Bartomeu responde a Laporta y desmiente los números del presidente


Josep Maria Bartomeu ha emitido un comunicado en la que responde a la Due Diligence presentada por el Barcelona la semana pasada. El CEO del club,
Ferran Reverter, acusó al expresidente de realizar «un gestión nefasta», al tiempo que desveló que si el club hubiera sido una Sociedad Anónima podría haber sido disuelta. Posteriormente, Joan Laporta desgranó en una entrevista radiofónica todos los números de la entidad y que presentó la directiva anterior. Ahora Bartomeu, tras analizar bien el contenido de la auditoría ha querido «hacer públicas una serie de puntualizaciones que consideramos necesarias, dirigidas a los socios de nuestro club, a la vista de los últimos acontecimientos como la presentación de la liquidación del ejercicio 2020-21 y de la próxima celebración de la Asamblea prevista para este domingo 17 de octubre».

Bartomeu hace incidencia en la aprobación a la que deberá ser sometida las cuentas anuales del ejercicio 2020-21. El exdirigente quiere «poner fin a un debate, que solo puede ser aparente», y deja claro que se trata de «un único ejercicio económico que va desde el 1 de julio de 2020 hasta el 30 de junio de 2021, sin que sea legalmente posible someter a aprobación ‘tramos’ de cuentas anuales o similares, y teniendo muy presente que la responsabilidad respecto de la aprobación de las mencionadas cuentas (por imperativo del artículo 34.1 del Código de Comercio) concreta la obligación indicando que al cierre del ejercicio, el empresario tendrá que formular las cuentas anuales de su empresa, que comprenderán el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias».

Bartomeu, en nombre suyo y de los directivos que le acompañaron durante la última legislatura, aseguran que no hay dudas respecto a la «responsabilidad de la junta directiva actual del cierre y resultados del ejercicio». No obstante, insiste en realizar una serie de observaciones sobre diferentes puntos: «El club ha dejado de ingresar un mínimo de 330 millones en el ejercicio 2020-21 a causa de la pandemia, las pérdidas propuestas incorporan 262 millones por provisiones y deterioros inusuales y que LaLiga califica de atípicos, la junta directiva que cierra el ejercicio es la única responsable de los resultados económicos, la deuda neta auditada, ajustada con el Espai Barça, ha sido de 558 millones y no de 1.350 millones y, en ningún caso, ni en ningún momento, el club ha estado en riesgo de liquidación o de disolución».

«No hace falta decir que celebramos que la actual junta directiva someta a la Asamblea la aprobación de la financiación del Espai Barça con la misma estructura negociada con Goldman Sachs, es decir con garantías de los ingresos futuros, dando así continuidad al esfuerzo institucional y patrimonial, que se ha cerrado hace pocos meses con la desestimación definitiva de los contenciosos presentadas al MPGM, una vez consensuada con prácticamente la totalidad de las fuerzas políticas del Ayuntamiento de Barcelona. Siempre lo hemos considerado un proyecto de club de capital importancia estratégica que, con los ajustes que toque hacer, ya puede iniciar la segunda fase, en Les Corts, después de la construcción del Johan Cruyff en la Ciutat Esportiva de Sant Joan Despí, la anilla interna del Camp Nou y las primeras obras de urbanización del entorno del barrio», añade Bartomeu, que lanza un mensaje de cierto optimismo: «Coincidimos con la actual junta directiva, que a pesar del terrible impacto del Covid en los últimos 18 meses, el club está vivo y tiene activos, marca, terrenos, contenidos, relato y apoyo de nuestros espónsores, entidades financieras, proveedores, empleados, socios y culés del mundo para salir adelante con éxito y reforzados de esta difícil etapa».


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *