Perder una memoria USB o bien pendrive es algo parcialmente frecuente. El inconveniente es cuando en el dispositivo hay información de la que no se ha hecho una copia o bien que es sensible desde el punto de vista personal o bien laboral y no debería caer en manos extrañas. La Oficina de Seguridad del Navegante (OSI) ha emprendido una campaña para rememorar la relevancia de resguardar apropiadamente los aparatos electrónicos, entre ellos las memorias externas, con una serie de consejos de simple aplicación. Los pasos para cifrar un dispositivo USB de almacenamiento empiezan, en sistemas operativos Windows, con la herramienta “BitLocker”, desarrollada por Microsoft y que acostumbra a venir preinstalada en prácticamente todas las versiones de su sistema operativo. Con esta herramienta, para cifrar un USB o disco duro solo hay que que ir a la carpetita «Este equipo» donde se alistan todas y cada una de las unidades de almacenaje del PC. Si no se sabe llegar a esta carpetita es suficiente con redactar su nombre en el menú de comienzo de Windows y acceder de manera rápida. Ahora, hay que hacer click derecho sobre el dispositivo y/o unidad que se quiere resguardar y seleccionar la opción Activar BitLocker para comenzar el proceso. En ese instante se va a entrar a una ventana en la que se dan a seleccionar 2 opciones para desbloquear la unidad. Hay que activar la primera, «Usar una clave de acceso para desbloquear la unidad«, y ahora, escribir la clave de acceso que emplearás para el cifrado. Tras pulsar en Siguiente, Windows va a decir que va a producir una clave de restauración para el presunto en el caso de que se olvide la clave de acceso, y va a ofrecer guardarla en la cuenta Microsoft, en un fichero o bien imprimirla. Se puede seleccionar la versión que se quiera, explican los especialistas de la OSI. Cuando se vuelva a pulsar en Siguiente, va a haber que elegir entre 2 opciones de cifrado: uno veloz que cifra solo el espacio empleado y otro más lento que cifra por completo la memoria USB. La diferencia radica en que la segunda opción cifrará asimismo los datos que se puedan haber borrado, mas que todavía podrían ser recuperados. Una vez escogida una de las 2 opciones y pulsado en Siguiente, se llega a una nueva ventana con otras 2 opciones más para seleccionar el modo perfecto de cifrado. a.Modo de cifrado nuevo. Está ideado para unidades fijas de un solo dispositivo como puedan ser discos duros que están dentro del portátil. b.Modo Compatible. Hay que seleccionar si se quiere que el USB que se marcha a cifrar pueda usarse en otros ordenadores Windows. y en consecuencia, es la opción más aconsejable. Nuevamente, hay que pulsar en Siguiente para ir a la última ventana en la que se alistan todas y cada una de las opciones escogidas. Si se está conforme con todo, hay que pulsar «Iniciar cifrado«. En dependencia de la configuración que se haya escogido se va a tardar aproximadamente tiempo, mas generalmente no habría de ser demasiado. Cuando se conecte esta unidad en un equipo Windows, primero va a dar un fallo de lectura. Ahora, va a mostrar una notificación anunciando que se halla protegido con BitLocker. Al pulsar sobre ella aparecerá un cuadro en la parte superior derecha del escritorio para redactar la clave de acceso. Al hacerlo se va a entrar con normalidad en la unidad. Cómo cifrar el USB en Apple En caso de que se tenga un dispositivo Apple con sistema operativo Mac OS, el proceso es más fácil que en Windows, recuerdan los especialistas de la Oficina de Seguridad del Navegante. “Lo único que debes hacer es conectar el USBal equipo y hacer click derecho sobre su icono cuando aparezca en el escritorio. En el menú desplegable solo deberás seleccionar la opción «Encriptar» para introducir la clave de acceso con la que lo quieres bloquear”, explican. En el caso de GNU/Linux, es suficiente con hacer click derecho sobre la unidad. La opción a seleccionar, en un caso así, es «Formatear volumen«.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *