El comportamiento de la mujer va por delante en la transformación de la movilidad urbana conforme los datos analizados en el informe ClosinGap, impulsado por BMW Group, sobre movilidad urbana y mujer. Su apuesta por el transporte compartido, una mayor concienciación medioambiental y la mayor dificultad y frecuencia de sus desplazamientos, la ubican como referente para los jóvenes.
El quinto informe de ClosinGap sobre el “Coste de ocasión de la brecha de género en movilidad”, en el que BMW Group ha participado activamente, hace manifiesto que, pese a que el vehículo privado prosigue siendo la opción primordial para moverse por la urbe, el transporte compartido (público y privado) ya supone un 39% de los desplazamientos diarios.

El transporte compartido (público y privado) ya supone un 39% de los desplazamientos diarios

Por su parte, los nuevos modos de transporte, a pesar de su corta edad, se hacen hueco de manera rápida y suman el cinco% del total, siendo el bicisharing y los VTC (Automóviles de Transporte con Conductor) los más extendidos.
Las grandes urbes, con Madrid y Barna a la cabeza, son referentes en el impulso de los nuevos medios de movilidad con mayor número de usuarios. En Barcelona resalta el empleo del bicisharing (11% frente al tres% de la capital de España), puesto que dispone de 60 km más de carril bicicleta que la capital. En la capital de España, en cambio, prevalece el empleo del VTC (33% frente al 15% de la urbe condal), y del carsharing (13%).

“El informe muestra, por vez primera, de qué manera se está convirtiendo la movilidad en España cara una movilidad más compartida, autónoma, eléctrica y conectada “, asevera Manuel Terroba, presidente de BMW Group España, promotor de este informe con el que muestra su compromiso con la reducción de la brecha de género.
“Las conclusiones ponen de manifiesto de qué manera los jóvenes están contestando la manera de moverse de la mujer y apuntan, además de esto, un cambio de paradigma entre las nuevas generaciones”, agrega.
El informe prueba el empleo mayoritario que las mujeres hacen del transporte compartido, tanto público como privado, al paso que los hombres optan por el transporte individual. La diferencia entre géneros es de 6 puntos superior en el caso de las mujeres en el empleo del autobús y del tren, cuatro puntos en el metro y 1 en el tranvía.

El informe revela el empleo mayoritario que las mujeres hacen del transporte compartido, público o bien privado

Las mujeres están más mentalizadas con el medioambiente y optan por automóviles más ecológicos y menos contaminantes. Cerca del 90% adquiriría un vehículo eléctrico y un 80% un híbrido enchufable por ser más respetuosos con el ambiente, cifras que dismuyen al 81% y al 60%, respectivamente, en el caso de los hombres.
Por último, las mujeres resaltan por emplear más las aplicaciones de movilidad, pese a tener instaladas un menor número de aplicaciones. Este hecho es reflejo del patrón de movilidad femenina constatado por el informe y basado en la intermodalidad, la conectividad y la eficacia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *