La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Pelado, se halla hospitalizada desde el pasado domingo para ser tratada de una infección respiratoria, conforme el primer diagnóstico médico, y a la espera de que las pruebas confirmen si se ha contagiado de coronavirus. Conforme notificó La Moncloa, la vicepresidenta asistió el día de ayer por la tarde a la clínica Ruber de la villa de Madrid, donde por último fue ingresada con el diagnóstico de infección respiratoria. Llevaba ciertos días refiriendo síntomas y ya se habían tomado cautelas. Entre las pruebas médicas realizada, se procedió a efectuarle el test del coronavirus. Al cierre de esta edición aún no se conocía el resultado.

El Gobierno se vio en la necesidad de justificar de bien entrada la estancia de Pelado en un centro médico privado, a pesar de las críticas que lleva años vertiendo el Partido Socialista contra la privatización de la sanidad madrileña. La explicación ofrecida fue que es funcionaria de carrera, lo que la hace adjudicataria un acuerdo con Muface, la mutualidad pública, en el que sin embargo, se puede escoger entre centros de titularidad pública y centros privados. Pelado escogió, en su instante, la privada.

La vicepresidenta primera del Gobierno participó en la manifestación del ocho-M, portando la pancarta a la vera de Begoña Gómez, esposa del presidente Pedro Sánchez y que ha dado positivo en coronavirus. La ministra Irene Montero, pareja del vicepresidente Pablo Iglesias, asimismo participó en la tumultuaria marcha y asimismo refirió positivo en Covid-19, como la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, otra de las asistentes.

Pelado venía efectuando actividad normal hasta bastantes días una vez que se conocieran esos 3 positivos, mas desde el pasado miércoles, cuando asistió al pleno del Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados, no tiene agenda oficial. El Gobierno ya hizo un test a sus miembros tras el positivo de Montero en el que Pelado fue negativo.

Su positivo forzaría a una revisión de todas y cada una de las personas con las que ha mantenido contacto desde la data que se determine como instante más probable de contagio. Hace solo una semana participó de forma presencial en el Consejo de Ministros al lado del presidente Pedro Sánchez, la portavoz María Jesús Montero y los 4 mandos encargados por el estado de alarma: José Luis Ábalos, Margarita Robles, Fernando Grande-Marlaska y Salvador Illa. Mas asimismo en esos días participó en una sesión con los 2 primordiales cooperadores del presidente: Iván Redondo y Félix Bolaños. El cumplimiento riguroso del protocolo habría obligado a una cuarentena a lo largo de 14 días.

Con el estado de alarma el papel de Pelado se había visto apartado a favor de las autoridades encargadas, mas su ausencia es relevante desde la perspectiva del engranaje del Gobierno. El doctor Simón ya ha justificado como «excepciones» que tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias, con sus parejas contagiadas, no cumplan la cuarentena. Mas si la enfermedad golpease a Sánchez su confinamiento sería obligado. Si bien el día de ayer en La Moncloa apuntaban que eso no significaría su incapacidad. Y que por consiguiente no sería reemplazado por Pablo Iglesias, al estar Pelado hospitalizada. Si bien ni tan siquiera ese automatismo está contemplado en la ley.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *