Los accidentes automovilísticos ocasionan cerca de 1,25 millones de víctimas mortales de año en año en el mundo entero. Al tiempo que la mayor parte de los accidentes ocurren en situaciones mundanas, en otros casos los conductores pueden precisar hacer maniobras que lleven su vehículo al máximo y, en ocasiones, sobrepasen estos límites normales de conducción. Cuando se encaran a carreteras mojadas o bien escurridizas, por servirnos de un ejemplo, los pilotos profesionales pueden decantarse por ‘deslizar’ el vehículo mediante un giro provocado a conciencia, incrementando de este modo la seguridad y controlando la situación.

Con lo que, ¿qué ocurriría si todos y cada uno de los conductores que se encontrasen con una situación inopinada en la carretera tuviesen los reflejos instintivos de un conduzco de carreras profesional y la previsión calculada por un super PC para eludir un accidente? Los estudiosos del Toyota Research Institute (TRI) trabajan con el Laboratorio de Diseño Activo de la Universidad de Stanford para hacer realidad este sueño, el suelo de Toyota de reducir el número de accidentes a cero.

Los ingenieros están haciendo investigaciones para conseguir reunir los instintos de los pilotos profesionales así como la tecnología de conducción autónoma. Su objetivo es diseñar un nuevo nivel de tecnología de seguridad activa y compartirla de forma global a fin de que Toyota y otros fabricantes de vehículos puedan incorporarla en la carretera.

«Cada día, hay accidentes mortales de automóviles que resultan de situaciones extremas donde la mayor parte de los conductores precisarían habilidades sobrehumanas para eludir una colisión», asevera Gill Pratt, CEO de TRI y Científico Jefe de Toyota Motor Corporation (TMC). «La realidad es que cada conductor tiene sus debilidades y restricciones, y a veces, para eludir un accidente, los conductores precisan hacer maniobras que están alén de sus habilidades y capacidad de control del vehículo. Mediante este proyecto, TRI desea aprender de ciertos conductores más cualificados del planeta para desarrollar complejos algoritmos de control que amplifiquen las habilidades de conducción humana y sostengan a las personas seguras. Esta es la esencia del enfoque que ofrece el sistema Toyota Guardian», agrega Pratt.

«Desde 2008, nuestro laboratorio se ha inspirado en los pilotos reales de vehículos de carreras para el diseño de algoritmos que dejan a los automóviles con un grado de conducción autónoma administrar las urgencias más complejas», comentó el Maestro Chris Gerdes, del Laboratorio de Diseño Activo de la Universidad de Stanford, quien añade: «A través de esta investigación, tenemos la ocasión de aplicar estas ideas acercándolas al objetivo de salvar vidas en las carreteras».

Toyota Research Institute (TRI) ha apoyado la investigación del Laboratorio de Diseño Activo de Stanford a lo largo de muchos años. El proyecto actual se fundamenta en el artículo publicado de Stanford ‘Opening New Dimensions: Vehicle Motion Planning and Control using Brakes while Drifting’ en el que los estudiosos de Stanford pusieron en práctica derrapes controlados muy complejos en MARTY, un DeLorean electrizado y automatizado. Los resultados experimentales de Stanford dejaron crear un sistema de administración electrónica de pruebas capaz de supervisar un vehículo de propulsión trasera derrapando, usando para esto los frenos, la dirección y la propia propulsión. TRI ahora está aplicando esta administración a las plataformas de los nuevos automóviles Toyota, incluyendo el deportivo GR Supra.

TRI asimismo está usando la experiencia de la ingeniería Toyota en motorsports. Toyota Racing Development (TRD O bien.S.A., Inc.) en Estados Unidos está dando valiosos conocimientos técnicos y experienciales en los deportes de motor incluyendo el derrapaje controlado. Separadamente, TRI asimismo trabaja con el Equipo de Control de Activa de Automóviles de Toyota Motor Corporation, con sede en el país nipón, para aplicar la administración de la deriva y el derrapaje para futuros automóviles Toyota.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *