Cómo evitar que tus neumáticos hagan ruido


La
adquisición de neumáticos nuevos por parte de los consumidores lleva implícita cierta complejidad para saber cuál de las opciones disponibles será la más silenciosa para su coche. Además, el ruido de los neumáticos se ve afectado por varios factores, como el modelo y el tipo de vehículo, las llantas, el compuesto de la goma, el tipo de carretera, la velocidad de conducción y también el clima. Puede haber incluso diferencias entre coches similares, lo que hace que las comparaciones exactas solo sean posibles en situaciones en las que se utiliza el mismo coche y en condiciones idénticas. De hecho, tanto el ruido externo de la rodadura como el producido en el interior del habitáculo son aspectos diferentes, pero ambos se pueden reducir con un correcto mantenimiento del coche y de los neumáticos.

Sin embargo, se pueden tener en cuenta unas pautas generales, según
Nokian Tyres
: cuanto más blando sea el compuesto de la banda de rodadura del neumático, existe mayor probabilidad de que se reduzca el ruido. Además, los neumáticos de perfil alto también suelen ser más cómodos y silenciosos de conducir que las alternativas de perfil bajo.

Por otro lado,
los neumáticos de verano y de invierno contienen en la etiqueta de la UE información sobre el nivel de ruido. Sin embargo, el ruido de los neumáticos que mide la etiqueta europea es únicamente el exterior, por lo tanto, no tiene en cuenta el que se escucha desde dentro del vehículo. Éste mismo y el ruido exterior pueden ser incluso polos opuestos, y reducir uno puede aumentar el otro.

Asimismo, muchos conductores deben tener en cuenta que el cambio de neumáticos produce sensibilidad respecto al ruido. Además, los neumáticos viejos tienen una baja profundidad de la banda de rodadura, lo que crea una sonoridad diferente al de los neumáticos nuevos que cuentan con un diseño intacto de la banda de rodadura.

En cierta medida, los conductores pueden influir en el ruido de los neumáticos. En primer lugar, los conductores deben asegurarse de que los neumáticos del coche estén en perfecto funcionamiento. Por ejemplo, si la geometría de la suspensión no está dentro de las especificaciones del fabricante, lo que da lugar a ángulos de dirección incorrectos, los neumáticos se desgastarán de forma desigual y generarán más ruido. Incluso si las ruedas están bien alineadas, se deben rotar los neumáticos para que se desgasten de manera uniforme. El ajuste de la presión de inflado también puede afectar al ruido de los neumáticos.


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *