Un equipo de científicos británicos ha logrado “hacer hablar” a una momia egipcia de hace tres.000 años, un sacerdote llamado Nesyamun, merced a la técnica de tomografía computarizada, la impresión 3D y a una laringe electrónica.Los estudiosos de la Universidad de la ciudad de Londres y de York han conseguido reproducir “con precisión” de qué manera sonaba el habla de este sacerdote egipcio, específicamente un sonido afín a una vocal.Se trata de un solo sonido que, aunque abre una puerta diferente al pasado y se puede equiparar “favorablemente” a vocales de individuos modernos, no da la base para sintetizar el habla corriente.Los resultados, para los que los científicos llevan trabajando desde 2013, se publican en la gaceta Scientific Reports.Nesyamun vivió a lo largo del políticamente volátil reinado del faraón Ramsés XI (c.1099-1069 a.C.) hace más de tres.000 años, trabajando como escribano y sacerdote en el templo estatal de Karnak en Tebas -el moderno Luxor-, y su voz era una parte esencial de sus deberes rituales que implicaban tanto actividades habladas como cantadas, recuerda la Universidad de York en una nota de prensa.Este centro recuerda que las dimensiones precisas del tracto vocal de un individuo generan un sonido único y si se pueden establecer sus dimensiones los sonidos vocales pueden ser sintetizados utilizando un tracto vocal impreso en 3D y una laringe electrónica.Para que esto sea viable, el tejido blando del tracto vocal -constituido por la cavidad oral, nasal, faringe y laringe- ha de estar razonablemente íntegro.Y esto fue la primera cosa que verificaron los científicos. Para esto utilizaron un escáner con el propósito de examinar la laringe y la garganta de Nesyamun, cuya momia se conserva en el Museo británico de Leeds.Efectivamente una parte significativa estaba íntegra merced al proceso de momificación, lo que dejó a los especialistas medir la manera del tracto vocal desde imágenes de tomografía computarizada.Basándose en estas mediciones, los especialistas crearon un tracto vocal impreso en 3D para Nesyamun y lo utilizaron con una laringe artificial habitualmente empleada en los sistemas de síntesis de voz de actualmente.Fueron capaces de reproducir un solo sonido, a medio camino de la pronunciación de las vocales en las palabras inglesas ‘bed’ y ‘bad’.Se trata de «una ocasión única de percibir la producción del tracto vocal de alguien que murió hace un buen tiempo en razón de la preservación de los tejidos blandos y los nuevos desarrollos en tecnología, como escaneo digital, impresión en 3D y el órgano del tracto vocal», resumen los autores.Si bien este enfoque tiene extensas repercusiones en la administración del patrimonio y la exposición de los museos, «su pertinencia se ajusta precisamente a la creencia esencial de los viejos egipcios de que vocalizar el nombre de los fallecidos es hacer que vuelvan a vivir».Esto «nos deja entrar en contacto directo con el viejo Egipto escuchando un sonido de un tracto vocal que no se ha oído a lo largo de más de tres.000 años, preservado a través de la momificación y ahora restaurado a través de esta técnica nueva», conforme sus responsables.Para John Schofield, uno de los autores, “ha sido un proyecto tan interesante que ha abierto una novedosa ventana al pasado y estamos muy conmovidos de poder compartir el sonido con la gente por vez primera en tres.000 años”.

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *