Así son los concentradores de oxígeno

Antaño ciertos aparatos médicos que existen hoy en día eran prácticamente ciencia ficción. Afortunadamente las enormes inversiones en investigación y desarrollo llevadas a cabo han dado pie al surgimiento de dispositivos que logran prolongar de forma considerable la vida de aquellos pacientes que optan por utilizarlos. Así lo demuestran los concentradores de oxígeno.

Inicialmente empezaron a comercializarse los que requerían una ubicación fija para funcionar. Sin embargo, las peticiones de los usuarios e incluso de los profesionales médicos no tardaron en proliferar, siendo escuchadas por los fabricantes que hicieron el esfuerzo oportuno con tal de dar forma a conjuntos portátiles.

Este aspecto es de agradecer teniendo en cuenta la movilidad que proporcionan, no solo fuera del domicilio, sino también en su interior. Y es que las viviendas de los españoles por desgracia no acostumbran a tener un aire demasiado puro. Así pues, la respiración de quienes conviven en casas o pisos no termina de ser del todo correcta.

Si bien es cierto que en la mayoría de pacientes jóvenes ello no supone un contratiempo en términos de bienestar, sí les pasa mucha factura a los de avanzada edad. Al acudir a su centro de salud de confianza el profesional que les atiende no duda en recomendarles un concentrador de oxígeno.

Y no es para menos, puesto que en los hospitales ya están acostumbrados a tratar con ellos. Precisamente suelen ser unidades fijas de las que hemos mencionado con anterioridad, aunque al aconsejar un dispositivo para el domicilio se encargan de darle a conocer a su paciente la existencia de los aparatos portátiles.

¿Cómo funcionan?

Tal como sucede en otros dispositivos electrónicos, todas y cada una de las partes que forman parte de él adquieren una gran relevancia. Aun así, conviene empezar por la bomba neumática, puesto que sin ella resultaría imposible recolectar el aire de la vivienda en la que se utiliza.

Justo después de obtener dicho aire procede a almacenarse en la cámara de retención, tarea que precede a la del tratamiento en base a los parámetros debidamente introducidos. Y es que los ajustes variarán dependiendo de la afección que padece el susodicho, así como de otros detalles. Por suerte, los concentradores de oxígeno admiten un alto grado de personalización.

Posteriormente los filtros llevan a cabo el trabajo para el que han sido fabricados. En efecto, hablamos de acabar con cualquier tipo de impureza, las cuales habitualmente se encuentran en el aire. Tanto las bacterias como el resto de sustancias de carácter nocivo se eliminan para que pueda realizarse la oxigenoterapia.

Esta acción que tanto recomiendan los profesionales de la salud ha de efectuarse con un porcentaje muy elevado. En concreto nos referimos al de la presencia de oxígeno en el aire. ¿Sabías que los concentradores de oxígeno consiguen alcanzar cifras que superan los 95 puntos?

Ello da pie a que la pureza del aire sea máxima. Pero, ¿y si el individuo se desplaza por la vivienda? Tal como hemos indicado en anteriores párrafos, al tratarse de un dispositivo portátil la oxigenoterapia se traslada a la misma ubicación.

Antaño existía una cierta preocupación por la autonomía. Sin embargo, tras la aparición de los primeros modelos, invertir en I+D fue clave para lograr algo que parecía imposible: elaborar concentradores de oxígeno capaces de purificar el aire y trasladárselo directamente al paciente durante diez horas.

Siguiendo con las partes que hacen referencia al funcionamiento toca hablar de la cánula. Nuevamente se trata de un elemento que ha evolucionado con el paso de los años. Y es que en pleno 2020 es un conjunto cómodo a más no poder, acoplándose a la nariz de cualquier tipo de individuo.

Todo el dispositivo en sí se asegura de que la sangre del paciente acumule un nivel de oxígeno óptimo. Ello se traduce en varios aspectos de lo más positivos, desde proporcionar un mayor bienestar hasta incluso prolongar la esperanza de vida. Así pues, no es de extrañar que en la última década se hayan vendido tantos concentradores, especialmente los portátiles.

Enfermedades para las que son útiles

Por mucho que avance la medicina, ciertas afecciones seguirán estando muy presentes en nuestra sociedad. Así lo ejemplifican desde la fibrosis pulmonar hasta la bronquitis y otras insuficiencias respiratorias cuyos pacientes afectados agradecen enormemente contar con un concentrador de oxígeno.

La calidad de vida pasa a ser mucho mejor tras adquirir uno de estos dispositivos. Antaño se obligaba al individuo en cuestión a desembolsar una considerable cuantía, pero hoy en día gracias a tiendas españolas online como TuTratamiento.com la inversión a efectuar es bastante inferior.

Precisamente dicho comercio electrónico es distribuidor oficial del Inogen fabricado por Philips, uno de los mejores concentradores de oxígeno del mercado actual. Así pues, adquirirlo en nuestro país es posible con tan solo un par de clics, recibiéndolo rápidamente para empezar a beneficiarse de él cuanto antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *