Montse SerradorVALLADOLID
Actualizado:04/05/2021 07:55h
Guardar

Mandar nueva por correo
Tu nombre *
Tu correo *
Su correo *

Noticias relacionadas

La Junta reabre los bares en Valladolid y Salamanca y los cierra en León
Igea, sobre la evolución de la pandemia: «La pesadilla comienza a acabarse»
Castilla y León no ha registrado casos de la variación india
A 5 días a fin de que llegue a su fin el estado de alarma -el domingo próximo a las 00.00 horas- Castilla y León todavía no ha descubierto sus cartas sobre la manera en la que encarará un nuevo estatus en el que desaparece la cobertura legal a cualquier medida que suponga una restricción a la movilidad de las personas. No va a haber, en consecuencia, ni toque de queda (fijado en la Comunidad a las 22.00 horas) ni cierre perimetral del territorio regional. Mas tampoco está claro si va a ser posible, por servirnos de un ejemplo, fijar aforos en los establecimientos o bien limitar el número de personas en asambleas públicas o bien privadas.
De ahí, que los servicios jurídicos de la Junta deban afanarse hasta el jueves próximo, cuando se reúne el Consejo de Gobierno, para examinar qué medidas puede adoptar el Ejecutivo autonómico desde el día nueve sin que precisen la aprobación de los tribunales o bien terminen en el juzgado siendo recurrida por un colectivo o bien particular, cosa bastante probable.
Por el momento, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, aseguró el día de ayer que la pretensión de la Junta es sostener las limitaciones fijadas por el llamado «semáforo» de peligro, lo que supone que restricciones como el cierre del interior de la hostelería y de las casas de apuestas se aplicarían en aquellos ayuntamientos con una incidencia a 14 días de más de 150 casos por cada 100.000 habitantes. Insistió, de nuevo, en la necesidad de que el Gobierno de la nación apruebe una ley de pandemias o bien de salud pública, cosa imposible a esta altura, y advirtió de que las medidas que se han adoptado hasta el instante «son efectivas», por lo confió en que «se tome una resolución dentro de poco a fin de que no nos quedemos desprotegidos».
«Es preciso un bulto de medidas, desde el domingo», afirmó, y alertó de que la situación en la que se halla el País Vasco, con la incidencia por Covid disparada, debe ver con el hecho de que los tribunales rechazaron el cierre del interior de la hostelería decretado por el Gobierno de esa autonomía. Eso sí, Verónica Casado demandó que si se decide ampliar el estado de alarma, se haga en todo el territorio nacional y no solo en ciertas comunidades.
En todo caso, no escondió su preocupación con lo que suceda desde el domingo cuando ya no haya toque de queda. En verdad, todo apunta a que se podría sostener un horario de cierre de la hostelería, mas esa situación puede finalizar en botellones y más asambleas y fiestas en residencias. «No sé realmente bien qué pasará», confesó la consejera si bien, en este punto, demandó la cooperación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de municipios y diputaciones para eludir comportamientos como, por servirnos de un ejemplo, tomar en la vía pública. «Todavía la situación no es buena, conque localizar el marco legal nos preocupa mucho», insistió, aunque reconoció que cualquier actuación que limite la libertad de movimiento de las personas debería pasar por lo tribunales «y no deseamos judicializar la situación».
Ver los
comentariosTemas

Castilla y León
Estado de Alarma
Toque de queda
Junta de Castilla y León
Hostelería
Ayuntamientos
Fuerzas y cuerpos de seguridad del estado

Comentarios

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *