante del Ejército del Aire Francisco Marín Núñez, las labores de busca de sus restos en el Mar Mediterráneo, en frente de La Manga, se han dado oficialmente por concluidas. De esta forma lo ha confirmado esta mañana la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, a lo largo de la visita que ha efectuado a la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), en la que el conduzco fallecido era instructor de vuelo desde febrero, aparte de miembro de la “Patrulla Águila” a lo largo de 4 temporadas. Además de esto, Robles, que se ha reunido con la viuda y la familia del militar, ha señalado que el entierro en honor del comandante no va a tener sitio hasta el momento en que el juez lo autorice, si bien no ha descartado que se festejase mañana o bien el miércoles. A lo largo de su visita, la titular de Defensa asimismo se ha referido a la investigación que realiza la Comisión para la Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves (CITAAM). Conforme ha señalado, todavía es pronto para determinar qué sucedió y que está a la espera del informe que realicen los especialistas desde los restos recuperados del aparato, puesto que el aeroplano C-101 en el que se estrelló el instructor no tiene caja negra y tampoco hubo comunicación por radio con la torre de control para alertar de una urgencia. Por el momento, ha confirmado que aún «se están recobrando partes fundamentales». Y es que el impacto fue tan fuerte que los restos del aeroplano quedaron desperdigadas por una área amplísima. No obstante, Robles ha querido resaltar que esta aeronave, con prácticamente 40 años de servicio a sus espaldas a puntito de ser retirada, “es un aeroplano con absoluta seguridad y el porcentaje de accidentes con este aparato es mínimo”. Al tiempo, ha hecho hincapié en que, “en esta Academia no se habían producido accidentes mortales desde hace 7 años”. En este punto, ha querido rememorar los 225 millones que invertirá el Ejecutivo en el nuevo aeroplano de adiestramiento del Ejército del Aire. Se trata del “Programa Aeroplano Entrenador”, que incluye la adquisición de 24 aeroplanos turbohélice entre 2020 y 2022. Los primeros 6 van a deber llegar “antes del 31 de diciembre de 2020”, tras un primer retraso, puesto que la idea inicial era que las primeras unidades estuvieran listas en el mes de marzo. En esta visita, Robles ha trasmitido su “apoyo, cariño y solidaridad” a los compañeros de Marín, a los que ha dicho que “es un caso de lo que es el Ejército del Aire, un Ejército que día tras día está sirviendo a España con profesionalidad y dedicación”. “Saber que tenemos los mejores pilotos da mucha tranquilidad”, ha sentenciado. Mas asimismo ha hablado la ministra sobre las tareas de reflotamiento y remolque del cazaminas “Turia”, que quedó encallado el pasado martes cuando participaba en la busca de los restos del aeroplano siniestrado. Conforme ha explicado, “somos razonablemente optimistas -sobre su restauración- mas hay que aguardar al resultado final”. Por el momento, el próximo intento para reflotarlo y llevarlo hasta el Arsenal de Cartagena va a ser el miércoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *