Ryanair notifica a sus pilotos de que va a cerrar más bases pues el fabricante ha detectado un fallo en una salida de urgencia de los aeroplanos del modelo que debe entregarle

«Temo que las noticias de Boeing prosiguen siendo negativas con respecto a las entregas de los aparatos del modelo 737 MAX». Con esta sombría oración, el directivo de operaciones de Ryanair, Neal McMahon, arranca una carta mandada el pasado lunes a sus pilotos en la que desvela que los inconvenientes del fabricante americano con su modelo 737 MAX no han desaparecido. La compañía aérea irlandesa tenía previsto percibir 20 aparatos de este género entre marzo y mayo, a tiempo para encarar la época alta veraniega. No obstante, como explica McMahon en la carta, «lamentablemente, han surgido inconvenientes de diseño con la segunda salida de urgencia sobre el ala». Debido a este inconveniente, del que no da más detalles, la compañía aérea irlandesa no va a recibir su primer aeroplano hasta finales de abril.El inconveniente de diseño no solo afectará a la data de las entregas sino más bien asimismo a su número, puesto que Ryanair ahora solo espera percibir 10 aeroplanos ya antes de la campaña de verano. A consecuencia de ello, la compañía aérea ha comunicado a sus pilotos que deberá cerrar una o bien 2 bases y que no promocionará a más de estos profesionales debido a que tiene suficientes para atender a los aparatos con los que va a contar en su flota cara la campaña estival.Los inconvenientes del 737 MAX y el retraso que provocaron en las entregas ya llevaron meses atrás a Ryanair a anunciar el cierre de múltiples bases en Europa, incluidas 4 en España, las de Gran Canaria, Tenerife, Gerona y Lanzarote, en las que trabajan 512 personas, debido al impacto de estas demoras en sus cuentas. En su carta a los pilotos, McMahon no detalla dónde se generarían los cierres. Si bien los cerca de 400 aparatos de este modelo que las compañías aéreas tienen en sus flotas continúan en tierra desde el mes pasado de marzo tras los nefastos accidentes de Indonesia y Etiopía en los que murieron 346 personas, Boeing no ha detenido su producción. Más de 300 aguardan en las instalaciones del fabricante americano a que las autoridades de aviación den luz ver a la vuelta a las operaciones de su modelo superventas para reiniciar entonces las entregas. En sus planes iniciales, la compañía con sede en Chigaco aguardaba que los aeroplanos hubiesen estado otra vez en el aire ya antes de terminar el año. No obstante, las diferentes contrariedades que el fabricante ha ido encontrando para solucionar los inconvenientes han llevado a las compañías aéreas a dejar los Boeing 737 MAX fuera de sus programaciones hasta el próximo año.Pese al nuevo incidente, Ryanair prosigue confiando en el 737 MAX. En su misiva, su directivo de operaciones asegura que es «un enorme aeroplano», con más espacio, más eficaz y menos contaminante, lo que le transformará en una parte «fundamental» de su programa medioambiental de cara a los próximos años. La compañía aérea asegura que cuando el modelo retorne al servicio, van a tratar de asegurarse la entrega de 50 de estos aparatos en la primavera de 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *