El recién defenestrado presidente del Partido Popular vasco y ex- aspirante a lehendakari, Alfonso Alonso, ha sido el último en caer. Alfonso Alonso, miembro señalado del conjunto conocido como ‘los sorayos’, jamás escondió su fidelidad a la ex- vicepresidenta del Gobierno, la todopoderosa Soraya Sáenz de Santamaría, a la que apoyó en las primarias del partido que dieron la victoria a Pablo Casado. Alonso anunció ayer que deja la política, y ahora está por ver si prosigue o bien no la ruta abierta por otros señalados ‘sorayistas’ que, sintiéndose marginados por el nuevo líder del partido, han dado el salto a la compañía privada o bien, sencillamente, piensan ya en la jubilación.Entre 2011 y 2018, Sáenz de Santamaría y su equipo de fieles ejercitaron un control prácticamente absoluto en el Gobierno, y no tanto en el partido, como ‘hijos predilectos’ de Mariano Rajoy, que depositó en ellos su confianza y les dejaba hacer y deshacer. Mas su enorme poder se desvaneció tras el triunfo de Casado en las primarias en frente de Soraya. La última vez en que un conjunto señalado de ‘sorayos’ fueron vistos públicamente fue en el mes de mayo del pasado año, a lo largo de la presentación del libro ‘Lo que no son cuentas son cuentos’, obra de otro miembro del clan, Álvaro Nadal. Allá estuvieron el propio Rajoy, José Luis Ayllón, Cristóbal Montoro, Alfonso Alonso…Ese rencuentro, considerablemente más político que literario, tuvo lugar poquitos días una vez que Álvaro Nadal, otro conspicuo miembro del clan de los ‘sorayos’, acusase a Casado, en una entrevista en el diario ‘El Mundo’, de haber liberado una purga en el partido. «No es cierto lo que afirma Casado de que se ha integrado [en el PP] el que ha querido. Ha prescindido del equipo económico de Rajoy», llegó a aseverar Nadal. Y no iba muy descaminado. En el mes de marzo del pasado año, Sáenz de Santamaría, refulgente letrada del Estado, aceptó su degradante derrota en las primarias y se sacó la espina fichando como asociada por el reputado bufete de abogados Cuatrecasas.Estos son los miembros más señalados, y refulgentes en ciertos casos, del clan ‘sorayista’:- José Luis Ayllón. Genuina mano derecha de Sáenz de Santamaría, primero en el conjunto parlamentario del Partido Popular en el Congreso y después como secretario de Estado de Relaciones con las Cortes. Tras la marcha de Jorge Moragas a Estados Unidos en 2018 como embajador en la Organización de la Naciones Unidas, Ayllón se transformó en el nuevo jefe de gabinete de Mariano Rajoy, un ascenso que Soraya vivió como un genuino triunfo ante su oponente declarada en el partido, la entonces ‘número dos’ María Dolores de Cospedal. Viendo que ya no pintaba nada en el Partido Popular, Ayllón fichó por la asesora Llorente & Cuenca, líder en asesoría de comunicación y temas públicos.- Álvaro Nadal. Fue uno de los ‘gurús’ económicos del equipo de Rajoy y mano derecha de Soraya en el área económica. Como recompensa por su probada lealtad a los dos, fue nombrado ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital. Con la caída de Sáenz de Santamaría asimismo abandonó la política y se ‘exilió’ en la ciudad de Londres como consejero comercial en la embajada de España en el R. Unido.- Íñigo de la Serna. El que fuera ministro de Promuevo entre finales de 2016 y mediados de 2018, asimismo cayó en el ostracismo político tras significarse como uno de los apoyos señalados de Sáenz de Santamaría en las primarias, y procuró una salida profesional lejos de la política. No le ha ido nada mal. Primero fichó por Seeliger & Conde, una firma de cazatalentos; después por la tecnológica NEC, y por último como consultor externo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).- Fátima Báñez. Fue ministra de Empleo y Seguridad Social bajo la batuta de Rajoy y Sáenz de Santamaría, y tenía todas y cada una de las papeletas para sustituir a Cospedal como ‘número dos’ del Partido Popular si Soraya hubiese ganado las primarias. Desilusionada, el año pasado abandonó claramente la política y fichó como consejera por la compañía farmacéutica Rovi.- Íñigo Méndez de Vigo. Portavoz del Gobierno con Mariano Rajoy y ‘sorayista’ confeso, Méndez de Vigo, noveno barón de Claret, fue ministro de Educación, Cultura y Deporte entre 2015 y 2018, antesala de su cargo de portavoz. Llegó a aseverar el año pasado que «en la vida hay que saber ser y estar, mas asimismo hay que saber irse». Lo cumplió a rajatabla, al anunciar que dejaba la política tras 30 años dedicado a ella en cuerpo y ánima, una buena parte de los que como secretario de Estado para la UE.- Alberto Nadal. Hermano gemelo del ex- ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, fue secretario de Estado de Energía y, después, secretario de Estado de Presupuestos en el ministerio de Hacienda. Llegó a ser a lo largo de unos meses secretario de Economía del Partido Popular tras el desembarco de Casado y su equipo, mas por último decidió retornar a sus orígenes como técnico comercial del Estado.

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *