Sin internet no somos nada. En especial en estos tiempos de pandemia (y nevadas), en los que se ha transformado, para muchos, en la única herramienta que deja sostener el contacto social. No obstante, para no correr ningún peligro, es esencial que conozcamos bien el funcionamiento de nuestro router: ese dispositivo con forma de caja que nos deja conectarnos a la red merced al WiFi. Con la intención de que seamos capaces de conocer su funcionamiento, y de resguardarnos de cualquier ataque o bien intento de hurto, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) ha compartido últimamente una guía los pasos que los usuarios deben dar para transformar su conexión en una fortaleza.

«El enrutador es el dispositivo que nos deja conectarnos y navegar por Internet. Configurarlo con corrección evitará, en buena medida, que alguien sin permiso utilice nuestra red y también invada nuestra privacidad y seguridad», explican desde Incibe al respecto. Conforme con la corporación, la primera cosa que debemos hacer cuando adquirimos un enrutador nuevo es comprobar su configuración para revisar si es suficientemente segura. Para esto debemos coger la dirección IP del dispositivo y ponerla en el navegador que deseemos, así sea Google Chrome, Safari o bien cualquier otro.

Conoce tu conexión
Tras efectuar la busca, el usuario va a ver de qué manera le brinca una pantalla en la que se le piden las credenciales de su enrutador para iniciar la configuración. «En ocasiones, acostumbran a venir escritas por defecto en el propio enrutador, otras veces acostumbran a ser genéricas, del tipo user:admin / password: admin user: admin / password: 1234», explican desde Incibe. Una vez ingresadas, vamos a acceder al menú de configuración, que va a estar dividido en múltiples apartados. Si bien los distribuidores de servicios de internet ofrecen un diseño propio y los elementos del menú pueden cambiar, en líneas generales, poseen opciones y apartados bastante similares.

El primero es «Mi red local», que es donde aparecen recogidos los dispositivos que están conectados al enrutador. Asimismo es frecuente que en este apartado se recojan los que lo han estado anteriormente, con lo que se puede revisar merced a ello si algún tercero ha estado conectado a la red en algún instante sin que nos demos cuenta. Asimismo vamos a poder revisar la información de la red, como el nombre, la clave y el protocolo de seguridad desde el apartado «WiFi».

En «Información y diagnóstico» encontraremos el estado de las diferentes funciones y servicios del enrutador, como internet, teléfono, la red WiFi o bien la nutrición. Por su parte, podemos revisar los factores del sistema para conocer los datos del género de enrutador, su número de serie y otros datos técnicos. Para finalizar, vamos a ver una alternativa de «Configuración avanzada», lugar desde el que vamos a poder acceder a una extensa pluralidad de configuraciones, como la del «firewall», que deja alterar el nivel de protección del enrutador. «Una vez estemos familiarizados con los diferentes apartados y secciones de la interfaz, vamos a poder empezar a efectuar las modificaciones en nuestro enrutador. Las posibilidades son muchas, mas nos vamos a centrar en aquellas configuraciones que nos asistan a acrecentar la seguridad de nuestro enrutador y de los dispositivos conectados a la red», afirman desde el Instituto Nacional de Ciberseguridad.

Actualiza
Desde el menú de configuración el usuario puede hacer los cambios precisos a fin de que el dispositivo sea lo más seguro posible. Y para lograrlo, es esencial que, como cualquier dispositivo electrónico, se sostenga actualizado y, de esta manera, se supriman posibles vulnerabilidades que hayan sido descubiertas por el fabricante. En el menú del WiFi, el usuario va a poder hallar un apartado en el que aparecerá «Actualización del software», si bien desde INCIBE explican que dependiendo del modelo el nombre puede ser diferente: «Una vez hagamos click, se nos notificará de si el dispositivo está ya actualizado a la última versión, o bien nos dará una alternativa para hacerlo. Resulta conveniente entrar algunas veces a la opción para realizar esta comprobación y prevenir posibles brechas en la seguridad de nuestra conexión a internet».

Cambia la clave de acceso
Los enrutador vienen de factoría con claves y nombres predeterminados con los que el usuario puede emplearlos. No obstante, para eludir peligros, es esencial mudarlos en cuento hallemos un hueco para esto. Para efectuar la operación, y progresar la seguridad del enrutador, se debe buscar la opción de cambio de clave de acceso en «Configuración avanzada» y en «Administración», que es donde acostumbra a estar recogida en general. Allá se nos va a dar la opción de efectuar el cambio. «Es esencial que usemos una clave de acceso suficientemente robusta para resguardar el acceso a la interfaz de configuración de nuestro router», explican desde Incibe. También, la corporación aconseja emplear entre 8 y diez dígitos; conjuntar minúsculas, mayúsculas, números y símbolos; y regresar a efectuar la operación, cuando menos, un par de veces por año.

Esta operación asimismo debemos efectuarla con las claves del WiFi. Para esto deberemos ir al apartado «WiFi» del menú de configuración y buscar «Clave WiFi principal». El proceso que debemos continuar va a ser afín al que hemos descrito previamente. «Es probable que, tras mudar la clave de acceso de nuestra red wi-fi, el enrutador necesite reiniciarse y aquellos dispositivos que estaban conectados a la red, deban reconectarse introduciendo la nueva clave de acceso como medida de seguridad», informan desde Incibe.

Y el nombre
Cuando cambiamos claves de acceso, y empleamos nuevas claves robustas, resulta más difícil que un ciberdelincuente pueda robárnoslas a través de un ataque y acceder a nuestra red y también información. No obstante, asimismo es conveniente darle un nuevo nombre a la red WiFi. «El inconveniente radica en que los nombres con los que acostumbran a identificarse por vez primera las redes WiFi tienen información sobre el distribuidor del servicio de internet. Un atacante suficientemente hábil podría buscar información sobre de qué manera acceder al panel de administración, credenciales frecuentes o bien vulnerabilidades con los que aprovecharse y acceder al dispositivo para entonces realizar las modificaciones que desee o bien hurtar información fácilmente», alertan desde Incibe.

Para esto, es esencial emplear un nombre azaroso o bien que no pueda vincularse con nosotros o bien nuestro distribuidor de internet. La mayor parte de enrutadores asimismo ofrecen una configuración añadida para esconder el nombre de la red WiFi. Esta es una medida para eludir que terceros traten de conectarse a nuestra red. Al marcar la opción de esconder el nombre, los programas para advertir redes libres no van a mostrar nuestra conexión.

Filtra los dispositivos que pueden acceder
De las mejores medidas de seguridad que podemos tomar para progresar la seguridad de nuestro internet familiar es filtrar los dispositivos que cuentan con acceso. Esto se puede lograr en el apartado de «WiFi» o bien «Redes». Si pulsamos encima aparecerá una función que deja el filtrado de MAC, que es un código único que incluyen los dispositivos electrónicos.

Para conocer los nuestros debemos fijarnos en el sistema operativo y en el fabricante. Con una veloz busca en la red del modelo del dispositivo podemos hallar la manera de acceder a la información. Por servirnos de un ejemplo, en el caso de un iPhone, vamos a deber ir a «Ajustes», «General» y «Dirección WiFi». Allá nos aparecerá reflejado el MAC. Si su «smartphone» es Android, la senda va a ser «Ajustes», «Acerca del teléfono» y «Estado». Asimismo existen algunos móviles en los que hay que ir a «Ajustes», «WiFi» y «Ajustes avanzados o bien ajustes adicionales».

Crea una red de convidados
Cuando tenemos convidados en casa es bastante frecuente que alguno consulte por la clave del WiFi para poder conectar su teléfono. Para estos casos, lo más seguro es que tengamos habilitada una red de convidados que sea independiente a la conexión que empleamos en casa. De esta forma, evitaremos peligros superfluos caso de que el dispositivo de el visitante haya sufrido alguna infección por código malicioso sin caer en la cuenta. «Además, vamos a poder limitar algunos factores en esta red como, por poner un ejemplo, el ancho de banda o bien el tiempo de conexión. En dependencia del modelo del enrutador, posiblemente podamos realizar configuraciones auxiliares, como limitar el tiempo de conexión o bien el ancho de banda», explican desde Incibe.

La opción para crear una red de convidados asimismo está recogida en el menú de configuración del enrutador al que hemos accedido desde el navegador. En el menú puede aparecer recogida como «Red para invitados». Sin pinchamos encima vamos a poder ponerle clave de acceso y, dependiendo del modelo, alterar los factores que se quiera.

Cuidado con los pequeños
Internet puede ser una herramienta esencial para el aprendizaje de un pequeño, singularmente con el Covid-19 sobrevolando, mas es esencial marcar unos límites. Para eludir peligros podemos activar el control parental, que deja bloquear ciertas páginas webs que no sean apropiadas para los pero pequeños de la casa. «Incluso, deja filtrar ciertas palabras a fin de que, en el caso de hallar una web con dichos contenidos, esta se bloquee y no lleguemos a acceder a ella», recuerdan desde Incibe.

No todos y cada uno de los enrutadores en el mercado disponen de la opción de WiFi parental. En el caso de que esté libre, se puede revisar en el menú. Asimismo hay casos en los que es posible limitar aun el timepo de conexión.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *