Baltasar Iban se cuela en la complicada ‘fiesta’ de Monteviejo



El ambiente era de expectación ante la novillada de Monteviejo. Los ‘patasblacas’ congregaron a multitud de espectadores que abarrotaron el coso sagreño al reclamo de esta genética, reducto en el campo bravo.

‘El Chorlo’ se quiso gustar de salida en el saludo al primero. En el remate resultó empitonado y voló por los aires. Se quedaba debajo el animal, al que Corruco quiso hacérselo bien y acabó del mismo modo. Brindó al público tras un quinario en banderillas. El novillo fue un prenda y supo siempre lo que se dejaba detrás. Se volvía sobre las manos y ‘El Chorlo’ lo pasó con oficio y libró la cornada en varias ocasiones. Habilidoso con la espada el descabello fue necesario, pero lo manejó con soltura.

Con el 4° fue otra cosa. El extremeño hizo un esfuerzo y sin apretarle demasiado el de Monteviejo fue y vino. Tragó pero pudo hacer faena. Esfuerzo con recompensa ante un animal que en comparación con sus hermanos pareció bueno. Se complicó en exceso a la hora de matar. Escarbó y se rajó y ‘El Chorlo’ lo cazó como pudo.

Con el segundo Carlos Olsina estuvo muy precavido. El animal no pasaba y cuando lo hacía, miraba lo que se dejaba al lado. Lo pasaportó de forma habilidosa. Destacó la aseada lidia en banderillas de Víctor del Pozo.

El 5° salió con muchos pies pero pareció dañarse tras el paso por el caballo. Dos buenos pares de Víctor del Pozo antes de una faena de muleta en la que el francés solamente pudo dejar algún muletazo y su voluntad entre las protestas del público por la condición del animal. Se atascó con la espada.

Lo de José Otero en el tercero fue de locura. Cuando cogió los palos la gente se rompió las palmas hasta que colocó con garbo el primer par. Pidieron la música y sonó mientras el rehiletero colocaba con pureza exposición y valor el segundo par. Con la muleta, Francisco Montero rompió embestidas en tiralíneas hacia afuera. Hubo algún muletazo de mayor ceñimiento, pero fue más el ruido que el contenido ante el más potable hasta el momento. Mató de entera desprendida y algo trasera.

En el sexto comenzó más ‘en Montero’. Se fue a la puerta de toriles con el capote de paseo y formó un alboroto con el capote con otra larga cambiada, dos faroles de pie y una chicuelina, pero el paso por el caballo dañó al animal y salió un sobrero de Baltasar Iban al que recibió a portagayola y le enjaretó dos buenas verónicas. Juan Charcos protagonizó un gran tercio de varas aguantando a un animal que apretó mucho y que recibió dos duras varas. Con la muleta empezó Montero doblándose por bajo y luego quiso torear vertical. Hizo muchas cosas pero faltó toreo fundamental. Gran novillo el que mejoró a sus hermanos del día anterior. Una estocada caída y atravesada puso punto y final a un gran novillo que se fue con el depósito casi lleno.

‘El Chorlo’ en la vuelta al ruedo – Mario Gómez
Ficha
Sábado 11 de septiembre. Villaseca de la Sagra. V Alfarero de Plata. Novillada con picadores de Monteviejo, de muy agresiva presencia y peligroso juego y un sobrero de Baltasar Iban (6°) de extraordinario juego muy ovacionado en el arrastre para:

Jesús Díez «El Chorlo» (rosa palo y oro) ovación con saludos y vuelta al ruedo.

Carlos Olsina (azul rey y oro) silencio en ambos.

Francisco Montero (blanco y plata) ovación con saludos y silencio.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *