Este año se inaugurará la novena generación de consolas de sobremesa. Un instante magnífico en el que la industria del juego para videoconsolas se deja el lujo de enseñar la evolución de la tecnología. Microsoft y Sony estarán de nuevo en la primera línea de batalla como en las últimas etapas, con permiso, naturalmente, de Nintendo que tiene una vocación más independiente. Por el momento, ya se conocen todos y cada uno de los detalles de la familia Xbox. Va a haber 2 modelos diferentes. ¿Cuál puede interesarte más?

Las dos plataformas, y a falta de examinarlas en condiciones cuando se genere el lanzamiento, prometen dar un salto notable en su potencia gráfica. Eso sí, están orientadas a 2 públicos diferentes. Mientras que la Xbox Series X va a ser el caballo de batalla por peculiaridades, la Xbox Series S se intuye asimismo un interesante producto por entero concebida para el juego digital. Van a llegar el próximo 10 de noviembre.

Ahí reside la primera una gran diferencia. Por el hecho de que la Series S no aguantará discos físicos. Es la versión más básica mas no por esta razón menos esencial por el hecho de que, como gran baza a favor suyo, su precio: 299 euros. Es tan alcanzable que, probablemente, para muchos usuarios va a ser su primera opción de adquiere. Y no extraña por el hecho de que es, a priori, muy competitiva teniendo presente la escalada de costes que va a probar esta generación en comparación con la precedente.

Va a tener, además de esto, un tamaño sensiblemente inferior que la versión «hormonada» de Microsoft. Lucirá una gran reja en la parte frontal desarrollada para una mejor recirculación del calor. Va a ofrecer una resolución Full HD (1.080 p.) en comparación con el 4K de la Xbox Series X, con lo que va a estar más concebida para aquellos jugadores que no tienen un TV compatible con esta calidad gráfica. Conque puede ser un producto ideal para aquellos jugadores que no hayan dado el salto a las teles 4K.

No contar con un lector incorporado va a producir un enorme discute, pues muchos usuarios prefieren el formato físico y los beneficios que ello acarrea, como prestar los juegos a ciertos amigos. Mas, por contra, la industria ha comenzado a girar poco a poco más cara el consumo digital y las plataformas en «streaming». Ahí es donde va a cobrar mayor relevancia probablemente el servicio de descarga Game Pass de Microsoft, que deja subscribirse a una plataforma que da acceso a multitud de juegos.

Hay que tener en consideración que muchos de esos títulos libres no son actuales debido al modelo comercial, mas asimismo hay que comprender que un perfil de consumidor muy mayoritario no le da a eso una excesiva relevancia. Del mismo modo que ocurre con su «hermana», la nueva sobremesa va a ser retrocompatible con una parte esencial del viejo catálogo de la marca. Mas, claro, va a haber que tener en consideración que va a ofrecer solamente 512 GB de almacenaje, la mitad de la Series X. En cambio, hay que reconocer un aspecto positivo: se puede ampliar a través de memorias externas. Algo es algo.

Potencia salvaje
Al contrario, la Xbox Series X va a ser más potente mas, naturalmente, eso va a tener un precio: 499 euros. A nivel técnico, promete tener aun más fuerza que su contrincante directo, la PS cinco. Alcanzará los 12,15 teraflops de potencia salvaje, el doble que la Xbox One X, y 16 GB de RAM GDDR6. Presentará gráficos en 4K de forma nativa, si bien asimismo va a ser capaz de reescalar la imagen hasta lograr 8K, el nuevo estándar a perseguir por la industria para televisores grandes. Va a contar con un SSD, una unidad de estado sólido, que dejará que la escritura de información va a ser rapidísima y va a ser compatible con la tecnología de trazado de rayos por hardware («ray-tracing», en el argot del ámbito).

Va a contar con una memoria de 1 Terabytes, más que suficiente para cobijar doce juegos al tiempo. Su diseño será muy grande, de estética sobria y cuadricular, que requerirá de dedicarle un espacio bastante desprendido al lado del TV. En comparación con la Series S, la potencia va a ser bastante inferior, puesto que la GPU (unidad de procesamiento de gráficos) se quedaría limitada a cuatro teraflops y 10 GB de RAM. Entonces, va a haber que examinar el catálogo de juegos libres, mas van a estar al alcance los títulos multiplataforma como las próximas series de Assassin Creed o bien Fifa, CoD.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *