incorporar la actividad física a tu rutina diaria para mejorar la salud

En ocasiones puede ser complicado incorporar dentro de la rutina del día a día el hábito de ejercitarse. Sin embargo, existen herramientas y formas para hacerlo más sencillo, sin tener que dejar la comodidad del hogar ni renunciar a la posibilidad de grandes resultados.

Es sabido lo imprescindible que es el ejercicio físico para un buen estado de salud. Sin embargo, no todas las personas logran organizarse para llevarlo a cabo, ya sea por falta de tiempo, de recursos o de motivación. Lo cierto es que, a veces ejercitarse puede ser difícil y lo sabemos. Por eso, contamos cómo puedes comenzar a hacerlo fácilmente y sin complicaciones.

Las bicicletas: una inversión acertada

Sin lugar a dudas, podemos afirmar que una de las mejores inversiones que se pueden hacer en materia de artículos para actividad física son las bicicletas fijas, de biking o spinning. Se trata de una herramienta que puede durar por años y con la que se puede realizar numerosa cantidad de ejercicios para mantener una rutina estable. Tenéis más información aquí si quieres saber sobre los distintos modelos que se encuentran disponibles, con sus respectivos precios y las comparativas de las mejores relaciones precio-calidad.

Elegir una bicicleta para casa no es difícil y son realmente útiles para ejercitarse de forma sencilla. Además, puedes hacerlo mientras escuchas música, miras televisión o algún video en el ordenador, ya que se mantienen en su lugar constantemente y puedes colocarlas en donde más te guste. Lo cierto es que hacer ejercicio lleva tiempo. Muchas veces, lo que desmotiva a algunas personas es el hecho de tener que ir a un gimnasio o a un parque para hacerlo.

No todos disponen del tiempo necesario para integrar en su agenda diaria el ir a un gimnasio y a veces se trata de la falta de entusiasmo para ejercitarse, por eso, las actividades en casa suelen ser una muy buena alternativa. Lejos de lo que pueda pensarse, hacer ejercicio en casa no es necesariamente menos serio que hacerlo en otro lugar. Todo depende de las ganas y el compromiso que uno le atribuya. Además, si hablamos de las bicicletas de spinning obligatoriamente hay que mencionar los excelentes resultados que se pueden obtener en corto tiempo.

¿Qué tener en cuenta?

Al momento de optar por una bicicleta de spinning es necesario saber algunas cosas esenciales. En primer lugar, se trata de un aparato pensado para llegar a altas velocidades, por lo que es importante que pienses en el espacio que tienes disponible en tu hogar y que la superficie sea llana, para que la base de la bicicleta no pueda deslizarse. Por otra parte, tendrás que tener en cuenta el peso límite que esta puede soportar, así como el peso del volante de inercia.

Esto último tendrá un papel elemental en la exigencia de los ejercicios. En otras palabras, será lo que determine la cantidad de fuerza que tendrás que emplear para alcanzar determinados objetivos. Normalmente, a aquellas personas que recién comienzan y que no están tan acostumbradas al ejercicio físico diario o intenso, se les recomienda el peso de volante de inercia más liviano, que ronda entre los trece y los quince kilos. Para quienes tengan el hábito más arraigado, se aconsejan pesos de entre dieciséis y veinte kilos, o más.

Si te interesa además conocer los tiempos transcurridos o las distancias que has recorrido en cada sesión, podrías investigar cada modelo y prestar atención a las funciones que traen incorporadas. Muchas de ellas traen consolas de fácil uso que muestran toda la información necesaria. Esto será muy útil para que sepas exactamente cómo vas evolucionando semana a semana.

En cuanto a la cantidad de sesiones que realices, dependerá de tus tiempos y de cómo decidas organizarte. Verás que poco a poco irás encontrando la manera de hacerlo de forma estable, en los pequeños espacios de los que dispongas en tu itinerario de actividades. Al fin y al cabo, estar veinte minutos o media hora en la bicicleta siempre será mejor que no hacer nada en absoluto. Y a medida que vayas desarrollando mayor resistencia y acostumbrándote al hábito del ejercicio, podrás rendir mucho más sin siquiera darte cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *