Artillería de calibre grueso. Esta vez, y tras el catastrófico precedente de 2007, absolutamente nadie semeja estimar pecar por defecto. Frente a las señales de debilidad que está emitiendo la economía mundial en las últimas semanas, aquellos países y organizaciones que disponen en su arsenal de armas pesadas están prestos a usarlas para eludir otra crisis. China, el Banco Central Europeo (BCE) y Alemania preparan grandes bultos de estímulos. El gigante asiático va a poner en marcha un plan para acrecentar la renta libre de sus ciudadanos este año y el que viene para alentar el consumo y que la economía china no pierda su velocidad de crucero en medio de su guerra comercial con U.S.A.. Europa tampoco desea esta vez que una contestación tardía y mojigata le aboque a otra recesión. Olli Rehn sabe bien de lo que habla. El finés, ahora presidente del banco central de su país, fue comisario de Temas Económicos de la Unión Europea entre 2010 y 2014, uno de los periodos más sombríos de la pasada recesión. De ahí que, en una entrevista de «The Wall Street Journal», Rehn, que asimismo es miembro del Banco Central Europeo (BCE), ha deslizado que el eurobanco prepara un nuevo plan de estímulo para eludir que Europa caiga en otra crisis. La receta, que incluye 2 ingredientes ya tradicionales, un programa de adquiere de bonos soberanos y una bajada de la tasa de depósito que el BCE cobra a los bancos por sostener allá sus fondos, y que ahora es del -0,7%; podría incluir esta vez un componente sorpresa: acciones. Conforme Rehn, el eurobanco se estaría asimismo proponiendo la adquisición de títulos de compañías privadas para estabilizar de esta forma sus cuentas.Lo que Rehn tiene claro es que, con acciones o bien sin ellas, el plan que presente el BCE debe superar las esperanzas del mercado para sosegarlo y estabilizarlo. «Es esencial que presentemos un bulto de políticas significativo y también sorprendente en septiembre», ha asegurado el político finés. Alemania, que está al filo de la recesión tras caer su Producto Interior Bruto un 0,1% en el segundo trimestre del año, asimismo estaría presta a desplazar ficha. Conforme el semanario «Der Spiegel», el Ejecutivo conservador de Angela Merkel estaría barajando saltarse la regla de equilibrio presupuestario que impuso en 2014 Wolfgang Schäeuble. En los últimos días, los empresarios germanos habían presionado en público al Ejecutivo a fin de que suelte este freno y se endeude para alentar la economía nacional en un instante tan frágil. El coctel de estímulos que se prepara para prevenir otra crisis tuvo el día de ayer un efecto balsámico en los mercados. El Ibex 35 repuntó el día de ayer un 1,78%, tras marcar un mínimo anual la jornada del jueves, lo que le llevó a recobrar la cota de los ocho.600 enteros y a acercarse a los ocho.700 puntos. Concretamente, el selectivo cerró en ocho.670,4 puntos. En el conjunto de la semana, el selectivo reculó un 1% golpeado por las turbulencias de la caída del Producto Interior Bruto alemán, las británicas y la guerra comercial. La rentabilidad del bono de España a diez años en el mercado secundario asimismo repuntó desde el mínimo 0,05% que marcó el jueves hasta el 0,107%, al tiempo que en el mercado de divisas el euro se estabilizó y se intercambiaba a 1,1094 «billetes verdes». Las primordiales plazas europeas asimismo repuntaron, con subidas del 0,71% en la ciudad de Londres, del 1,31% en Fráncfort y del 1,22% en la ciudad de París. El petróleo Brent asimismo subió hasta rondar los 59 dólares estadounidenses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *