El de España Carlos Sainz, que, tras terminar décimo este domingo el Gran Premio de Abu Dabi con su McLaren aseguró su sexto puesto final en el Mundial de Fórmula 1, mostró su alegría y declaró en el circuito de Yas Marina que «ha habido guinda en el pastel» y que su «nivel de alegría es absoluto».

«Ha habido guinda en el pastel. Acabar sexto en el Mundial es una cosa que en la Fórmula 1 moderna, con la diferencia que hay entre los equipos, era algo impensable; más teniendo presente que hay diez pilotos que han hecho diez carreras cada uno de ellos con un Red Bull (el francés Pierre Gasly y el tailandés Alexander Albon, que cruzaron caminos a y desde Toro Rosso)», comentó Sainz, de 25 años, que terminó el Mundial con 96 puntos, uno más que Gasly.

«Aún de este modo, con la cabeza baja y puntuando, McLaren y hemos conseguido el sexto puesto», apuntó el conduzco madrileño, que hace un par de semanas consiguió su primer pódium (fue tercero en Brasil) en F1, categoría en la que termina de llenar, de lejos, la mejor de sus 5 temporadas.

Sainz debía sumar y superar a Gasly -que no puntuó en Abu Dabi, donde terminó el 18- y solo al final de la carrera consiguió meterse en los puntos, al adelantar al alemán Nico Hülkenberg (Renault), en un final prácticamente ‘de infarto’.

«Lo conseguí en la última ocasión, en la curva 11 de la remata vuelta, fue muy similar al adelantamiento a ‘Checo’ (Pérez, mexicano) en Brasil», respondió Sainz en la zona mixta del circuito de Yas Marina.

«Es una pasada que me haya sucedido 2 veces; el día de hoy he hecho varios adelantamientos que me han gustado», declaró, contenta, este domingo, en la capital de los Emiratos Árabes, el hijo del doble vencedor mundial de España de rallys de idéntico nombre, que reconoció que «va a haber tiempo» para alguna celebración.

«Sí, sí. Va a haber tiempo, mas asimismo es cierto que hay test el miércoles (en este circuito). Y después, fiestas de equipo el fin de semana en Woking -la sede del equipo-», explicó Sainz, que hubiera firmado una temporada sobresaliente con un séptimo pues le hubiera señalado como ‘el mejor de entre el resto’, el puesto reservado al mejor de los pilotos que no conducen uno de los monoplazas dominantes: Mercedes, Ferrari o bien Red Bull.

«Pero no os preocupéis, que entonces, cuando llegue la navidad ya me ocuparé de pasarlo bien con mis amigos», manifestó Sainz, que no deseó ponerse nota -«no me gusta», afirmó-, mas aceptó que «obviamente» se pondría una «alta».

Aseguró, sin embargo, que su «nivel de alegría» era «absoluto». «Acabar sexto el torneo es para estar completamente contento», resaltó.

«Llegué por fin de semana con un tanto de práctica de decir, ‘voy a actuar un tanto tal y como si me estuviera jugando el Mundial’, para practicar la presión y ver de qué forma reacciones en estas circunstancias», apuntó Sainz este domingo en la capital de los EAU.

«Hace 5 años que no combato por victorias, ni por pódiums, ni nada. Sé que la Fórmula 1 mete presión por terminar sexto o bien séptimo, asimismo, mas me lo quise tomar tal y como si fuera un tanto la final de un Mundial; y ver si podía continuar a Albon y a Gasly. Y ver si podía puntuar. Y estoy muy contento», concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *