«La derecha vivía mejor con ETA». Ahí queda eso, Sra Chivite, ahí queda eso por el hecho de que lo afirmó. Yo le hablaré como hija de un padre asesinado por ETA, José Luis Prieto Gracia. Usted tenía solo un par de años cuando lo asesinaron en 1981. Yo terminaba de cumplir diecinueve. Si bien joven, seguro que tuvo tiempo tras vivir el temor a ETA. Temor a caminar por conforme qué calles o bien en conforme qué compañías, temor a expresar opiniones en el trabajo, en el bar, aun ante conocidos. Temor a ejercer la libertad de opinión, de expresión y de movimiento, temor a ser libre.Ahora afirma que había quien vivía mejor con ETA, y tiene en parte razón. Mejor es bastante difícil, mas entonces había quien no tenía miedo alguno a que le pudiese pasar algo, había y muchos. Unos por el hecho de que decidían quien debía fallecer, otros por el hecho de que ejecutaban esa resolución. Los matones y los padrinos jamás tienen temor. Otros por el hecho de que cooperaban dando apoyo, mirando para otro lado, ignorando nombres y hechos, o bien preocupándose de no aprenderlos. Y muchos por el hecho de que, bajo nogales y seguros de que la amenaza no iba con ellos, sencillamente miraban cara arriba a ver cuantas nueces caían. Estos últimos, ahora llevan años, algo pero de 4 acá en Navarra, diciendo que siempre y en todo momento estuvieron con nosotros, con las víctimas de ETA.Yo les digo que es patraña. Y lo digo de esta manera por el hecho de que lo puedo decir. Por el hecho de que cuando ETA asesinó a tantos progenitores, hijos, hermanos y amigos, sí estábamos allá, acompañando a quien había sufrido exactamente el mismo horror que , íbamos de un entierro a otro. Y jamás vimos a quien ahora pretende haber estado allá, ni en persona ni en ánimo. Conque ya antes de ofendernos con esa aseveración impropia, ya antes de faltar a las formas a quienes dieron su vida por la libertad de todos, incluyendo la suya, Sra. Chivite, piense bien qué desea decir, qué desea hacer, qué debe hacer para regir Navarra para bien de todos. Reflexione y mire quién tiene a su lado. Es pero simple arremeter contra las víctimas y contra quienes siempre y en todo momento estuvieron a su lado, fuera como fuera su ideología, que demandar a quienes dejaron su investidura que condenen de una vez por siempre el terrorismo de ETA.Pregúnteles qué hacían ellos en 1981 con relación a ETA. Si no le responden o bien no se acuerdan, se lo digo: el Municipio de Pamplona no condenó el homicidio de nuestro padre, con regidor socialista entonces. No fue posible encontrar una mayoría suficiente que condenase su asesinato. Entre otras muchas cosas por el hecho de que los concejales de Herri Batasuna, el día de hoy Bildu, afirmaron no tener suficientes elementos de juicio para fijar postura, puesto que no habían visto el informe del forense. Quizás creyeron que a mi padre le había dado un infarto antes que 3 asesinos etarras, el día de hoy en la calle naturalmente, le descerrajasen 3 cobardes tiros en la nuca. Le cuento estos detalles por el hecho de que en la actualidad puede parecer exagerado o bien increíble que alguien afirmara eso, ¿verdad?Ahí están las actas del Municipio de Pamplona para acreditarlo. Y esto no fue una salvedad, era la regla en los municipios donde tenían nutrida representación los que ahora le dejan a sentarse donde se sienta. Sra Chivite, los que vivían mejor con ETA eran los etarras, sus cooperadores, sus amigos, los que los justificaban, los que los asistían en la política. Los compañeros de quienes condicionan su tarea de gobierno y, habitualmente, mismos. El resto, todos y asimismo, éramos aspirantes a víctimas, como los 857 que pasaron de aspirantes a escogidos.El planeta prosigue del revés. En lugar de respaldar a las víctimas de ETA y velar por su memoria, su Partido Socialista de Navarra prefiere «normalizar» a los herederos de ETA, a los amigos de ETA con jefe etarra a la cabeza. Prefieren faltar a las formas a una viuda que tras 15 años prosigue rogando Justicia para su marido guarda civil asesinado. De la que afirman que no le saludó a en Leiza por el hecho de que iba en las listas de un partido de derechas, que según parece somos ahora los que vivimos peor que cuando ETA nos asesinaba. Peor que entonces no vive absolutamente nadie, ni en Navarra ni en el resto de España, por el hecho de que nada puede superar el horror de la muerte. Mas la indignidad no deja vivir satisfecho, Sra. Chivite, o bien no debería.

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *