La séptima generación del Serie tres viene a ser una interpretación mejorada y actualizada de la berlina media tradicional, mas con los atributos tradicionales de BMW potenciados y afinados. En el caso del 330i, la variación más prestacional hasta la llegada del M340i de 374 CV, esto se traduce en unas cualidades activas todavía mejores, un confort de marcha y acústico sencillamente espectacular, un entorno interior aún más prémium y un motor evolucionado en desempeño y eficacia hasta límites bastante difíciles de digerir técnicamente.
Se trata de un 2 litros con tecnología TwinTurbo que rinde 258 CV de potencia con extrema suavidad en la zona baja y media del cuentavueltas, mas que radicaliza su contestación y su entrega conforme ascienden las revoluciones. Dulce y refinado en circulación pausada; beligerante y concluyentes frente a una mayor demanda, este bloque desbanca meridianamente la necesidad de decantarse por el renombrado 6 tubos online de 3 litros de la marca para aquellos conductores que deseaban en su berlina deportiva suavidad de funcionamiento y grandes reservas de potencia.

El motor del nuevo 330i –asociado solamente a una caja Steptronic de 8 relaciones– es capaz de conseguir registros de consumo prácticamente inverosímiles para un vehículo de su clase (cuatro,70 m de largo) con las posibilidades y el desempeño que acredita: de 0 a 100 en cinco,8 segundos. Conforme la marca, certifica solo cinco,8 litros de media, y la verdad es que sus consumos reales por autopista a velocidades legales son de poco más de 7 litros, con picos de 9 en circulación mixta carretera-urbe a ritmos animados.

Agradable dualidadLa personalidad activa del 330i se refleja meridianamente en su eficiente comportamiento. Es hasta 55 kg más ligero que su precursor, tiene un centro de gravedad más bajo, vías más anchas y una distribución uniforme de pesos 50:50, al paso que la rigidez del bastidor y de los apoyos de la suspensión se ha aumentado significativamente.
Todo ello tiene una repercusión positiva y directa en su aplomo, agilidad, precisión y estabilidad a gran velocidad. No obstante, el nuevo Serie tres tiene asimismo un carácter señorial más acusado que lo acerca a modelos de representación superiores (como el Serie cinco) merced a unas dimensiones mayores y a unos contenidos más suntuosos. Es 85 mm más largo que su precursor y 16 mm más ancho, al paso que la distancia entre ejes medra 41 mm.

Esta doble personalidad tan bien equilibrada se puede acentuar a través de la selección de modos de conducción, que realmente convierten el talante del vehículo. De este modo, en la situación ECO Pro, el turismo anula su ímpetu mecánico y flota a candela cuando puede para disminuir al mínimo consumos, con la consecuente sensación de sigilo y serenidad.
En cambio, los modos Sport –y Sport+ sobre todo– despiertan a la bestia. Considerablemente más firme y tensionado, el genio de su motor se hace evidente con una sonoridad más beligerante y una reactividad más afilada y también incisiva.
Su estética –como es frecuente en el Serie 3– refleja atinadamente esta combinación de deportividad y elegancia tan característica del modelo, al paso que el habitáculo evoluciona asimismo con buen criterio cara un entorno más tecnológico y complejo sin dejarse llevar en demasía por la fiebre de las omnipresentes pantallas táctiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *