En cuestión de vacunas, en la muy civilizada Europa preocupa tanto el escepticismo creciente en la opinión pública como la caída de los niveles de vacunación. En cuestión de percepciones, el eurobarómetro de abril señaló que un 38% de los europeos piensa que las vacunas pueden provocar la enfermedad contra la que exactamente se supone que debe resguardarles, al paso que las estadísticas muestran que en la primera mitad del 2019 se han detectado en Europa 90.000 casos de sarampión,
más que en todo el 2018. Además de esto, 4 estados de la Unión Europea han perdido el estatus de haber erradicado la enfermedad, y se le puede agregar que la vacunación estacional contra la gripe en los conjuntos de edad se ha reducido en los últimos tiempos en la mayor parte de los países de la UE.

Una radiografía suficientemente alarmante que motivó que el día de ayer se reunieran en Bruselas más de 400 especialistas para buscar soluciones en la primera cima mundial sobre vacunación organizada por la UE y la OMS (OMS). El inconveniente de fondo es la constatación que, si bien las vacunas salvan millones de vida de año en año, las tasas de vacunación están bajando en Europa.

“Algunos juegan con fuego”, afirma Juncker sobre los que rechazan la profilaxis bajo consignas de las redes

“Mientras que en ciertas unas partes del planeta humanos mueren por carencia de vacunas, acá hay personas que ponen en riesgo sus vidas y la del resto rechazándolas. Ciertos no juegan el juego de la prevención y juegan con fuego”, afirmó Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, en la inauguración de la asamblea en la que participaron políticos, sociedad civil, especialistas en sanidad y asimismo representantes de las redes sociales, siendo conscientes del papel que puede jugar la desinformación en nutrir la percepción de una supuesta peligrosidad de las vacunas que ningún informe científico acredita, mas que prosigue extendiéndose a base de cotilleos y especulaciones.

Desde la Comisión Europea se atribuye la caída de las tasas de vacunación a inconvenientes presupuestarios que han tenido un impacto sobre los sistemas de salud, mas asimismo a las dudas sobre las vacunas extendidas sobre todo vía las redes sociales, y que suponen una enorme preocupación en Europa. En otras unas partes del planeta, el inconveniente es otro, es la carencia de acceso a las vacunas.
“Tras muchos años de avances, nos hallamos en un punto de cambio vital. El sarampión reaparece y uno de cada diez pequeños prosigue sin percibir vacunas infantiles esenciales”, afirmó el directivo general de la (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, que solicitó que los gobiernos inviertan más en vacunas.

¿Son indispensables las vacunas?

No

La encuesta está cerrada

Votar
Total votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *