Cómo conseguir el confort térmico de tu casa

El aislamiento térmico y la compañía eléctrica son las claves

La actual situación ha traído consigo una nueva forma de ver las casas, en la que buscamos el máximo confort en ellas y hacerlas más acogedoras. Si antes algunas estancias eran lugares de paso, ahora tratamos de disfrutarlas e incluso de sacarles partido convirtiendo algunos rincones en espacios de trabajo.

Conocer los puntos fuertes y los débiles de nuestro hogar

Para estar cómodos en casa el elemento más básico es alcanzar un confort térmico en el que la temperatura oscile entre los 19° en invierno y los 23° a 25° en verano, lo cual nos permite estar a gusto a la vez que ahorramos en la factura. Un consejo es cambiar de compañía a una que nos ofrezca mejores tarifas. Por ejemplo, OVO Energy, tiene la mejor tarifa de luz verde y cambiar de distribuidor de energía es bastante sencillo. En esta línea hemos de tener en cuenta otros detalles como asegurarnos de que las ventanas de la vivienda están correctamente selladas, porque está comprobado que por ahí hay filtraciones que nos hacen subir la factura.

Calidad energética

La apuesta por la utilización de energías verdes es necesaria para preservar la capa de ozono, a la que llevamos años lanzando gases altamente contaminantes. Las grandes empresas ya están teniendo iniciativas favorecedoras de la sostenibilidad y los ciudadanos hemos de adoptar también algunos hábitos que son sólo pequeños gestos pero que juntos suman mucho.

No somos suficientemente conscientes de la importancia del aislamiento térmico, que es necesario no sólo para enfrentarnos al frío en invierno sino también para ahorrar en la factura durante todo el año. Si tu casa no está suficientemente caliente en invierno a pesar de los esfuerzos, es muy posible que no esté bien aislada. Con un buen aislamiento mantendremos más uniforme la temperatura, logrando contener el frío del exterior o el calor en su caso. Ese aislamiento térmico de paso contribuye también al aislamiento acústico de los sonidos del exterior, con lo que ganamos en tranquilidad en el hogar.

Es importante hacer una labor de analizar, detectar y corregir las carencias de las viviendas para que sean espacios saludables. Además de un buen aislamiento para que no se nos escape por ahí la factura, debemos saber cuál es la temperatura correcta del día y de la noche. Ésta oscila entre los 20°-21° durante el día y entre 15°-17° por la noche. Si mantenemos esa temperatura evitaremos más gastos de la cuenta.

Factores ambientales que inciden en la salud

Otro factor clave es tener en cuenta la temperatura del exterior y su influencia en el grado de humedad de la casa. Lo saludable es que esa humedad interior oscile entre el 30% y el 50%, en función de la temperatura que haga en el exterior. Si hace calor se necesitará en el interior un grado mayor de humedad que cuando hace frío fuera.

Todo influye indirectamente en el confort del hogar. Principalmente la temperatura pero también la distribución del espacio, la luminosidad o los colores. En general se podría decir que pasamos alrededor del 80-90% de nuestro tiempo en un espacio interior, ya sea en el hogar, la oficina o el transporte público, entre otros. Por eso es importante que en todos estos lugares haya un confort térmico que contribuirá a nuestro bienestar.

Si miramos las estadísticas, veremos que alrededor del 48% de la energía que consumimos va destinada a calentar la casa en invierno o enfriarla en verano, según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE). Así que hay que tomarse muy en serio recurrir a empresas de tarifas de luz verde que de paso contribuyan a un ahorro en la factura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *