La ministra Meritxell Batet, que el martes se prevé que sea nombrada presidente del Congreso, se ha conjurado a no permitir «la confrontación, el insulto y el empleo partidista de las instituciones que hacen daño a la democracia» y ha prometido apostar por el diálogo. Lo ha dicho este domingo a lo largo de un mitin en el Polideportivo La Marina de Barna en el que han participado el miembro del Senado escogido, Manuel Cruz, el primer secretario de PSC, Miquel Iceta, y el aspirante socialista a la Alcaldía de Barna, Jaume Collboni. El acto supone la primera fotografía de Batet, Cruz y también Iceta una vez que los independentistas frustrasen el nombramiento de Iceta como miembro del Senado, tras hacerse público que el presidente del Gobierno lo quería de presidente del Senado, y por último Pedro Sánchez ha propuesto a Cruz para encabezar la Cámara Alta y a Batet la Cámara Baja. Batet ha asegurado estar «contenta» con que Sánchez haya pensado en ella para el cargo, mas se ha mostrado prudente en estos días hasta el martes, cuando está previsto que se forme la Cámara, plazo que ha calificado de tiempo de impás. La ministra en funciones ha explicado que los socialistas muestran su apuesta clara por el diálogo y el pacto, y ha señalado que Iceta «lo sabe mejor que absolutamente nadie, por el hecho de que apostó por el diálogo y el comprensión» a lo largo de los meses más complejos del enfrentamiento entre Catalunya y el resto de España. «El conjunto de los socialistas con Iceta al frente sabemos que hay otra vía que está en la política, que es la palabra, el diálogo en las reglas. Miquel Iceta nos ha marcado el camino a todos y cada uno de los socialistas catalanes y los que creemos en la política», ha clamado. Con su nombramiento y el de Cruz, asegura que los socialistas apuestan por que la política sea «útil y asista a producir convivencia y concordia, en defensa de la Constitución, las leyes y las instituciones públicas». «Sí, los socialistas han optado por 2 tazas, 3, 4 o bien mil tazas para proteger la convivencia y la concordia», ha dicho tras la intervención de Iceta –que había asegurado que Sánchez da 2 tazas de proyecto de diálogo a los independentistas tras el veto al propio Iceta–. Ha explicado que el proyecto socialistas opta por una Catalunya «donde quepa todo el planeta y en que los catalanes no independentistas son cuando menos tan catalanes como los independentistas» y ha protegido que el PSC ocupa la centralidad de la Cataluña no independentista. «Y sí, un España donde asimismo quepa todo el planeta, por el hecho de que nos sentimos orgullosos de la diversidad que hay en España, de todas y cada una de las etnias y lenguas que hay en esta España plural que deseamos representar», ha añadido. Manuel Cruz Manuel Cruz ha agradecido al presidente del Gobierno su nombramiento: «Para mí, que soy un universitario, un pensador y un federalista persuadido, es un honor poder aceptar este reto». Ha dicho que el senado ha de ser un espacio para el encuentro de las comunidades autónomas con el Gobierno y para el encuentro entre ellas, y dirigir de esta manera «el funcionamiento territorial» de España. «Pondremos nuestro empeño en que de esta manera sea», y ha señalado que las voces de las grandes urbes españolas asimismo han de estar representada en la Cámara Alta y que Barna ha de estar presente. Ha añadido que el Senado volverá a tener un presidente catalán 146 años tras Laureà Figuerola. Asimismo ha llamado a superar el «estancamiento» de la urbe que atribuye a la regidora y aspirante a la reelección, Ada Colau.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *