BMW agrega a su gama M su modelo más suntuoso y salvaje, el M8 Competition, en versión Coupé y Cabrio. Estos 2 nuevos deportivos de altas posibilidades ya están libres con un coste de 192.500 euros para el primero, y 200.500 para el Convertible. En el proceso de desarrollo de este modelo de la firma alemana, el M8 GTE ha jugado un papel esencial. El carácter orientado a las posibilidades del motor, de la transmisión y del chasis vuelve posible que las dos novedades aceleren de 0 a 100 km/h en tres con dos y tres con tres segundos, respectivamente; y alcancen una velocidad máxima de 250 km/h.

GALERÍA
En su diseño exterior, en la parte frontal, resaltan las grandes entradas de aire y la parrilla de BMW con las peculiaridades láminas dobles M; en el lateral, sobresalen las aletas ensanchadas con branquias y unos espéculos retrovisores aerodinámicamente optimados. En la parte trasera, en M8 Competition cuenta con un alerón trasero, como 4 colas de escape, propias de los M purasangre.

La única diferencia entre las dos versiones son los nueve mm menos de altura del Cabrio, y su capota flexible multicapa que se puede abrir o bien cerrar en 15 segundos, aun en marcha hasta 50 km/h. En el Coupé, su techo define su carácter, un contorno de doble burbuja y hecho de polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP), que recuerda al de los vehículos de competición.

Puro sabor M
En el interior rebosan detalles exclusivos de M y suntuosos materiales, además de esto es simple sentir la calidad y ergonomía de los asientos y el puesto de conducción. Unos asientos, de serie M Sport, que tienen incorporado un ajuste eléctrico de múltiples situaciones y función de memoria. Con relación a esto, asimismo está incluyendo una función semi-eléctrica para derrumbar los respaldos delanteros, que facilita el acceso a las plazas traseras; y el respaldo trasero tiene una división 50:50 de serie, para derrumbar una o bien las dos secciones y también acrecentar el volumen de carga, de 420 litros para el Coupé, y de 350 para el Cabrio.

Resulta realmente útil y cómodo el BMW Head-Up Display con un contenido particularmente M, el Driving Assistant, el Aparcamiento Assistant, como el intuitivo BMW Live Cockpit Professional (con sistema para la navegación y el BMW Intelligent Personal Assistant).

Podemos destacar el nuevo botón Setup situado en el centro de la consola facilita un acceso directo a los ajustes del motor, los amortiguadores, la dirección, el sistema M xDrive y el sistema de frenos, que se pueden programar conforme las preferencias personales y las condiciones de marcha. Asimismo es posible guardar 2 combinaciones individuales de estos ajustes M -situados en los dos lados del volante-, con las preferencias del conductor para el sonido del motor, las peculiaridades del funcionamiento de la caja de cambios de 8 velocidades M Steptronic, el control de estabilidad y la función Auto Start Stop.

Otro nuevo dispositivo es el botón M Mode en el centro de la consola, con el que el conductor puede alterar la contestación de los sistemas de asistencia a la conducción, la información que se muestra en la instrumentación y el Head-Up Display. El M Mode activa los ajustes «Road», «Sport» y el ajuste «Track», solamente para su empleo en circuito.

Bravo y refinado
Pertrecha un motor V8 de alto desempeño de 625 CV y 750 Nm, asociado a una caja de cambios de 8 velocidades M Steptronic, si bien lo verdaderamente ameno en un modelo de estas peculiaridades es usar las levas de cambio M en el volante.

Otro factor en las excepcionales posibilidades de los nuevos BMW M8 es el sistema de tracción total M xDrive, con un funcionamiento en el que el eje trasero tiene preponderancia. El control centralizado de la interacción entre el M xDrive y el diferencial activo M asegura una transmisión de la potencia a la carretera sin perdidas. A través de el menú Setup, el conductor puede escoger entre el ajuste por defecto 4WD y el modo perfecto 4WD Sport, que dirige una proporción todavía mayor a las ruedas traseras.

Desactivar el control activo de estabilidad (DSC: Dynamic Stability Control) da acceso al modo 2WD: la potencia entonces se manda solo a las ruedas traseras y se suprimen las intervenciones de los sistemas de control. Esto crea una experiencia de conducción de una singular pureza para los conductores más avanzados. Por consiguiente, el vehículo insistirá en consultar si verdaderamente se quiere desactivar esta alternativa.

Este modelo es enérgico, diligente y con un aplomo excepcional. Semeja tal y como si viajases por rieles, con una conducción cómoda y segura. A esto último asisten los dispositivos de asistencia de serie, que se pueden complementar con una extensa gama de sistemas pensados para facilitar el trabajo del conductor en situaciones de circulación monótonas y, por ende, progresar tanto ese confort como la seguridad.

Un factor que nos ha conmovido singularmente y que animan a continuar conduciendo es el sistema de escape M Sportgenera, que dota al modelo de un sonido todavía más expresivo. Ofrece un preciso reflejo de la entrega de potencia del motor, singularmente cuando pisas a fondo el acelerador o bien lleva el motor a los regímenes más altos. Además de esto, escoger el modo perfecto Sport Plus lleva al motor y su sonido todavía más cerca del planeta de la competición.

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *