Entre la normalidad inusual en la que había discurrido toda la mañana de la Constitución de la mesa del Congreso, llegó el instante clave y asimismo el más controvertido y de máxima tensión. Y lo fue por las coletillas que miembros del Congreso de los Diputados de ERC y JxCat utilizaron tras acatar la Carta Magna, en las que colaron las proclamas independentistas y con las que procuraron llevar al Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados para poner en el foco el enfrentamiento independentista. «¿Juráis o bien prometéis acatar la Constitución?», era el interrogante que la nueva presidente del Congreso, Mertixell Batet ha elaborado a los 350 miembros del Congreso de los Diputados y a la que la mayor parte de los miembros del Congreso de los Diputados soberanistas respondieron «por imperativo legal» y acompañados de consignas en favor de la libertad de los políticos en cárcel precautoria o bien por la independencia de Cataluña o bien la libertad de expresión, siempre y en toda circunstancia usando la lengua cooficial catalana para expresarse. El orden alfabético hizo que el primero en acatar la Constitución fuera el líder de Vox, Santiago Abascal, si bien el primero en el listado es el ministro en funciones, José Luis Ábalos, al estar en la bancada del gobierno el cumplimiento lo hizo al final, con el resto de miembros del Gobierno. Abascal optó por la fórmula del «por España, sí, juro». Con exactamente la misma fórmula acataron el resto de miembros del Congreso de los Diputados de Vox en contraste a la empleada hace poco en el parlamento de Valencia que fue la de «por Dios y por España, sí, juro». La tensión aumentó con las juras y promesas de los miembros del Congreso de los Diputados independentistas. Comenzaba la portavoz de JxCat, Laura Borrás que, en catalán, «con fidelidad al orden democrático del 1 de octubre y del pueblo catalán, por imperativo legal, prometo». Una proclama que se sucedió asimismo por el resto de miembros del Congreso de los Diputados soberanistas a la espera de las juras de los miembros del Congreso de los Diputados presos. El primero de ellos fue, el miembro del Congreso de los Diputados por Oriol Junqueras que afirmó «desde el compromiso republicano, como preso político y por imperativo legal, sí prometo». Unas consignas que levantaron unánimemente a las bancadas del Partido Popular, Ciudadanos y Vox para protestar por las fórmulas reivindicativas cara la independencia que la presidente del Congreso, Meritxell Batet, dejó usar a los miembros del Congreso de los Diputados independentistas, pese a que en un primer instante esta había advertido de que podría intervenir el juramento si estas no se ajustaban a un «ajustado empleo del derecho constitucional». El líder de Ciudadanos fue el más combativo contra estas proclamas y solicitó en múltiples ocasiones a la Mesa y a la presidente del Congreso explicaciones. Se protegió en el artículo 72 del Reglamento de la Cámara por cuestión de orden, mas Batet señaló a Rivera que no se iba a interrumpir el cumplimiento de los miembros del Congreso de los Diputados. En un entorno de máxima tensión en la sede de la soberanía popular, los asimismo miembros del Congreso de los Diputados Jordi Sánchez, Rull y Turull usaron asimismo afines proclamas que se ganaron asimismo los golpes de Vox en la mesa. Los miembros del Congreso de los Diputados de Unidas Podemos, juraron por su lado «por la democracia y los derechos sociales y la república». Mas entre ellos resaltó, la consigna con la que prometía el secretario general de la capacitación, Pablo Iglesias, que lo hacía » por la democracia, por los derechos sociales y por España, prometo». La nota de color sustentable llegó de la mano del miembro del Congreso de los Diputados de EQUO, Juan López Uralde, que prometió por «todo el planeta», o bien la portavoz anexa Ione Belarra que lo hizo en defensa del feminismo. Las juras de Partido Popular y Ciudadanos se acogieron a la normalidad prometiendo o bien jurando. Tras llenar la jura, Rivera volvió a solicitar explicaciones a la presidente de la Cámara, inquiriéndole que se había infringido el artículo 103 del reglamento de la Congreso al permitir su señoría «charlar de presos políticos en la sede de la democracia». No obstante, Meritxell Batet decidió resolver la polémica pese a las claras proclamas en favor de la libertad de los políticos independentistas: Todas y cada una de las promesas habían sido válidas, apuntó apoyándose en el artículo 104 del mismo reglamento. «No se ha mermado la esencia del cumplimiento que es el compromiso del respeto a la Constitución», afirmó. Además de esto, aseguró que su presidencia «va a ser ejercida a fin de que en todo instante haya respeto a la ley y a la Constitución». Los miembros del Congreso de los Diputados catalanes en cárcel precautoria han descuidado el graderío del Congreso al término de la sesión protegidos por la Policía para regresar al centro penitenciario de Soto del Real (la capital de España).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *