La redada ha sido realizada de forma acompasada por cuerpos de policía de toda Europa. Desde julio tenían las fuerzas de seguridad perseverancia de que un fabricante de billetes falsos estaba vendiéndolos desde la urbe de Catanhede, en Portugal, y los registros ordenados han llevado a 5 detenciones en este país, aparte de la incautación de altas cantidades de dinero, armas y drogas. Las 5 detenciones en España se han llevado a cabo en A Coruña, Pontevedra, Alicante y Santa Cruz de Tenerife. En estos puntos se han requisado 1.260 euros falsos en billetes de 50 y 20 euros. En conjunto son once los detenidos, han sido registrados 36 inmuebles y la policía calcula que se han requisado unos 26.000 billetes falsos.

Cuando menos 44 personas han sido sometidas a interrogatorio para aclarar esta red en la que participaban impresores, distribuidores y compradores. Queda desarticulada una de las primordiales redes de venta de dinero falso en euros y que estaba experta en billetes pequeños, sometidos a menos medidas de seguridad que los de mayor calificación.

En Alemania, donde había solo compradores, los registros tuvieron sitio entre el nueve y el 16 de noviembre, afectando a las residencias de prácticamente 30 sospechosos en 9 estados federados (incluidos Baviera, Baden-Württemberg, Hesse, Renania del Norte-Westfalia). Los sospechosos habían realizado compras de dinero falsificado a gran escala entre diciembre de 2018 y julio de 2019 en Darknet y mediante servicios de correo cifrados, primordialmente billetes falsos de 10 y 50 euros. Se encaran acá hasta a 15 años de cárcel. En el trascurso de las redadas, la policía ha logrado «pruebas exhaustivas», incluidas grandes cantidades de dinero falsificado, pasaportes falsos, ordenadores, teléfonos móviles y aguantes de datos como discos duros y memorias USB, aparte de armas, municiones y drogas, con lo que se ha dado comienzo una investigación auxiliar por cargos de violación de las leyes de Armas y la Ley de Estupefacientes.

En los últimos tiempos, estas falsificaciones poco profesionales y que distribuyen el producto fraudulento en internet, están ocasionando graves daños tanto a usuarios como a comercios. Los falsificadores se resguardan integrando en los billetes falsos datos que los eximen cuando son detectados. El mes pasado de octubre, por poner un ejemplo, la Policía Nacional alertó de que estaban apareciendo billetes falsos por toda España y que, debido a la baja calidad de la falsificación, era posible advertirlos.

En uno de sus laterales, en letra pequeña, aparecía escrito en inglés «no es de curso legal». «Imprimir estos billetes, que acostumbran a emplearse en rodajes de películas a películas y anuncios promocionales, no es delito, pues la advertencia, si bien en tamaño pequeñísimo, libera de responsabilidad a los impresores. Usarlos para efectuar pagos, no obstante, sípuede formar un delito, de forma que toda la responsabilidad legal recae por último sobre quien ha comprado los billetes en la red, a sabiendas de que eran fraudulentos, o bien aquel incauto en cuya cartera acaban una vez puestos en circulación», explica un portavoz de la policía.

Conforme el BCE, en el primer semestre de 2019 se retiraron de la circulación unos 251.000 billetes falsos en euros en toda Europa, lo que supone un descenso del cuatro con dos % en comparación con segundo semestre de 2018 y un 16,6 % menos que en el primer semestre de 2018. Hoy día, el número de billetes en euros en circulación asciende a más de 22.000 millones y su importe total supera los uno con dos billones de euros. Los billetes de 20 euros y 50 euros prosiguieron siendo los más falsificados. En conjunto, las dos denominaciones representaban en torno al 80 % de los billetes falsos. La mayor parte de los billetes falsos (el 97,2%) se hallaron en los países de la zona del euro y el resto, en Estados miembros de la Unión Europea no pertenecientes a la zona del euro (dos,1%) o bien en otros lugares del planeta (0,7%).

Desde el instante en que se emitió la primera serie de billetes en euros, el Eurosistema aconseja a los ciudadanos que presten atención a los billetes que reciben. Puede comprobarse la autenticidad de sus billetes usando el fácil procedimiento «toque, mire y gire» descrito en la sección «El €uro» de el sitio web del BCE y del Banco de España. Los nuevos billetes de 100 euros y 200 euros, de la Serie Europa, que incluyen elementos de seguridad mejorados, entraron en circulación el 28 de mayo de 2019. Los falsificadores se centran en billetes de denominación más pequeña pues acostumbran a pasar frecuentemente menos controles de seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *