El Informe Situación España del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria resalta que “los desafíos de la economía se sostienen vigentes” y piensa que se sostendrá la desaceleración en 2020 y volverá a repuntar en 2021

La economía de España volvería a desacelerarse en 2020, con un desarrollo del Producto Interior Bruto del uno con seis%, frente al uno con nueve% de 2019, conforme el informe Situación España, elaborado por Banco Bilbao Vizcaya Argentaria Research, presentado por Jorge Sicilia economista jefe del Conjunto Banco Bilbao Vizcaya Argentaria y Rafael Domenech, responsable de Análisis Económico de la entidad de finanzas. El Producto Interior Bruto, sin embargo, volvería a repuntar en 2021, hasta lograr un incremento del uno con nueve%. Los especialistas de la entidad que encabeza Carlos Torres calculan que el déficit habría llegado al dos,5% en 2019, prevén que sea del dos,2% en 2020 y advierten de que “la evolución futura del desarrollo va a depender crucialmente de los diferentes focos de inseguridad y de las políticas que se implemente”. Significa, en un lenguaje más claro, que si bien los datos objetivos apuntan que la desaceleración habría terminado o bien estaría a puntito de hacerlo, todo va a depender de las políticas que aplique en Gobierno recién estrenado y sus consecuencias.Los autores del informe apuntan, no obstante, que su diagnóstico es prudente, si bien resulta algo más optimista que el de otros especialistas y centros de análisis económico. Estiman una tasa de paro del 12,5% de la población activa en 2020, que se reduciría al 12,2% en 2021, una vez que la ocupación aumente unas 650.000 personas entre el 4 trimestre de 2019 y el 4 de 2021, un 34% menos que en el bienio precedente.Los especialistas del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria apuestan por la restauración económica, mas inciden en que “dependerá de las políticas” futuras y apuntan que la inseguridad se sostiene elevada frente a la ausencia de acuerdo que “parece sostenerse sobre temas clave”. Apuntan que la jornada de huelga y los capítulos de tensión observados en Cataluña en el mes de octubre afectó de forma negativa a la actividad económica catalana, si bien fue temporal y menor a la que se apreció hace un par de años, en el culmen del “procés”. El informe del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria insiste en que “los desafíos de la economía de España se sostienen vigentes”. Remarca la necesidad de “moderar el desempleo y el empleo de contratos temporales. Además de esto advierte sobre el hecho de que el envejecimiento de la población “tensiona la sostenibilidad del sistema de pensiones en un contexto donde la productividad muestra un estancamiento preocupante”.Los responsables de Banco Bilbao Vizcaya Argentaria Research pintan un horizonte económico para España con luces y sombras que acepta interpretaciones tanto positivas como negativas o bien, por lo menos, incrédulas.Las luces serían cuatro: 1) España medra más que el resto de los países de nuestro entorno y por cada punto de más que medre el Producto Interior Bruto de la eurozona, el de España lo va a hacer en exactamente la misma proporción.2) El impacto de las reformas: la inversión en maquinaria y equipo en España ha subido un 19,2% desde 2016, en frente de un 11,9% en los países de la Eurozona, “en un ambiente de elevada inseguridad”.3) El impulso de la política monetaria. Tras un periodo de incertidumbre elevada se percibe una normalización del crédito nuevo a las familias y se espera que los bajos géneros de interés, la liquidez elevada y la competencia bancaria impulsen la financiación.4) Los ajustes efectuados por familias y empresas. La situación financiera de familias y empresas, sobre todo la de las pequeñas y medianas empresas, es el día de hoy más sólida y están más listas para un ambiente de mayor inseguridad.Las sombras son asimismo cuatro: 1) El entorno global. Hay incertidumbres sobre el impacto de la subida de aranceles por la parte de Estados Unidos y persisten las dudas sobre el final del Brexit.2) Incertidumbre sobre determinados campos. Afecta sobre todo a campos que han sufrido cambios regulativos como el de la automoción o bien el inmobiliario. Además de esto, el turismo padece un agotamiento, fruto de la ralentización económica de los países de origen de los turistas y por la restauración de destinos alternativos.3) Por otro lado, “la afiliación a la Seguridad Social en los colectivos con mayor cobertura del Sueldo Mínimo Interprofesional -afirma el informe del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria- habría aumentado entre una y 4 décimas más en ausencia del aumento del SMI4) Incertidumbres relacionadas con Cataluña y con la política económica. Cataluña, desde el segundo semestre de 2017, ha sido un lastre para el desarrollo del conjunto de la economía de España y persisten las dudas para el futuro. Por otro lado, “el desarrollo de la productividad laboral es anémico pese a las reformas” y es preciso abordar nuevas.

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *