Ciudadanos ve la mano de Génova detrás de la crisis en Granada, pero evita el choque



Ciudadanos (Cs) piensa que tras la crisis abierta en el Municipio de Granada está la mano de Génova. El diagnóstico es exactamente el mismo que cuando 4 de sus miembros del Congreso de los Diputados autonómicos en la Zona de Murcia tumbaron su petición de censura, mas la reacción es diametralmente opuesta. Si entonces se abrió una guerra total contra la dirección nacional del Partido Popular, ahora se redirige el foco al campo local.

El partido de Inés Arrimadas desea aprender de sus fallos y tras perder 2 de sus 4 gobiernos autonómicos, ahora el propósito prioritario es preservar el Ejecutivo de alianza en Andalucía, donde la sintonía entre Juanma Moreno (Partido Popular) y Juan Marín (Cs) es absoluta.

Los alegatos del Partido Popular nacional y de Cs, públicamente, se semejan. Los dos limitan el enfrentamiento a un tema local y mantienen que el Gobierno de la Junta de Andalucía es «estable» y que en nada se van a ver perjudicadas las relaciones de los 2 partidos en el resto de sus gobiernos. No obstante, en privado hay líderes de peso de Cs que apuntan que Génova ha estado tras la maniobra en Granada, donde el regidor, Luis Salvador, perdió el respaldo de los 6 concejales populares y, horas después, de 2 de los 4 de Cs, que dieron un portazo con acusaciones de proximidad al ‘sanchismo’.

Las fuentes apuntan a 2 personas con nombre y apellidos: el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, y su excompañero Fran Hervías, responsable de la implantación nacional de Cs y ahora al servicio de García Egea.

La discrepancia en Granada se encuentra en el pacto de gobierno que alcanzaron Partido Popular y Cs hace un par de años. Conforme afirman los populares granadinos, habían pactado repartirse la Alcaldía y mudar de regidor a mitad de orden, mas Cs lo niega. El propio Hervías, en entrevistas concedidas en 2019, cuando todavía era secretario de Organización de Cs, aseguraba que había llegado a un pacto por escrito con García Egea a fin de que el regidor de Granada fuera Salvador hasta el 2023.

Mas ahora, en una situación de máxima debilidad, Cs evita el choque frontal con el Partido Popular nacional y adapta mientras que procura persuadir a los populares de que retornen al equipo de gobierno de Salvador. «En este instante nos hallamos diciéndole al Partido Popular de Granada que debe regresar al Gobierno. Debe recapacitar», insistía el día de ayer Edmundo Bal (Cs) en el patio del Congreso, donde rechazó solicitar explicaciones a Pablo Casado: «Es una cuestión que debe resolverse allí».

En Génova niegan cualquier implicación y trasladan que se había producido un acercamiento de Salvador al Partido Socialista Obrero Español que ahora semeja estar procurando reconducirse. El Partido Popular insiste en que es un inconveniente local que Cs va a deber solucionar con sus compañeros de Granada y destaca que bajo concepto alguno van a poner en cuestión el acuerdo en Andalucía. Notifica Mariano Calleja.

Cs repite que no había acuerdo de ‘2+2’ en Granada y mantiene que allá donde existían –con Partido Socialista Obrero Español y PP–, Cs está cumpliendo. Ayer la Alcaldía de Albacete pasó de Cs al Partido Socialista Obrero Español, como se acordó en 2019. Sin embargo, socialistas y liberales regirán en minoría tras desamparar Cs la concejal Maite García
, quien repite el razonamiento de que su expartido se ha transformado en «muleta del ‘sanchismo’». Lo afirma, ironizan fuentes de Cs, tras un par de años rigiendo con el Partido Socialista Obrero Español.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *