Cómo se deben adaptar conductores y peatones al cambio de hora


Con el cambio de hora los días tendrán a partir de ahora menos horas de luz y por tanto, los conductores circularán más tiempo de noche. Una situación que hace
que las carreteras sean más peligrosas. Pero además de los conductores, también los peatones tienen que tener en cuenta la entrada del otoño y del horario de invierno y hacerse más visibles para evitar percances de tráfico.

La noche también puede representar un verdadero peligro para otros usuarios de las carreteras, desde patinetes a bicicletas pasando por los propios
peatones o incluso animales que pueden circular por las carreteras. De hecho, la luminosidad tiene un papel determinante en el número de muertes de peatones en vías interurbanas. Por ello no es de extrañar que, de acuerdo con datos oficiales, el 70% de los atropellos mortales se produzcan durante el crepúsculo o la noche y, de estos, el 90% en vías sin suficiente iluminación.

Estudios han demostrado, además, que un conductor no percibe a un peatón hasta estar a 10 metros de distancia, un tiempo insuficiente para evitar accidente, y más aún de noche. Por ello, los conductores deben prestar especial atención no solo a la vía y a los otros vehículos, sino también a los peatones que puedan estar en la carretera.

Cada año, decenas de personas mueren en las carreteras tras sufrir una avería, un incidente o al tratar de ayudar a otros conductores que se han quedado varados. según la Dirección General de Tráfico, durante el invierno es cuando se producen el 30% de los heridos y fallecidos por accidente de tráfico de todo el año. Algo en lo que efectivamente intervienen las condiciones meteorológicas como las que estamos experimentando, y también la reducción de las horas de luz.

Para evitar que esto suceda, desde este verano
las luces de emergencia V-16 como
Help Flash
se han convertido en el sustituto legal de los triángulos de emergencia.

Contar con una baliza de señalización de incidentes en carretera permite que, en caso de accidente o avería, el conductor se haga visible a los demás usuarios de la vía sin necesidad de salir del vehículo y correr riesgos innecesarios.

Para quienes se van a poner al volante es importante seguir una serie de recomendaciones como las que nos trasladan los expertos de
Ald Automotive
:

1. Moderar la velocidad: con el aumento de las horas de oscuridad, se aconseja adaptar la velocidad a las nuevas condiciones y aumentar la distancia de seguridad para detener el vehículo ante cualquier imprevisto.

2. Utilizar correctamente las luces: ante el cambio horario hay que usar el alumbrado al menos una hora antes de la puesta de sol. Asimismo, utilizar correctamente la luz de cruce y carretera, para evitar deslumbramientos a los usuarios de otros vehículos. es necesario conocer todos los alumbrados que hay en nuestro utilitario y cuándo utilizarlos. La luz de posición solo sirve para señalizar el vehículo cuando está estacionado en una vía mal iluminada; la luz diurna debe encenderse siempre que el coche este en movimiento; la luz de cruce o ‘cortas’ son obligatorias desde el anochecer hasta al amanecer, así como en los túneles o ante condiciones de visibilidad reducida y la luz de larga alcance esta permitida fuera de la zona urbana y cuando no provoquemos deslumbramientos a otros conductores.

3. Adecuar la luz interior del vehículo: hay que evitar conducir con las luces interiores encendidas, pues la diferencia de contrastes entre el interior y el exterior perjudica la visión del conductor. Existen además una serie de «reglas de oro» que siempre deberemos seguir a la hora de encender y apagar las luces de nuestro vehículo, tal y como nos recomiendan desde
Autocasión.

En primer lugar, si al conducir vemos delante o por los laterales la sombra de nuestro coche, enciende las luces de cruce. En efecto, si vemos nuestra propia sombra, es porque el sol está muy bajo y da de espaldas. Esto significa que deslumbra al resto del tráfico. Para que nos vean bien, tanto quienes nos preceden como los que circulan de frente, es imprescindible encender las luces de cruce.

Si bajas el parasol, enciende las luces: si te molesta el sol, es porque éste va bajo y su luz directa entra por el parabrisas o las ventanas laterales. En estas condiciones sucede lo mismo que en el ejemplo anterior.

Al entrar en un túnel, enciende las luces. Su uso es obligatorio y, además, te lo recuerdan con una señal de obligatoriedad a la entrada y un recordatorio de apagado al salir del túnel. El sensor automático que enciende las luces tiene un leve retraso de encendido, por lo que, durante unos instantes, somos invisibles y, además, los coches con luz de marcha diurna no encienden el alumbrado trasero, por lo que no nos ven.

Aunque sea de día (el sensor de luces automático no siempre las enciende), la lluvia reduce la visibilidad: suele suceder en días nublados, lo cual reduce la luz, los parabrisas mojados empeoran la visión y las propias gotas de lluvia reducen la visión. Por lo tanto, nos verán mejor si conectamos las luces de cruce, no las de posisición ni las de marcha de diurna.

Si hay niebla, enciende las luces de cruce. Al igual que con lluvia y aunque sea de día, no se nos ve correctamente. Encender las luces es prioritario. El piloto de niebla trasero es muy molesto de noche y solo debe utilizarse si la niebla es muy densa y la visibilidad muy escasa.

Además muchos conductores desconocen que la luz de niebla trasera se enciende independientemente de las de niebla delanteras porque resultan más molestas. Por la noche debemos apagar la luz de niebla trasera si llevamos un coche cerca y nos ve suficientemente bien con la luz de posición. Además de deslumbrar y molestar al conductor que nos sigue, el brillo del piloto antiniebla hace que las luces de freno de nuestro coche apenas destaquen, por lo que percibirán más tarde cuando frenemos, lo que aumenta el riesgo de sufrir un accidente por alcance.

4. Aumentar la frecuencia de mirada por los retrovisores: con el aumento de las horas de oscuridad se aconseja mirar cada 10 segundos los espejos para vigilar lo que nos rodea.

5. Hidratarse: el cambio horario puede producir cansancio y fatiga. Si durante la conducción sentimos esas sensaciones, mejor no aumentar el consumo de cafeína, que producirá nerviosismo. En cambio, se recomienda consumir, de forma moderada, agua y bebidas azucaradas.

6. Estado de ánimo: el horario de invierno puede afectar al ánimo del conductor, provocando abatimiento e incrementando la sensación de sueño. Es importante no abusar de la calefacción y, si lo consideramos adecuado, conducir acompañados cuando anochezca.

7. Revisar las ópticas del vehículo: el número de horas de luz se reduce hasta en 6 respecto al verano. De ahí que se aconseje revisar el alumbrado del coche. En vehículos sin luces diurnas mejor circular con la luz de cruce puesta para hacernos más visibles

8. Las lunas, limpias: con el cambio horario es importante llevar los cristales limpios, sobre todo el parabrisas para evitar reflejos en la conducción

9. Ojo al parabrisas: el estado de las escobillas y el nivel del líquido lavaparabrisas debe ser óptimo, para favorecer la conducción segura en horario nocturno

10. Reglaje de los espejos retrovisores: antes de comenzar viaje, comprobarlos para evitar que nos deslumbren las luces largas del vehículo posterior.

Según explican desde la
Dirección General de Tráfico DGT
,los retrovisores se tienen que ajustar siempre antes de iniciar la marcha. El espejo interior hay que centrarlo con la luna trasera del coche para ver bien lo que sucede detrás del vehículo. Y los espejos exteriores hay que abrirlos lo máximo posible y ver lo mínimo posible de la carrocería del coche.

Para comprobar si están bien ajustados, cuando estés conduciendo y un coche se aproxime a ti por detrás, deberías verlo primero en el espejo interior. Cuando cambia de carril, irá desapareciendo del retrovisor para aparecer en el exterior. La transición debe poder verse bien sin retrasos ni saltos, es decir, sin perder de vista en ningún momento la visión de ese vehículo.


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *