Bárbara Montes y Juan Gómez-Jurado llevan Amanda Black al filo de lo imposible

Publicado el Por Sara Vargas


«Si alguien nos apuntara con una pistola en la cabeza y nos preguntara que qué propósito oculto tenemos a la hora de escribir los libros de Amanda Black, nosotros contestaríamos con voz temblorosa: ‘Que los niños lean’». Juan Gómez-Jurado no se anda con chiquitas, y sí con mucho humor, a la hora de presentar la tercera entrega de la exitosa serie infantil que escribe junto a Bárbara Montes, ‘El último minuto’ (B de Block).

Portada de 'El último minuto?

Al filo de lo imposible se mueven en este volumen tanto la intrépida Amanda como su amigo Eric. La habilidad de Gómez-Jurado y Montes con el recurso narrativo de los ‘cliffhanger’ (‘colgando del acantilado’, en inglés) pone a prueba los superpoderes de la chica, los conocimientos en tecnología de su inseparable compañero, y convierte casi en una misión imposible dejar de leer el libro.

«Funcionan muy bien. Si terminas un capítulo y el lector no quiere pasar de página, te estás arriesgando a que suelte el ejemplar y nosotros no queremos eso. Es un truco, y lo vamos a utilizar hasta que nos muramos yo creo», admite Bárbara. «Usamos todos los trucos que tenemos a nuestra disposición. Hasta la más minúscula manipulación psicológica y lo decimos sin vergüenza. Lo usamos todo para intentar mantenerlos pegados al libro. Porque un niño que sale de un libro diciendo qué bien me lo he pasado es una persona mejor», corrobora el también autor de la saga ‘Reina Roja’.

Como apunta la escritora, la mejor muestra de que consiguen su objetivo, «es que los niños terminan un libro y ya nos están preguntando por el siguiente». ¿Y cuál es? «‘La campana de jade’ [saldrá publicado el 22 de marzo de 2022]. Es el que más nos ha gustado escribir. Aquí ya estamos entrando en Amanda buscándose a ella misma. Y nos ha encantado». «Es un misterio relacionado con su propia historia, que no va a desvelarse, pero sí empieza a asomar la patita. -adelanta Juan-. A pesar de que cada novela puede leerse individualmente, nosotros teníamos una gran megahistoria en el conjunto que solo se entiende si lees todos los libros. En la editorial ya nos dijeron que era muy arriesgado, pero nosotros teníamos muy claro que queríamos contar una historia y enganchar a los chavales. Nos dijeron que estábamos locos, pero nos dejaron hacer. Y, bueno, por ahora parece que no lo estábamos tanto».

Superpoderes y renuncia

Amanda aceptó su destino, sus habilidades especiales y una mansión al más puro estilo Wayne, casi sin pensar, acechada por una necesidad acuciante. Tres títulos después, comienza a ver que no todo es de color de rosas y que su vida poco tiene que ver con la de cualquier chica de su edad. En ‘El último minuto’ aflora la frustración. «Ahora es cuando se encuentra con todo lo que eso conlleva, que es esa renuncia. Por un lado, tiene cosas interesantes, vive una vida que casi nadie puede vivir, pero, por otro, lleva muchos sacrificios. Está descubriendo cuáles está dispuesta a hacer y cuáles no», apunta Montes.

«Lo cierto es que está todavía en una fase de descubrimiento de ella misma -precisa Gómez-Jurado-. No puedo contar lo que va a pasar en los próximos libros, pero hasta donde habéis leído, Amanda todavía tiene que encontrar quién es ella y cuál es su lugar en el mundo, que además es algo que coincide con la edad de los chavales para los que lo estamos haciendo».

El principio de Peter Parker -«Un gran poder conlleva una gran responsabilidad»- «forma parte de lo que está enterrado dentro de la historia -prosigue el autor-. Nosotros decimos siempre que Amanda está escrita para entretener y para divertirse, pero ‘con un poco de azúcar esa píldora que os dan…’». «Nosotros no queremos educar a los niños. No es nuestra labor y no es nuestro lugar», apunta Montes. «¡Que les eduquen los padres!», incide con sorna Gómez-Jurado.

«A mí me interesa más que se diviertan y que vayan pasando páginas porque el primer paso para hacerte lector es que te diviertas con un libro. Pero, obviamente, no puedes crear un personaje plano que no tenga una serie de valores», corrobora la autora. En el caso de Amanda, resalta sobremanera un fuerte sentido de la amistad y también del deber, que ejerce como acto reflejo. «Es que que alguien te haga mal no significa que tú tienes que devolvérsela. No tienes por qué bajarte al barro. Es mucho más valioso pararse y pensar en qué me convierto si la devuelvo. Creo que Amanda eso lo hace muy bien, no es porque la hayamos hecho nosotros», dice Bárbara entre risas.

«Creemos mucho en este proyecto, y en los resultados que consigue. Las caras que tienen los niños cuando vienen a vernos a la Feria del Libro y las firmas son un premio en sí mismo», apostilla el autor.


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *