El presidente de Partido Popular de Guipúzcoa, Borja Sémper, ha atribuido este martes su abandono de la política al “fin de una etapa personal”, si bien se ha despedido con una defensa cerrada del ejercicio de la política desde el “respeto” y sin transformar los partidos en “trincheras”.El líder popular ha insistido, en una conferencia de prensa, en que los motivos de su marcha son esencialmente personales y no ha deslizado ni un reproche al Partido Popular, un partido que, ha dicho, le ha tolerado siempre y en toda circunstancia expresarse con «libertad».Sémper sí ha aceptado que “el tiempo político general” no es de su agrado, pues estima que los contrincantes “no son enemigos”, y pues rechaza “la política de trincheras, que se empeña en levantar muros”.El líder popular de Gipúzcoa ya ha comunicado sus planes al presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ya antes de hacer pública el día de hoy su resolución.Borja Sémper Pascual (Irun, 1976), diplomado en Derecho por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), milita en el Partido Popular vasco desde los 17 años y accedió a su primer cargo público en 1995, cuando fue escogido concejal en Irun (Guipúzcoa), una localidad en la que, desde 1999, fue teniente de regidor y encargado de Urbanismo.Parlamentario vasco desde 2003, se transformó en portavoz en la cámara vasca tras la crisis de 2013 que terminó con el abandono de la política de la expresidenta del Partido Popular vasco Arantza Quiroga.En 2009 fue escogido presidente del Partido Popular de Guipúzcoa con cerca del 95 % de los votos y desde ese momento ha encabezado a los populares guipuzcoanos sin apenas oposición.Tras procurar un par de veces transformarse en miembro del Congreso de los Diputados en las elecciones generales de 2015 y 2016, en las que su partido no consiguió representación en Guipúzcoa, Sémper encabezó el año pasado la lista del Partido Popular a la Alcaldía de San Sebastián y consiguió sostener los tres concejales que tenía, en un contexto de retroceso general de las candidaturas populares.En la actualidad desempeña los cargos de portavoz del Partido Popular en el Parlamento Vasco, concejal en San Sebastián y presidente del partido en Guipúzcoa.Durante el congreso del Partido Popular en el mes de julio de 2018, Sémper, como toda la dirección del partido en el País Vasco, apoyó la candidatura de la exvicepresidenta del Partido Popular Soraya Saénz de Santamaría, que resultó derrotada por el presente líder del partido, Pablo Casado.La incomodidad del líder vasco dentro del nuevo Partido Popular de Casado no ha pasado inadvertida y se ha mostrado en múltiples encontronazos públicos, como el surgido cuando la Ejecutiva del Partido Popular impuso la candidatura de Íñigo Arcauz en las elecciones generales.Sémper se mostró molesto asimismo con las manifestaciones pronunciadas el mes pasado de septiembre por la portavoz del Partido Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, quien criticó la presunta «tibieza» de los populares vascos en comparación con nacionalismo y cuestionó su apuesta por la foralidad“A nosotros nos ha costado sangre, sudor y lágrimas proteger la Constitución y una idea de la España plural en el País Vasco y seguramente mientras que ciertas paseaban con comodidad sobre mullidas moquetas nos jugábamos la vida defendiendo acá la Constitución y la convivencia”, le contestó entonces el líder vasco.

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *