Audi RS3: un deportivo para la vida diaria



Un deportivo con el que también se puede hacer tareas de la vida diaria cuando nos cansemos de ir al límite. Ese es el enfoque del Audi RS3, el remate deportivo de la gama del A3, cuya tercera generación está ya disponibles para pedidos. Las primeras unidades llegrán a los concesionarios en septiembre. El precio parte desde 74.870 euros para la versión Sportback y desde 75.840 euros para la Sedan.

GALERÍA
En el apartado estético, el nuevo RS3 se diferencia por una llamativa salida adicional de aire en el lateral. Además, las taloneras, que incluyen inserciones negras, también han sido rediseñados y, en combinación con los pasos de rueda ensanchados, contribuyen al gamberro aspecto del nuevo RS 3. La vía del eje delantero aumenta 33 mm en comparación con el modelo anterior. En el Sportback, la vía del eje trasero aumenta 10 mm.

El RS 3 está equipado de serie con llantas de fundición de 19 pulgadas con diseño Ypsilon de 10 radios. Las de 5 radios con el distintivo RS, disponibles opcionalmente, representan un auténtico diseño de competición. Audi también ofrece por primera vez neumáticos semi-slick, en concreto los Pirelli P Zero «Trofeo R» de alto rendimiento. Los toques finales inspirados en los deportes de motor incluyen el paragolpes trasero específico RS rediseñado con un difusor integrado y el sistema de escape RS con dos grandes salidas ovaladas.

En el interior, cuenta con un cambio de marcha específico con visualizaciones propias en el cuadro de instrumentación digital Audi virtual cockpit plus (de 12,3 pulgadas). Dicho cuadro digital, por cierto, muestra las revoluciones en forma de gráfico de barras y , en porcentajes, la potencia y el par motor. El volante RS Sport, de tres radios, cuenta además con un botón específico para acceder a las prestaciones del RS Mode.

Bajo el capó, el nuevo RS3 quipa una versión mejorada y más potente del reconocido motor 2.5 TFSI de cinco cilindros, que ofrece ahora 400CV y una aceleración de 0 a 100 por hora en tan solo 3,8 segundos. La velocidad máxima está limitada a 250 por hora, aunque puede incrementarse hasta los 280 de forma opcional, y hasta los 290 por hora con el pack RS Dynamic, con frenos cerámicos.

El motor se asocia a una caja automática de doble embrague de siete velocidades, con un ajuste más rápido y deportivo que su predecesora, según Audi. Además, por primera vez, el sistema de escape cuenta con un control de mariposas totalmente variable, lo que amplía más el margen de sonoridad.

Pero la gran novedad tecnológica es el innovador sistema Torque Splitter, capaz de repartir el par entre las ruedas traseras de forma idónea y evitar así el fenómeno del subviraje -cuando las ruedas patinan y el coche sigue recto en una curva- en condiciones extremas de conducción.

Dicho sistema permite un reparto del par «totalmente variable», de forma mucho más idónea que un diferencial y también que el embrague multidisco para el eje trasero que equipa la actual generación. Dicho sistema permite también una mayor capacidad de aceleración al salir de una curva y, en general, una conducción más precisa tanto en circuito como en el uso diario.

El Torque Splitter, que utiliza un embrague controlado electrónicamente en cada uno de los ejes de la transmisión, aumenta el par de accionamiento de la rueda trasera exterior, que es la que soporta mayor carga, para garantizar la estabilidad y poder realizar derrapes controlados, por supuesto, siempre en circuitos o carreteras cerradas al tráfico.

Ficha técnica
– Motor: 2,5 TFSI de 400CV

– Transmisión: automática DSG de 7 velocidades y doble embrague

– Vel. máxima: 290 km/h

– Aceleración 0-100: 3,8 segundos

– Precio: desde 74.870 euros

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *