El exgobernador del Banco de España Luis María Linde ha revelado que Bankia recibió un anticipo del rescate bancario de cuatro.500 millones de euros en el mes de septiembre de 2012 para «eludir la catástrofe» que suponía que el Banco Central Europeo (BCE) le retirase la condición de contraparte. De esta forma lo ha indicado a lo largo de su comparecencia como testigo en el juicio por la salida a bolsa de Bankia que se festeja en la Audiencia Nacional del San Fernando de Henares (la capital de España), donde ha señalado la «grave» coyuntura económica que se vivió en España a fines de 2011 y principios de 2012, que se reflejó en la liquidez proporcionada por el BCE a la banca de España y a Bankia. Luis María Linde ha reconocido que BFA-Bankia era el primer inconveniente del sistema bancario de España cuando fue nombrado gobernante del Banco de España en el primer mes del verano de 2012, debido a que poquitos meses después la entidad llegó a deber 82.000 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE), un 20% del total, «en una situación gravísima, ignota desde la Guerra Civil». Conforme ha contado, a inicios de 2012 la banca de España había recibido del BCE en torno a 150.000 millones, de los que 20.000 pertenecían a BFA-Bankia. «La situación se marcha agudizando en la economía de España y europea, va subiendo la deuda y llegamos a octubre y la banca debe 409.000 millones, el 40% del Producto Interior Bruto, y BFA 82.000 millones», ha revelado, conforme notifica Ep. «Eso desea decir que España padecía un genuino colapso financiero, estábamos en una situación ignota en España, la más grave desde la Guerra Civil», ha afirmado Linde, quien ha reconocido que BFA «pesaba bastante» en esa situación y que, aunque no era el único inconveniente del sistema bancario, sí que era el más esencial. La razón era el tamaño: «Una entidad que en el mes de octubre de 2012 debe al BCE 82.000 millones es un problema serio». El mes de agosto de ese año, Bankia presentó sus cuentas del primer semestre de 2012, que reflejaban «pérdidas fundamentales» por las provisiones y que ponían a BFA-Bankia en un incumplimiento de los recursos propios que podía agravarse debido a los inconvenientes de liquidez que presentaba todo el país. Esta situación ponía bajo riesgo la condición de contraparte de BFA-Bankia por la parte del BCE, que de retirarse implicaría que el supervisor internacional pidiese la devolución de todo el préstamo, lo que motivó que Bankia recibiera una inyección de liquidez de cuatro.500 millones del FROB como anticipo del préstamo que iba a percibir el sistema de finanzas de España por la parte de la UE. «Para eludir esa catástrofe inminente, a la vista de los peligros que proponía esa situación, lo que se hizo fue instrumentar ese préstamo para restituir la situación de recursos propios y que el BCE no le quitase la calidad de contraparte», ha explicado Linde, quien ha asegurado que fue una buena resolución pues se evitó dicha «catástrofe». En exactamente la misma línea, Linde ha criticado la «tendencia a ignorar» que en España hubo una segunda recesión económica, y ha reconocido que jamás el Fondo Monetario Internacional o bien el Banco de España cometieron fallos de previsión de mayor magnitud que en el segundo semestre de 2011, cuando estimaron lo que pasaría en 2011 y 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *