El nuevo BMW 330e, una avanzada berlina con tecnología híbrida enchufable, supone un paso más cara la electrificación de la gama del fabricante alemán. Asimismo es parte del desconcierto extendido al que está sometida en la actualidad la industria del vehículo. Desconcierto creado esencialmente por las administraciones, así sean nacionales o bien locales. Esto es, ante tanta conminada de prohibición o bien demonización del diésel, los fabricantes deben reaccionar creando vehículos poco a poco más limpios y ecológicos, si bien no quede bien clara la dirección que terminará tomando todo.
En todo caso, la gama de la Serie tres de BMW es un leal reflejo de ello, pues cuenta con motores de gasolina, diésel y, ahora, híbridos enchufables. Mas el caso de BMW es, quizás, más complejo por su condición de fabricante alemán premium y de marcada tradición deportiva. En verdad, equiparable a Audi o bien Mercedes.

De esta manera, no les es suficiente con ofrecer un automóvil eficiente, limpio y que consuma poquísimo y que pueda recorrer unos 60 kilómétros en modo totalmente eléctrico. Todo eso lo hace realmente bien el 330e. Asimismo debe ser deportivo, trasmitir ese tacto propio de BMW y no defraudar a sus clientes del servicio en concepto de dinamismo.

Con un interior impecable, el 330e pierde 105 litros de capacidad con respecto a la berlina normal.
(BMW)

Y ahí radica la dificultad del desarrollo del 330e. En suma, la gama de la Serie tres de BMW es verdaderamente polivalente y polifacética. Y eso tiene mucho mérito. La tecnología híbrida enchufable del 330e es una evolución de un modelo precedente. Cuenta, en un caso así, con un motor de 4 tubos gasolina de veinte litros TwinPower Turbo de 184 CV, al que hay que sumar un motor eléctrico que entrega 68 CV (o bien 113 CV muy puntualmente), con caja de cambios automática de ocho velocidades.
La potencia total combinada es de 252 CV, mas merced al nuevo modo XtraBoost es capaz de acrecentar a lo largo de 10 segundos hasta los 292 CV. Se activa al escoger el modo perfecto Sport o bien acelerando a fondo de manera brusca (kickdown) cuando el selector de marchas está en la situación M/S, lo que deja emplear este extra de potencia, por poner un ejemplo, en los adelantamientos. Y siempre y en todo momento con un par máximo libre de 420 Nm a fin de que las maniobras en carretera o bien urbe se hagan fácilmente y diligente.

La autonomía del coche cuando circula sin contaminar es de 60 kilómetros

La autonomía del turismo cuando circula sin contaminar es de 60 quilómetros
(BMW)

Las cantidades de prestaciones o bien de consumo dejan en buen sitio esta tecnología. Así, el 330e es capaz de apresurar de 0 a 100 km/h en solo seis segundos, con un consumo homologado de uno con siete litros/100 km. En lo que se refiere a su autonomía en modo eléctrico puro puede recorrer unos 60 quilómetros, lo que supone un 50 por ciento más de distancia que su predececesor y el poder llevar la calificación Cero Emisiones en la pegatina de la DGT. Como restricción, en modo eléctrico puede lograr una velocidad máxima de 140 km/h.
En carretera conserva el tacto deportivo y el aplomo propio de la Serie tres. El genial reparto del peso, la situación de los asientos y el bajo centro de gravedad dejan un paso por curva superior al resto de berlinas de esta categoría. Además de esto, el sistema regenerativo facilita la conducción deportiva, pues evita tener que frenar al llegar a una curva; al levantar el pie del acelerador se reduce sensiblemente la velocidad para cargar la batería. En autovía o bien autopista, la sensación de aplomo es espléndida, y la insonorización hace que los viajes largos transcurran plácidamente.

Con el modo eléctrico, de cero emisiones, el 330e puede alcanzar los 140 km/h

Con el modo perfecto eléctrico, de cero emisiones, el 330e puede lograr los 140 km/h
(BMW)

Los modos de conducción cambian un tanto con respecto a la Serie tres normal: híbrido (estándar y Eco Pro), eléctrico, Sport y Adaptative. También, esta tecnología deja que el sistema guarde siempre y en todo momento una pequeña carga para emplearla en el caso de necesidad. En verdad, una función deja programar el porcentaje de batería que deseamos conservar para emplear con posterioridad.
En este sentido, BMW explica que el 330e, dentro de poco, va a ser capaz de amoldar el modo perfecto de conducción cuando entremos en un área urbana. Esto es, con la información que el turismo recibe del lector de señales, el sistema va a poder advertir cuando circulamos por una población y pasar a modo eléctrico de forma automática.
Por otra parte, y referente al empleo, la batería del 330e se puede recargar en un enchufe usual, en unas cuatro horas, o bien por medio de un cargador de gran velocidad (wallbox) en medio de tiempo. En tecnología y seguridad, cuenta con el asistente BMW Intelligent Personal Assistant o bien el bulto Active Guard Plus con asistente por cambio involuntario de carril o bien control de crucero con función de frenado.

En 2020 llegará la versión híbrida enchufable del Serie 3 Touring, el familiar de la gama

En 2020 va a llegar la versión híbrida enchufable del Serie tres Touring, el familiar de la gama
(BMW)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *