La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Pelado, y no Pedro Sánchez, comparecerá en un pleno del Congreso excepcional para dar cuenta de la administración del Open Arms, conforme ha acordado la mayor parte de la Cámara, que ha apoyado por último la solicitud de Unidos Podemos, ERC y el Conjunto Mixto. La Diputación Permanente del Congreso tenía en su orden del día 2 solicitudes de comparecencia por esta cuestión: Unidos Podemos, ERC y el Mixto pedían la de Carmen Pelado, y Partido Popular y Ciudadanos la del presidente del Gobierno, mas esta remata ha sido rechazada, puesto que ha contado solo con los votos en favor de Vox. La propuesta de comparecencia de Carmen Pelado ha sido adelante al final con los votos de los conjuntos que lo pedían, más los del Partido Popular, Ciudadanos y PNV. No de esta manera Vox que ha votado en contra así como el Partido Socialista. Noelia Vera, de Unidos Podemos, ha lamentado que Pelado haya cometido una «falta muy grave» con las declaraciones que ha efectuado a lo largo de la administración de la crisis del Open Arms, que ha calificado de «tardía» y «torpe». «No nos cabe en la cabeza que haya pasado esto, ni que la administración haya sido de esta manera», ha dicho Vera, quien piensa que ha de ser Pelado quien comparezca, no el presidente, pues estaba de vacaciones «muy a pesar nuestro asimismo», ha comentado. También ha criticado que la política migratoria del Partido Socialista se haya transformado en una política «de ademanes». «Y lo digo con dolor» pues, conforme Vera, no se puede decir que se está preocupado por la protección de los migrantes cuando se está «desarticulando» Salvamento Marítimo y su trabajo «lo debe hacer un navío, al que se le está criminalizando». «Lo siento en el ánima si debe venir a explicar por qué razón hace eso, mas lo hace (..) Nuestra situación no es la de acusar a Pelado, y hacer un escarnio público de todo esto, sino más bien comenzar a atajar la situación de otra manera», ha concluido. Marta Rosique, de ERC, ha recriminado al Gobierno que «no le dure siempre y en toda circunstancia» el «espíritu solidario» del Aquarius, como lo ha hecho Joan Baldoví, de Compromís, a quien le ha agradado, conforme ha comentado, la intervención de los populares, si bien -ha ironizado- «a buenas horas, una cosa es lo que afirma el día de hoy acá y otra cosa es lo que hicieron ya antes». Carlos Rojas, del Partido Popular, ha protegido que Sánchez «dé la cara» pues «ha estado desaparecido» dado este «drama». «Lo primero son las personas, sin colectivizar a absolutamente nadie. Cada persona tiene un drama y unas circunstancias y sus vidas y su salud debe ser lo primero para cualquier gobernante que deba tomar resoluciones. Eso es lo primero para el Partido Popular», ha sentenciado. De ahí que, no puede «echar la bronca a quien ha salvado las vidas, sino más bien agradecérselo», mas tampoco -ha afirmado- «puede tener a personas a lo largo de semanas en un navío sin que pueda parar en puerto seguro pues son humanos y merecen nuestro respeto». Para el Partido Popular, la administración del Gobierno ha sido para «olvidar» y lo ha sido desde el Aquarius pues ha supuesto «un efecto llamada». Sara Giménez, de Ciudadanos, ha protegido que Sánchez «rindiese cuentas» en el Congreso sobre la política migratoria, que es «un tema de Estado», mas que en el Gobierno «solo existe» cuando tiene como finalidad «un tweet altilocuente, un ademán o bien fotografía bonita para hacer campaña electoral». Una aseveración que ha recogido la socialista Ana Belén Fernández, quien le ha recordado el tweet «alineado con las tesis de la ultraderecha» de su compañero de partido Marcos de Quinto y sobre el que Cs guardó «silencio». Asimismo le ha reprochado al Partido Popular que solicite la comparecencia de Sánchez cuando en sus años de Gobierno «no lideró, ni tomó ideas en materia de política migratoria». Conforme la socialista, el Gobierno ha actuado con «responsabilidad» y «congruencia» al demandar el cumplimiento de la normativa internacional, que «vulneró» la actuación «inaceptable» de Salvini, mas además de esto «no se ha puesto de perfil» pues ha tomado «la iniciativa» de ofrecer sus puertos. Desde Vox, Víctor Manuel Sánchez del Real ha acusado a Unidas Podemos, ERC y el Mixto de hacer «de quite» de Sánchez a fin de que prosiga «escudándose en sus segundones», y ha rechazado que sea Pelado la que dé explicaciones del Open Arms pues el presidente en funciones es Sánchez, «el artista ya antes conocido como Pedro» y que ahora es «conocido como Mas». Efe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *