El «teléfono rojo» entre Washington y Londres no se ha desconectado y Biden ha sorprendido a todos este jueves, diseñando un pacto ad hoc con los británicos, mientras que la disputa comercial por las ayudas públicas ilegales a Airbus con el resto de la UE (Francia, Alemania, Italia y España, primordialmente) prosigue abierta. Específicamente, ha acordado con el gobierno de Boris Johnson una suspensión de 4 meses de los aranceles impuestos al país por tal razón- el R. Unido dejo de ser miembro de la Unión Europea el pasado 1 de enero- como «un paso adelante para solucionar esta larga disputa dentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC)».

Así, productos como el whisky escocés se exportarán sin el 25% de arancel, exactamente el mismo que proseguirá afectando a productos españoles como el vino, el queso o bien las aceitunas de mesa y verde. Bruselas y Washington aún no se han sentado a charlar con seriedad de un enfrentamiento comercial que ha tenido su réplica en otra sentencia de la OMC que daba luz verde a fin de que la UE impusiese aranceles de cuatro.000 millones de dólares estadounidenses (unos tres.400 millones de euros) a productos estadounidenses como castigo a las ayudas públicas a Boeing. Por el momento, la UE no ha tomado una resolución en firme si bien sí tiene una lista de productos a penalizar como los cítircos, el kétchup, las consolas o bien componentes de motocicletas y bicicletas.

En un comunicado las dos partes han aputnado que «este pacto va a dar asimismo tiempo para centrarnos en la negociacion de un pacto equilibrado a esta disputa y para empezar a charlar con seriedad de los retos planteados, por nuevos actores de economías no capitalistas en el mercado de la aviación civil como China».

El portavoz de Airbus, Clay McConnell, ha dado la bienvenida a esta suspensión de lo que ha llamado como «tarifas lose- lose» y repitió la situación de la compañía de respaldar cualquier esmero para lograr un pacto.

Lo pactado levanta provisionalmente los aranceles, si bien solo para los productos británicos, con lo que el resto de países europeos proseguirán sometidos a estas tasas, conforme con el gobierno estadounidense. Fuentes británicas lo han considerado una victoria y un acierto alejarse de sus antigüos asociados en este enfrentamiento.

R. Unido ya advirtió en el último mes del año que usaría su nueva condición de país extracomunitario para lograr un pacto con E.U. y, en ello ha estado en las últimas semanas, sosteniendo conversaciones al lado de sus exsocios sobre la disputa por Airbus y buscando una solución aparte. El cambio de administración lo interrumpió de manera brusca con el aterrizaje del demócrata Joe Biden en la CAsa blanca.

Katherine Tai, nominada por Biden como representante de Comercio Exterior de E.U., va a ser confirmada por el Senado la semana próxima mas ya ha mostrado su satisfacción puesto que, a su juicio, puede ser un enorme paso cara un pacto. El mes pasado frente al Comité de Finanzas del Senado notificó de que estadounidenses y británicos habían festejado 4 rondas de negociaciones. A preguntas de que si priorizaría un pacto con R. Unido, Tai apunto que es «un esencial asociado comercial y aliado».

La suspensión del arancel del 25% al whisky escocés ha sido recibido con alegría por la Asociación del Whisky Escocés puesto que ha reconocdio que esta tasa ha hecho «un daño real a las exportaciones cara estados unidos a lo largo de los 16 meses de vigencia, desplomándose estas un 35% y suponiendo un sobrecoste de 500 millones de libras».

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *