Cómo conducir con nieve en pleno temporal según los expertos



Este año un regalo inopinado ha puesto el conclusión a la visita de los Reyes Magos. La borrasca Filomena cubrirá media España con un mantón blanco hasta el fin de semana, con espesores de entre 20 y 40 centímetros en el interior peninsular. Y lo que puede ser ser agradable a la vista no lo es tanto en el momento de coger el vehículo. Los especialistas, en verdad, recomiendan eludir cualquier desplazamiento que no sea indispensable.

2 palabras son clave: prevención y prudencia. Pues como recuerda la Dirección General de Tráfico (DGT) y sabe cualquier conductor experimentado, «nieve, hielo, bruma, lluvia y viento alteran significativamente las condiciones de circulación y mayores contrariedades a las previstas en el viaje, generando en el conductor fatiga visual y incremento de la tensión nerviosa».

Meditar un par de veces
«Las previsiones son suficientemente malas para que nos pensemos mucho si verdaderamente es preciso coger el coche», cree Ernesto Nava, directivo de la Escuela RACE de Conducción, que solicita hacer estos días empleo del vehículo privado en las zonas perjudicadas «solo si no queda otro remedio» y tras «hacer una evaluación adecuada de la necesidad de desplazarse» bajo estas condiciones.

Preparación anterior
Si se marcha a efectuar un desplazamiento interurbano es indispensable efectuar una preparación anterior, informándose de las últimas previsiones y de la situación de las carreteras. Asimismo resulta conveniente tener previsto un recorrido alternativo, y asegurar que el vehículo está en perfectas condiciones, en especial los neumáticos. «Un kit de superviviencia con ropa de abrigo, calzado extra, guantes, linterna baterías externas para el móvil y algo de comida y bebida puede ser exageradamente útil», apunta Nava, que insiste en un mensaje: «No salir a la carretera sin ton ni son».

El especialista, con más de 30 años de experiencia impartiéndo cursos de conducción, aconseja montar a lo largo del invierno neumáticos de temporada (con el signo M+S). «Ofrecen un agarre mucho mejor cuando la temperatura baja de los siete grados positivos», pues dismuyen en 31 metros la distancia de frenado a una velocidad de 50 quilómetros por hora sobre la nieve. Si no se pertrechan, hay que llevar cadenas en el maletero por si acaso las autoridades requieren su empleo -desde el nivel colorado de aviso-. Se instalan solo en las ruedas motrices, y resulta conveniente haber ensayado su montaje anticipadamente para no tener que aprenderlo con las manos congeladas (llevar unos zapatos es otro requisito imprescindible) y en el arcen de una carretera nevada.

Buena visibilidad
«Para desempañar los cristales, a una parte de las lunetas, hay que hacer empleo del aire acondicionado, en su situación de circuito, a fin de que reseque el entorno y disipe la humedad», explica Nava. Se puede activar a través de el botón A/C de la climatización. La luneta térmica es otro viejo aliado, aparte de la tradicional rasqueta, de la que hay que hacer un empleo intensivo «y no solo un arañazo para poder mirar. Si no el riesgo de no ver a un viandante es enorme». Para descongelar la luna hay que emplear la propia climatización del vehículo (el agua caliente puede romper el cristal). Usar las luces de cruce a lo largo del día es esencial, mas asimismo lo es no abusar del antiniebla, sobre todo en urbe, y activarlo solo si mismos no podemos ver al vehículo que nos antecede. En caso contrario solo sirve para deslumbrar a terceros.

Movimientos suaves
Ya frente al volante, hay que eludir aceleraciones y deceleraciones bruscas, como adelantamientos. «Anticipación y suavidad, esta es la regla básica para circular en condiciones adversas», conforme Jordi Gené, conduzco, embajador de Seat y tutor eventual en sus cursos de conducción invernal. Pues una zona en sombra puede ocultar una placa de hielo, «lo esencial es sostener la calma y no hacer maniobras bruscas. Se ha de desplazar el volante con la máxima suavidad posible y pisar el freno levemente hasta el momento en que se exceda la placa y el vehículo vuelva a ganar adherencia».

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *